Alex Katz, aquí y ahora

0

El artista norteamericano Alex Katz presenta una exposición en el Guggenheim Bilbao, Aquí y Ahora, del 23 de octubre de 2015 al 7 de febrero de 2016. La muestra pone el foco en los paisajes, uno de los temas menos conocidos del pintor aunque es uno de los motivos principales en su producción. Además, se trata de la primera exposición de estas características fuera de Estados Unidos.

A partir de 35 obras, Katz busca transmitir la apariencia de las cosas tal y como se perciben en el momento presente. El espectador se siente inmerso en los monumentales paisajes realizados desde la contemplación, que suscitan el diálogo sobre la confluencia de la percepción y la conciencia, la relación entre arte y naturaleza y la esencia de lo sublime del momento. Obras que permiten al artista pasar de una pintura más cerebral a una pintura más abierta y sensitiva, cuadros más naturales que nacen del alma y confluyen en el lienzo.

Arroyo negro 11 (Black Brook 11), 1990. Cortesía de Peter Blum, Nueva York © VEGAP, Bilbao, 2015

Arroyo negro 11 (Black Brook 11), 1990. Cortesía de Peter Blum, Nueva York
© VEGAP, Bilbao, 2015

Con un espacio pictórico de poca profundidad y líneas intensamente descriptivas, limpias y reduccionistas, Katz busca provocar una conversación sobre la confluencia de la percepción y la conciencia, la relación entre arte y naturaleza así como lo sublime en nuestro momento contemporáneo, a través de grandes formatos de superficie pulida y suave.

Alex Katz no siempre ha sido comprendido por la crítica y el público, tachado de un tanto superficial y encasillado en el movimiento pop art. Sin embargo, en los años 80 los críticos crean una conexión entre él y la tradición europea. Esta percepción otorga un cambio en la forma de ver su pintura, hoy día más comprendida y admirada.

10:30 h (10:30 am), 2006 Cortesía del artista. © VEGAP, Bilbao, 2015

10:30 h (10:30 am), 2006
Cortesía del artista. © VEGAP, Bilbao, 2015

El artista, con alma rebelde, se sublevaba contra sus profesores durante su formación. Ya sabía que en pocos años iba a ser mejor pintor que todos ellos, tal y como se jacta. Al principio de su carrera, influenciado por la necesidad y el querer triunfar, realizó unos cuantos cuadros que él juzgó horribles y destruyó más tarde. Era una época de experimentación que no funcionó. En los años 50 comienza a tomar el control sobre su trabajo. Quiso apartarse de Picasso y Matisse, artistas que admira profundamente. Dibujar como ellos, pero con un trazo más preciso. Siguió el camino de la figuración a pesar de que algún crítico le advirtió que estaba agotado, pero era lo que él quería hacer. Aunque Katz rechaza el abandono de la imagen que propugnaba el expresionismo abstracto, sí adopta la energía y lógica formal de este movimiento. Desarrolla una pintura rápida y física inspirada en la pintura de acción de Jackson Pollock, y cuyas composiciones –All over- fueron una revelación. Katz necesita pintar con mucha energía, fuerza y rapidez. Trabaja con un sistema de croquis y bocetos, que luego traspasa dinámicamente al lienzo, siempre de gran formato. Esta técnica a medio camino entre renacentista y la pintura de acción de Jackson Pollock es lo que le ha permitido adquirir su estilo propio. Composiciones, piezas móviles que hay que planificar. A veces el resultado final varía de los croquis porque va modificando en medio del proceso. Hay ciertos puntos de improvisación tras un largo planteamiento.

Katz afirmó que su meta era capturar en su trabajo “todas las cosas rápidas que pasan”. Una de las grandes preocupaciones de Katz es la representación del movimiento. Su pintura tiene cierta similitud con la tradición española, inglesa, incluso con Giotto. Influencias del arte egipcio y japonés.

Atardecer 1 (Sunset 1), 2008. Cortesía del artista © VEGAP, Bilbao, 2015

La exposición se completa con un vídeo filmado y dirigido por el hijo del artista, el poeta y crítico de arte Vincent Katz, y por su nuera, la fotógrafa y cineasta Vivien Bittencourt. Éste documenta la creación de la pintura 3 de enero, presente en la exposición. En él muestra al artista trabajando en un gran paisaje dividido en tres secciones: el retrato de la esposa de Katz, Ada, ocupa la sección central, y es flanqueada por escenas invernales a ambos lados titulado Cinco horas. En la filmación se le puede ver cómo realiza el cuadro 3 de enero y cinco horas es lo que tarda en realizar esta pintura.

3 de enero (January 3), 1993. Colección particular, Londres © VEGAP, Bilbao, 2015

3 de enero (January 3), 1993. Colección particular, Londres © VEGAP, Bilbao, 2015

Más conocido por sus retratos, esta exposición nos permite apreciar toda la esencia de la producción plástica de Katz, a través de obras de las diferentes etapas en las que el artista ha cultivado este género y que muestran el impecable control que tiene de los materiales. Obras líricas en las que está presente la inmediatez. Los paisajes recientes de Katz constituyen la cumbre de un estilo depurado, en el que se encarna el potencial del arte contemporáneo para aprender la grandeza en el presente; hablan de la condición de ser, en este tiempo en el que el flujo incesante de imágenes que preside nuestras vidas nos lleva con frecuencia a desconectarnos de las circunstancias de la vida, de esa realidad que tan fielmente retrata Alex Katz.

Rosas blancas 9 (White Roses 9), 2012. Cortesía del artista © VEGAP, Bilbao, 2015

Rosas blancas 9 (White Roses 9), 2012. Cortesía del artista © VEGAP, Bilbao, 2015


Más información
Página web de la exposición Aquí y ahora

Share.

Leave A Reply