Anna Bella Geiger vs. Marcel Dzama

0

Por el título, si alguien sigue de cerca la programación de La Casa Encendida, podrá adivinar que vamos a hablar de las dos propuestas que la institución acoge desde hace unas semanas. No obstante, no queda mucho tiempo para visitarlas, entre fiestas, cenas y compromisos de cambio de año. Hasta el 7 de enero tenemos la oportunidad de disfrutar de dos espectaculares montajes.

Las comparaciones son odiosas, aun así voy a hablar del trabajo de ambos artistas y analizar, con un método subjetivo y personal, la yuxtaposición, intencionada o no, de dichas muestras.

Anna Bella Geiger

Anna Bella Geiger

Para empezar busco, en español y geolocalizada en el centro de Madrid, los nombres de los artistas, “Anna Bella Geiger” y “Marcel Dzama”. Lo primeros resultados en ambos casos es la página que les dedica La Casa Encendida de las actuales muestras.

Del 28 de septiembre al 07 de enero de 2018
“Dibujando una revolución”, de Marcel Dzama. Sala A, Sala B, Sala C

Del 28 de septiembre al 07 de enero de 2018
“Geografía física y humana”, de Anna Bella Geiger. Sala D, Sala E

La exposición destacada es la de Marcel Dzama, ocupa las tres salas principales; a Anna Bella la encontramos en las dos salas del sótano. En el terreno físico, en la entrada de La Casa Encendida, se destaca la muestra de Dzama como muestra principal.

Marcel Dzama

Marcel Dzama.

El resumen que encabeza la reseña oficial es similar en ambos. Geolocalizados, canadiense y brasileña. En el primero se nos habla de su universo personal y en la segunda se la ubica como “figura clave” para entender el arte conceptual brasileño:

La Casa Encendida presenta la exposición Dibujando una revolución [Drawing on a Revolution] de Marcel Dzama. La muestra propone una inmersión en el personal universo del artista canadiense a través de sus dibujos, dioramas, esculturas y vídeos.

La Casa Encendida presenta la exposición Geografía física y humana de la artista Anna Bella Geiger, figura clave para entender el arte conceptual brasileño.

Similar, no igual, porque no es lo mismo que te destaquen por lo que haces, a que se haga por el adónde perteneces. En el primer caso puedes disfrutar su arte por sí mismo, en el segundo parece llamarnos a tener que ver más allá para hacerlo. Y aunque podemos suponer cierto equilibrio en la comunicación, intuimos que Anna Bella forma parte de una constelación de artistas vivos que ya se les presupone en los libros de historia del arte, mientras que con Marcel nos están mostrando cierto descubrimiento.

Los textos que presentan a ambos artistas parten desde puntos muy distintos. En el de Marcel se comienza destacando su “lenguaje visual inmediatamente reconocible que parte de una amplitud de referencias e influencias artísticas que va desde Marcel Duchamp, a Goya, el dadaísmo, Picabia o El Bosco y da como resultado un universo de múltiples lecturas”. Mientras que en el texto de Anna Bella se antepone el nombre de la comisaria de la muestra, Estrella de Diego, y de los centros colaboradores al de la propia artista, para después volver a decirnos que forma parte de la historia, para seguir con una ligera biografía y alguna referencia a su obra como: “Adopta, pues, una identidad y narración quebradas, repletas de repeticiones y falsas repeticiones de esas que tanto gustaron a Duchamp, uno de sus artistas preferidos”.

No vamos a continuar descarnando ambas reseñas que, en general, son interesantes y correctas, aun con tratamiento diferente a los artistas y sin explicar el porqué de la jerarquía expositiva entre ambas muestras. Más, cuando la exposición de Anna Bella se anuncia como la primera retrospectiva en Europa de una artista fundamental en la historia del arte conceptual. O quizás la jerarquía se corresponde a su ubicación local dentro de un mapa mundial, por el cual insisten en añadir al arte conceptual el adjetivo “brasileño”.

Anna Bella Geiger

Anna Bella Geiger

Seguimos con la comparación. El segundo resultado de búsqueda para Anna Bella es una reseña en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, colaborador de la muestra: “Hay mucho de esmero, de reflexión radicalísima y de profundo decoro en los trabajos de la artista Anna Bella Geiger (Río de Janeiro, Brasil, 1933), una de las creadoras más sólidas de su generación, que tal vez no ha obtenido todo el reconocimiento merecido por el hecho de ser mujer, tal y como ha pasado a menudo con las artistas”. El segundo resultado para Marcel es la de la galería neoyorquina que le representa, página en inglés donde destaca la muestra que nos ocupa. Poco más se puede decir de esta yuxtaposición. Género y dinero.

El tercer resultado para ambos son sendas extensas y elaboradas reseñas digitales del periódico El País publicadas con algo más de 24 horas de diferencia. Primero la de Marcel el día 26 de Septiembre, la de Anna Bella el día 27, dos y un días antes de la inaguración. Primer párrafo de la crítica sobre la exposición de Marcel:

“Es un entusiasta, una de esas personas soñadoras que viven en un mundo imaginario y un tiempo propio, entre realidades paralelas y conexiones invisibles. Dice Marcel Dzama (Canadá, 1974) que sobre todo aparecen de noche, justo antes de quedarse dormido.Vive pegado a un cuaderno, donde ­anota todo lo que se le ocurre. “Hay ideas que tomo de un libro, de las noticias de la radio, de la charla con un amigo o, simplemente, del azar. Esas notas se quedan ahí en espera, pero con vida propia. A veces me parece que estoy mucho más lúcido justo en ese estado de duermevela que para mí es un lugar especialmente creativo. Ahí empieza todo”, explica.”

Se le da voz al artista. Está escrito partiendo de una entrevista donde se le califica de persona entusiasta, soñadora, culta… rodeado de referentes o amigos, hombres o grupos de hombres ilustres como Goya, Duchamp, Leonard Cohen, Beck, Arcade Fire, Dave eggers, Spike Jonze, Raymond Pettibon, Josep Cornell, Justin Peck, para incluir también a los Sonic Youth y componente femenina Kim Gordon que “interpreta a María Martins” en uno de los videos que incluye la muestra.

Primer párrafo de la crítica sobre la exposición de Anna Bella:

“La fascinación por los mapas es inherente al ser humano. ¿Quién no se ha perdido fantaseando delante de un mapamundi o de un globo terráqueo? Marcando los lugares que se han visitado o los que quedan pendientes, descubriendo países o islas recónditas, fronteras con formas curiosas… Ese imán que poseen los mapas unió a la artistas brasileña Anna Bella Geiger y a Estrella de Diego, catedrática de Arte Contemporáneo de la Universidad Complutense de Madrid —y autora, entre múltiples publicaciones, de Contra el mapa (Siruela, 2008)— que comisaría la muestra Geografía física y humana, recopilación de un centenar de piezas entre objetos, dibujos, vídeos y grabados de la creadora que se puede ver en La Casa Encendida de Madrid hasta el 7 de enero.”

Mientras que a Marcel se le sitúa en el centro del artículo y se le da voz, a Anna Bella la circundan, se habla por ella, vuelve a compartir protagonismo con la comisaria de la muestra… Distinto, ¿no?

Marcel Dzama

Marcel Dzama

El cuarto resultado para Geiger es su referencia en la Wikipedia. El cuarto resultado para él es una preciosa y entregada reseña de la exposición en Ctxt, titulada: “De lo político a lo poético: Marcel Dzama”. Destaco, una vez más el primer párrafo donde se analiza con profundidad, admiración y respeto el trabajo del artista:

“Aunque el título de la exposición se presente como una contundente declaración de intenciones, el público que visite esta muestra comprenderá rápidamente que la revolución que propone Marcel Dzama (1974, Winnipeg, Canadá) más que política es más bien poética. De hecho, en una de las piezas más grandes que encontramos en la primera sala, donde una Política, triste y derrotada, se arrodilla ante una triunfante y glorificada Poesía, reza el lema “De lo político a lo poético”. Aunque en The love of all things Golden se retrate a Donald Trump o un batallón de mujeres griten La Revolución va a ser Femenina, la revolución de Dzama, como su vasto imaginario, es muy particular y, quizá, se vuelva más firme y vehemente en las composiciones de más difícil lectura, aquellas en las que las proclamas no son tan explícitas y los personajes no son tan reconocibles. Tiene que ver seguro con el carácter del artista quien, como ha comentado en alguna ocasión, consternado y exhausto ante lo horroroso de nuestro día a día necesita expulsarlo a través del dibujo, casi como vomitarlo para evitar la indigestión moral y la defunción ética. De forma consciente o inconsciente, estando por dentro descompuestos o siendo egoístas impasibles, todos buscamos superar el caos que nos rodea, no obstante, solo la minoría es la que logra realmente trascenderlo y crear estrategias y conseguir resultados tan envidiables como los de Dzama.”

Quiero destacar palabras como “contundente”, “poética”, “vasto”, “particular”, “firme”, “vehemente” o “carácter” y expresiones como “conseguir resultados tan envidiables”. No encontraremos en las reseñas de Anna Bella un intento por analizar la profundidad del mensaje de su obra. Y enlazo con el quinto resultado para ella, en la revista Hoy es arte, “Anna Bella Geiger, geografía física y humana”. En la reseña se le da voz primero a la comisaria antes que a la artista y para cuando se le da voz a la artista se nos menciona una de las pocas referencias que acompañan a Anna Bella en las reseñas: “Para la artista, ‘los mapas son la representación del mundo, con todas las implicaciones de control y dominio que el propio término representación conlleva’. El mapa se convierte, como en el caso del uruguayo Torres García, en un territorio de subversión”. Es curioso que se mencione a Torres García y no a Duchamp, artista referente para Geiger y para Dzama, que en el caso de ella se pasa por alto.

Anna Bella Geiger

Anna Bella Geiger

El quinto resultado de Marcel es otra reseña en art-madrid.com bajo el título “La revolución de Marcel Dzama”. Como en otras reseñas, enseguida encontramos “el universo personal” y su relación con los grandes, “El Bosco hasta Duchamp”. Sin embargo, se introduce un nuevo referente: “Se le ha comparado en ocasiones con el artista marginal Henry Darger por la similitud evidente entre ambos autores en las obras de ilustración. Pero Dzama se alimenta de multitud de corrientes, como el dadaísmo, el surrealismo o la cartelería soviética de propaganda política, para inspirar sus proyectos.” Henry Darger de atribuido origen brasileño, es otro artista de esos que mueren en el más absoluto anonimato y en como en algunos casos, en la extrema pobreza; filón para galerías y descubridores. En común tienen la “producción obsesiva”, lo cual parece más una exageración publicitaria inspirada en el impacto que debe suponer abrir una puerta y encontrarte de golpe con todas las obras producidas por un artista a lo largo de toda una vida y estar al límite de la cordura. A Darger se le han dedicado líneas como estas: “Henry Darger fue un hombre atormentado y obsesivo. Gastó su vida en escribir un libro de más de quince mil páginas ilustrado con extrañas acuarelas. A su muerte, el mundo descubrió la extraña belleza de aquella gran obra de arte.” La asociación con Henry Darger es de las más evidentes de todas las mencionadas hasta ahora, sin la necesidad de peros. Y algo sabemos seguro, Marcel Dzama no es un artista marginal.

Marcel Dzama

Marcel Dzama

Y después de todo este experimento, no puedo más que imaginar la conversación que tendría con Anna Bella Geiger sobre su trabajo. Sobre lo necesario que sigue siendo, necesario para descontaminar las miradas de la visión geolocalizada y masculina. De cómo, a pesar de llevar más de 50 años trabajando, su trabajo irónicamente se valora desde la mirada del poder que continua localizado exactamente en el mismo punto que ella lo encontró, quizás menos hetero, aunque masculino finalmente, quizás menos al oeste y más al poniente, aunque al norte finalmente. De cuán necesario sigue siendo coserse sus propias banderas, apropiarse de la cartografía, apropiarse del espacio, de la imagen, de la historia que escribieron otros. De cuán difícil es hacer todo eso con inteligencia, elegancia y humor, como lo hace ella. De cómo ahora que la conozco me dará alas para recorrer otros caminos. De cómo esto que yo siento estoy segura lo han sentido, lo sienten y lo sentirán en el futuro muchas artistas. De cómo nos queda tanto por andar. De cómo hoy he querido expresarlo.

Share.

Leave A Reply