Breve análisis efímero del fenómeno booktuber

0

Podemos hablar sobre libros además de leerlos. Podemos y debemos. Nos gusta hacerlo. Si el libro se ha convertido en parte de nuestra vida nos agrada compartir las vicisitudes que hemos transitado por páginas y páginas, volver a recrear la historia al narrarla a una tercera persona aunque solo sea por un momento. Si nunca se ha encontrado en esta situación, oh lector mío, imagínese haber visto en exclusiva el último capítulo de Game of Thrones, haber asistido al último Madrid-Barça o a la final de OT 2017… y no poder comentar nada con nadie. La sensación es la misma.

Normalmente recurrimos a amigos, conocidos y profesores para quitarle el polvo a las historias de los libros y darles vida. Al crecer internet empezamos a usar foros y chats para encontrar gente afín con la que hablar, y cuando el poder del vídeo nos fue accesible gracias a las nuevas tecnologías, saltamos a ello, unos como narradores, otros como espectadores con derecho a réplica a base de comentarios.

Booktubers

Hace unos años, cuando Youtube ya era la plataforma audiovisual por excelencia, surgió el término booktuber que servía para englobar a aquellos que subían vídeos que trataban sobre libros y sobre todas las experiencias que aúna la lectura. Contenido minoritario que se movía entre videoclips, caídas, gatos ronroneando, tutoriales de cocina, maquillaje, videojuegos y un largo etcétera más popular-comercial. Esta vertiente visual de las letras comenzó a llamar la atención de los lectores. Consiguió convertir la lectura (un acto de por sí solitario) en algo plural y accesible. Era la primera vez que se tenía a mano un canal (el audiovisual) que capta más atención y más rápidamente que los demás disponibles, como blogs, páginas web, publicaciones impresas o cuentas en redes sociales. Algunos lectores aprovecharon esta oportunidad para ponerse delante de una cámara y hablar sobre lo que más le gustaba.

Los primeros en salir a la palestra fueron jóvenes entusiasmados con la ciencia ficción, la novela policiaca, la fantasía… para ir abriendo poco a poco el círculo temático. Los espectadores llegaron solos. Las recomendaciones en los buscadores, el boca a boca, el hipervínculo y los tags hicieron su trabajo demostrando así la cantidad de lectores que había escondidos entre las páginas de los libros.

La booktuber mayrayamonte.

La booktuber mayrayamonte junto a su hermana.

La diferencia con el resto de youtubers es el interior, porque el envoltorio no varía. Defienden su “producto” con las mismas artes que el resto de creadores: usan una manera particular para comunicarse, atrayente y personalizada que se ha hecho muy popular en Youtube (modo de editar los vídeos, de hablar y de gesticular…). Se definen a sí mismos como recomendadores, no críticos. Se convierten en personajes del medio con marca propia. Defienden mayoritariamente sus gustos y recomiendan con un lenguaje actual, llano y accesible para dirigirse a un público amplio.

El abanico de posibilidades en sus vídeos es considerable: reseñas, recomendaciones, alguna que otra crítica, interacción entre booktubers (con vídeos conjuntos de temáticas variopintas y con vocabulario propio), lista de los mejores libros del año e incluso actualidad literaria. La potencialidad de estos comunicadores ha hecho que las editoriales se fijen en ellos y los contraten como medio para llegar a lectores potenciales.

Pero, ¿quiénes son aquellos que hablan de libros?

En el mundo hispanohablante hubo un boom de personas que desmenuzaban sus títulos favoritos. En este link podéis encontrar una lista elaborada por María Eguaras, donde se refleja un gran número de booktubers a tener en cuenta que hablan castellano.

Los más reseñables por su variedad y distintos puntos de vista son:

maxresdefault

Javier Ruescas. Quizá el más popular por las redes. Además de booktuber es autor y editor. Considerable es su uso de Instagram ya que también lo utiliza como canal de difusión literario y cultural. No encontramos solo un comentario personal sobre las obras, también habla sobre la edición, la corrección de estilo e incluso la traducción desde un punto de vista profesional.

27336777_1710631508989044_6466381982300560958_n

El coleccionista de mundos. Muy ligado a la actualidad literaria, con gran cantidad de entrevistas a escritores reconocidos y con un espacio considerable para hablar de novedades juveniles.

maxresdefault (1)

El rincón de las páginas. A pesar de tener menos suscriptores y menos visualizaciones que los dos anteriores, da cabida a títulos y a autores que no suelen verse en otros canales, como por ejemplo aquellos no ligados a la actualidad.

Aunque, ¿ofrecen contenido para todo tipo de lectores?

Normalmente están más focalizados a los géneros anteriormente mencionados. Hay menos canales que hablen de otro tipo de obras que se aleje de la fantasía, de los grandes Bestsellers, de la actualidad y que dé cabida a otros títulos menos conocidos, clásicos o a obras de otros géneros como poéticas o teatrales.

Para solucionar esta situación podríamos utilizar las palabras de la booktuber Fátima Orozco en su entrevista para El País: “Empecé a hacer vídeos porque no existía lo que yo quería ver, entonces empecé a hacerlo”.

Y, ahora, ¿seguís a algún booktuber? ¿Alguno que recomendéis o que deberíamos destacar?

 

______

 

Share.

Leave A Reply