Arte y activismo en la obra de Sheba Chhachhi

0

En 1958, en Etiopía, nacía Sheba Chhachhi; allí era donde estaba destinado su padre, militar. La fotógrafa, escritora, cineasta, artista multimedia y activista se trasladaba poco después junto a su familia a India y, dentro del país, se mudó varias veces en sus primeros años de vida, debido al trabajo de su padre. Estudió en la Universidad de Delhi, aunque lo que realmente marcó su futuro y su forma de comprender el mundo fue la forma en que se crio, rodeada de místicos y cantantes del folklore indio.

Sheba Chhachhi

Sheba Chhachhi

Ya sus primeros trabajos fotográficos en los años 80 estaban comprometidos con el feminismo y en concreto, por obvias razones,el feminismo indio, una corriente que comenzó a mediados del siglo XVIII pero que ha avanzado muy lenta y desorganizadamente, debido a las desigualdades del sistema de castas. Trabajos documentales como Four Women Photographers (1988) dejaban claro el ambiente en el que se desenvolvía la artista: mujeres indias activistas feministas. Chhachhi trabajaba con los grupos, formando parte de ellos y no solo como mero testigo de las acciones, su implicación era personal y, quizás por ello, progresivamente fue dejando a un lado la fotografía documental para pasar a una siguiente etapa, en la que su obra se convertía en más personal. Su implicación activista y artística ha hecho que algunas de sus instantáneas se hayan convertido en iconos históricos, como es el caso de las fotografías de Satyarani Chadha y Shahjehan Apa, madres de mujeres asesinadas por las familias de sus novios, por no poder pagar la dote que se les requería. Satyarani y Shahjehan se convirtieron en activistas del movimiento anti-dote que surgió a finales de los 70 y que comenzó a cambiar la visión de la mujer en la sociedad india.

Shahjehan Apa.

Shahjehan Apa.

Sathyarani en una manifestación anti-dote.

Sathyarani en una manifestación anti-dote.

Montaje de la exposición "Record resist"

Montaje de la exposición “Record resists”

Sheba siguió durante una década (1994-2004) a unos grupos de mujeres ascetas, cuyas estéticas están totalmente alejadas de la imagen tradicional de la mujer, además de estar al margen de las presiones sociales y las castas. De aquí surgió la serie fotográfica Ganga’s daughters y, más tarde, Initation series (1998-2001). Estos grupos religiosos fascinaron a la artista, que retrató a estas mujeres en varios de sus ritos y rutinas cotidianas. Sobre ellas decía: “No son esposas, no son madres, no son hijas. Se han reinventado como seres individuales… La autodefinición está relacionada con lo metafísico, y no con lo social”. Las cuestiones de género han sido abordadas varias veces en la trayectoria de Sheba, hilándolas en múltiples ocasiones con reminiscencias religiosas, en referencia a esos dioses hindúes andróginos con pechos femeninos y genitales masculinos, que se consideran prácticamente perfectos, cuya imagen parece haber sido distorsionada u olvidada en la actualidad.

42_-Chhachhi-7_1576120c

initiation_series-9

De la serie “Inititation series”

Poco después de Ganga’s Daughters, Chhachhi se interesa por temas ecologistas, como se puede apreciar en la serie titulada Jamuna (2005). Al respecto, la artista declaraba: “La gente tiende a pensar que el feminismo trata solo el tema de las mujeres, mientras que yo pienso que es una filosofía política que contempla las relaciones de poder en múltiples contextos”. En la serie mencionada, Jamuna, Sheba denunciaba el mal uso de los recursos naturales y el agotamiento de éstos, y lo hacía de una manera cercana al pop, con imágenes atractivas y agradables, pero con un mensaje final devastador.

gshwybaary-1488892650

wwbgqdwinp-1488892274

En su búsqueda por conseguir comunicar adecuadamente sus ideas más complejas, Sheba comenzó a experimentar con la instalación y la videoinstalación a principios de los años 90. Descubrió que era la fórmula que buscaba, ya que podía incluir imagen, texto y escultura en una misma obra, lo que satisfacía sus necesidades artísticas y le permitió explorar diferentes y novedosos lenguajes artísticos. En este sentido, las cajas de luz se convierten en uno de sus artefactos preferidos, como en la serie Winged Pilgrims: A Chronicle (2007), en cuyo montaje expositivo una parte consistía en cajas luminosas sobre las cuales rotaban láminas transparentes delante de un fondo inmóvil. Las representaciones mitológicas, entre otras de pájaros de cuentos y leyendas, aludían a un intercambio cultural y espiritual entre India y China en un pasado muy lejano, con una crítica a las migraciones (animales y personales) producidas por la globalización.

Hyperreality4

naturemorte-2377-w1200-h800

De la serie “Winged Pilgrims: A Chronicle”

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, Sheba lanzó el libro “Arc Silt Dive – The works of Sheba Chhachhi”, donde recopila gran parte de sus trabajos, desde fotografía a instalaciones, pasando por textos de la artista. Sobre el volumen, que se podría considerar a caballo entre un catálogo y un libro de artista, Chhachhi explica: “Invito al lector a hacer conexiones entre cosas que a primera vista parecen no tener nada que ver, pero que según avanza el libro, estas asociaciones cobran sentido. […] Traducir la rica experiencia inmersiva de las instalaciones multidimensionales en imágenes planas, prosa y una descripción verbal, fue un desafío”.

Hyperreality3

Recientemente ha ganado el premio Thun for Art and Ethics, como reconocimiento a su trayectoria artística y su implicación a favor de la sostenibilidad del mundo y la ecología. Parece que Sheba ha cerrado un ciclo con “Arc Silt Dive” y con este premio, pero nada más lejos de la realidad. La artista ya ha manifestado su voluntad de seguir trabajando en proyectos artísticos y de continuar con su lucha eco-feminista.

 

five bubuls, instalación, 2015.

_______
Más información:

Volte. Galería de Sheba Chhachhi.


Créditos de las imágenes: indianexpress.com, naturemorte.com, openthemagazine.com, walshgallery.com, volte.in, tate.org.uk

Share.

Leave A Reply