Contorno Urbano, la primera fundación de arte urbano en España

0

Contorno Urbano es la primera fundación de arte urbano de España. Establecida en Cataluña, sus proyectos se desarrollan fundamentalmente en la localidad de Hospitalet de Llobregat y  poblaciones vecinas.
Esteban Marín, presidente de la Fundación, explica los orígenes de este proyecto dedicado al arte urbano, a los procesos colaborativos y, en general, a hacer de las ciudades un lugar mejor donde vivir.

19275196_1892268907765187_1717769573641797704_n

IRENE- ¿Cómo surge Contorno Urbano?
ESTEBAN- Contorno Urbano nace de una asociación que existía previamente y llevaba desde 2009 funcionando. En un momento dado se cambió la junta directiva de la asociación y en ese momento, y al querer tomar otra dirección, nace Contorno Urbano hace un par de años.

I-¿Qué es la creatividad urbana, un concepto que mencionáis para definiros?
E- Es un concepto relativamente nuevo de autoría un poco difusa. Nuestra referencia son las conferencias que se están dando en la ciudad de Lisboa sobre creatividad urbana. Desde hace tres años se organiza un congreso que se llama Lisbon Street Art & Urban Creativity y están saliendo conceptos bastante interesantes.
La creatividad urbana trabaja la idea de que el arte se debe adaptar al espacio y al contexto, en lugar de ser impuesto; sería lo contrario de algo que hemos sufrido aquí en España conocido como “arte de rotonda”, un arte impuesto en el que se planta una escultura sin ningún tipo de contexto ni participación de la ciudadanía.
Últimamente los artistas están adaptándose más al espacio público y al contexto, ya sea social, histórico, arquitectónico, etc. Nuestros proyectos van en esa línea. Cuando detectamos un espacio en el que queremos intervenir, lo primero que hacemos es observar y ver qué hay alrededor. Muchos de los proyectos se basan en lo que tenemos cerca, en el contexto.

I-¿Puede el arte urbano mejorar la ciudad?
E- En primer lugar, mejorar el espacio público es mejorar la calidad de vida de las personas. En segundo lugar, algo que puede mejorar mucho el arte urbano o el muralismo en una ciudad, dependiendo de los proyectos y de la participación, es el empoderamiento vecinal y de identidad; tratar la identidad de un barrio o plasmarla es muy complicado, pero es posible hacerlo mediante un proceso participativo y, en ese sentido, el arte urbano genera empoderamiento tanto para la gente que participa, como para la gente que es testigo de él.
Como tercer punto, podemos hablar de temas de sostenibilidad, de acercar el arte y la cultura al ciudadano de a pie y de recuperar las calles para que dejen de ser tan grises, acabar con el “arte de rotonda” que decíamos antes. Intervenir en el espacio público con arte urbano te permite salir un poco de la norma, salir de las galerías y de las salas y llevarlo directamente a la gente. Además, los modelos de consumo de cultura han cambiado y un ejemplo muy claro es un centro de arte que tenemos en Hospitalet, que se llama Tecla Sala que cuenta con una asistencia muy pobre, aunque el centro es maravilloso, con unas propuestas de arte contemporáneo de primer nivel. El problema es que creo que no responde al consumo cultural que se produce en la ciudad… Debemos acercarnos más a la ciudadanía y esta línea es la que trabajamos.

Mural participativo en colaboración con el Casal de Joves Casa Sagnier, Barcelona.

Mural participativo en colaboración con el Casal de Joves Casa Sagnier, Barcelona.

I-¿Trabajar en el espacio público conlleva una mayor responsabilidad?
E- Sí, por supuesto. Todo lo que haces en un espacio público tiene consecuencias, positivas y negativas. Estamos viendo cómo el arte urbano es un elemento más –no el único- en la guerra por la gentrificación de algunos barrios. En Barcelona se puede ver: ¿por qué se conceden permisos en algunos distritos y en otros no? ¿Por qué en algunos barrios se limpian los graffitis ilegales en dos días y en otros se dejan años? Hay interés en dejar de lado algunos barrios y en reanimar otros a través del arte, en los que conceden permisos para hacer festivales, hay paredes legales… y todo esto está muy bien, los festivales y las paredes legales están genial, pero hay que ser consciente de dónde y cómo se está haciendo. Por ejemplo, en barrios como Poble Nou no creo que algunas de las acciones que se hacen alrededor del arte urbano beneficien a los vecinos, porque actúa como un potenciador de lo cool y convierte al barrio en más moderno y más de moda.
El arte urbano al normalizarse en las ciudades ha sufrido un proceso de domesticación e igual que a un animal domesticado le dices dónde puede ir y dónde no, al arte se le trata igual en este tipo de procesos que responden a muchos intereses políticos y económicos. Hay que ser muy responsables.

I- ¿Y cómo gestionáis vosotros esta responsabilidad?

E- Apenas hacemos intervenciones en Barcelona. Hace unos diez o doce años expulsaron a todo el mundo del arte urbano, ilegalizaron las paredes… Y muchos artistas nos sentimos expulsados de la ciudad. En Barcelona hay que saber dónde, cómo y con quién actúas, pero igual ocurre en Hospitalet. Y se reciben muchas tensiones y presiones y aguantarlas es complicado, porque al final nosotros no tenemos tanto peso como puede tener una institución pública o una gran empresa privada, esto lleva a que no siempre estemos en los mejores términos con algunos ayuntamientos, pero sí nos permite dormir tranquilos por la noche.

I- ¿Cómo es la colaboración con los ayuntamientos? ¿Cómo se hace legal lo ilegal en estos casos?
E- Personalmente llevo trabajando con entidades sin ánimo de lucro – y de rebote con ayuntamientos, porque si tienes una asociación, tarde o temprano has de pasar por el ayuntamiento- desde que tenía 16 años, no todas vinculadas al arte urbano o al graffiti pero la mayoría sí; entonces tengo contacto con ayuntamientos desde hace mucho tiempo y el problema que veo en muchos consistorios de la periferia es que las cosas suelen llegar diez años tarde y llegan mal, lo veo por ejemplo con el skate, ahora se están construyendo skateparks y me parece maravilloso, pero llegan diez años tarde. Mejor tarde que nunca, eso está claro, pero la velocidad de los ayuntamientos siempre deja mucho que desear con este tipo de movimientos. Con el graffiti pasa lo mismo, llega diez años tarde y a veces mal.
Sobre hacer legal lo ilegal, en Hospitalet sigue siendo ilegal pintar y estamos hablando de la ciudad con la densidad de población más alta del sur de Europa. Sigue sin haber paredes legales o lugares de libre expresión en el espacio público. Es muy complicado. La consecuencia que tiene hacer legal lo ilegal o normalizarlo, es que todo acaba pasando por un filtro de corrección política que se aplica a todos los campos, incluido al arte urbano y al graffiti: hay cosas que se permiten, y se fomentan, y otras que no. Hace poco en nuestro proyecto 12+1 tuvimos a Miedo 12, especializado en letras, y nos explicaba que últimamente se sentía muy discriminado porque en festivales donde teóricamente tenía que pintar una fachada, en el último momento le negaban este espacio y le daban otra zona menos visible, e incluso fuera del núcleo urbano, y la fachada la pintaba un diseñador, un ilustrador o un artista que trabaja la abstracción o la figuración. El hecho de normalizarse o que un ayuntamiento acepte según que cosas, viene con la consecuencia negativa de una corrección política excesiva autoimpuesta por los mismos comisarios para entrar en las premisas dadas por el ayuntamiento, o para intentar contentar a los vecinos hasta extremos insospechados. Nadie se va a ganar la vida haciendo letras, pero si haces realismo o abstracción si vas a poder.A mí me gustan todas las caras que tiene el movimiento, pero la realidad es que hay una que se está quedando fuera y así la gente nunca la va a comprender ni a apreciar. En ambos espacios del 12+1 siempre incluimos artistas que hacen piezas (letras) y la acogida ha sido siempre muy buena. No hay que tener miedo a la opinión pública antes de conocerla, hay que acercar el graffiti, no solo el muralismo al ciudadano y considerarlo también una forma de arte. Discriminar al graffiti y no comisariarlo no es diferente a invisibilizarlo o taparlo de gris como hacen las brigadas municipales de limpieza. Discriminarlo como arte de segunda es no atender a todo un sector de artistas y de públicos…

Zurik para 12+1 en Sant Feliu.

Zurik para 12+1 en Sant Feliu.

I- Cómo se gesta un proyecto de Contorno Urbano?
E- A veces son proyectos específicos para los que nos contacta un ayuntamiento, nos presentan una idea y nos proponen desarrollarla. Pero somos muy activos y en la mayoría de los casos generamos nuestros propios proyectos y los presentamos nosotros. También nos gusta obtener el presupuesto a través de patrocinadores, ya que garantiza un mayor control sobre el proyecto. En general, si solo tenemos que pedir permisos a un ayuntamiento, es todo mucho más fácil.
Para contarte cómo funcionan nuestros proyectos te puedo explicar uno de los que tenemos en marcha ahora. Surgió cuando detectamos una pared, la de la Cruz Roja de Hospitalet. La Cruz Roja hace una labor increíble de reparto de alimentos, acogida de refugiados, programas sociales para personas en riesgo de exclusión social o que hayan sufrido violencia de género… Observamos que en esa misma calle hay un albergue para gente sin hogar y una escuela de educación infantil para niños con necesidades educativas especiales. En apenas cien metros encontramos todas estas instituciones, así que entendimos que lo que hiciésemos allí tenía que ver con ese contexto. Este proyecto queremos desarrollarlo en septiembre u octubre con un artista que lleve a cabo una residencia artística, que en este caso es más social que artística porque un día puede estar en un huerto social, otro día puede visitar la Cruz Roja, otro en el albergue… Así durante diez días, para finalmente pintar el mural de manera participativa con las personas que ha conocido durante la estancia.

I- ¿Cómo detectáis los muros con los que posteriormente trabajáis?
E- Tenemos la vista bastante entrenada, enseguida vemos dónde hay un muro liso con buena visibilidad. Hace dos años hicimos un estudio de la ciudad, caminamos casi todo Hospitalet y detectamos cuarenta o cincuenta espacios que cumplían nuestras condiciones. A día de hoy, aunque siempre aparecen nuevos muros, estamos trabajando con ese archivo. Conocer la ciudad es fundamental.

Laura Llaneli para 12+1 en Hospitalet.

Laura Llaneli para 12+1 en Hospitalet. Foto: Clara Antón.

I- ¿Cómo seleccionáis a los artistas con los que trabajáis? ¿Qué os interesa de un artista a la hora de trabajar con esa persona?
E- Nos interesa que aporten lo que necesitamos para ese proyecto para el que les hemos seleccionado. Por ejemplo, podemos hablar del proyecto que comentaba antes, con una residencia social, para esto debe ser una persona que tenga un carácter que funcione bien en esos contextos, que tenga experiencia con esos colectivos y que lo que quiera plasmar pueda hacerlo de una manera comunitaria con ellos. Hay artistas que no trabajan de esta forma pero nos pueden encajar para otros proyectos, tenemos varios y muy diferentes entre sí.
No trabajamos con una cartera de artistas, intentamos no repetir en la medida de lo posible porque hay muchos artistas. De hecho, pienso que tener una cartera de artistas cae otra vez en los malos vicios de la cultura y la gestión cultural y los comisariados que se llevan perpetuando desde muchos años. ¿Cuántos comisarios trabajan con los mismos artistas? No hablo solo del arte contemporáneo, ocurre también en los círculos de arte urbano en Barcelona. La lista que tenemos es de artistas con los que queremos trabajar y aún no hemos podido.

I- El proyecto 12+1 se ubica en espacios donde hay galerías, talleres de artistas… Y pretende acercar el arte a la gente que no es potencial público de estos espacios. ¿Qué recepción ha habido de estos proyectos?
E- La recepción en las dos localidades donde se lleva a cabo 12+1 ha sido buenísima. Este proyecto parece uno de los más simples que desarrollamos, pero en realidad es el más complejo con diferencia, porque trabaja varios niveles a la vez.
Está probado que si haces un mural en un sitio, a los dos o tres meses la gente que pasa por ese lugar de manera habitual, deja de verlo porque se integra en el paisaje. En 12+1 evitamos eso realizando una obra nueva cada 30 días. Otra característica del proyecto es el orden de los artistas, lo que más cuidamos en 12+1, aparte de la propia elección de los artistas, es el orden en el que van a intervenir. Intentamos que entre uno y otro haya el máximo contraste posible, siempre; es clave en el proyecto, ya que, además de estar cambiando cada mes el mural, si el nuevo mural es radicalmente opuesto al anterior, llama la atención aún más. Ganamos en atención, en variedad y en propuestas. En realidad, 12+1 es un proyecto educativo encubierto, porque intenta mostrar la mayor cantidad de estilos que encontramos en la calle ahora mismo. Es muy importante esa variedad para nosotros porque crea un dialogo entre nosotros y el ciudadano. Otro punto clave para establecer ese diálogo de contrastes es poner al lado a artistas que no solo sean diferentes, sino que vengan de campos casi contrarios. Es muy divertido tener a alguien como Laura Llaneli, que nunca ha actuado en el espacio público y se siente más incómoda en este sentido, porque no es su terreno; en cambio, Miedo 12 está comodísimo, no tiene ningún problema, pero ¡ojo!, al final del proyecto se hace una exposición y quizás ahí Laura se va a sentir más segura y Miedo ahí sí que tiene que asumir el reto de buscar la forma de exponer obra en un espacio expositivo. Esto está hecho de manera muy consciente, son 12 artistas más 1 exposición y tanto en los murales como en la exposición muchos artistas nos han sorprendido realizando obras que se salían de su zona de acción habitual.

Miedo 12 para 12+1 en Hospitalet.

Miedo 12 para 12+1 en Hospitalet. Foto: Clara Antón.

I- El proyecto Articula’t funciona con una serie de talleres colaborativos.
E- Es nuestra vía más social. A finales del año pasado la Diputación de Barcelona nos dio un premio a la Intervención Comunitaria. En Articula’t trabajamos con una metodología que se llama ApS, Aprendizaje de Servicio que se basa en que un colectivo aprenda unos conocimientos y luego los ponga al servicio de otro o de sí mismo. En este caso trabajamos con institutos, asociaciones de vecinos, centros de día para personas mayores… no hay una franja de edad, lo importante es que el grupo motor aprenda los conocimientos, que en nuestro caso son de muralismo, y los aplique de alguna manera, desde mejorar el espacio del centro donde están, hasta tratar temas de identidad, emociones o salud mental…
El año pasado hicimos un ApS con un instituto durante todo el curso. Los alumnos primero aprendieron y en la parte de servicio pintaron un mural comunitario en el patio de su instituto y cada alumno hizo su propio mural. Cuando estos alumnos ya llevaban siete meses trabajando con nosotros, los llevamos a trabajar con otros colectivos: a un centro de salud mental, una fundación que trabaja el fracaso escolar y el riesgo de exclusión social… Así el grupo sale a la ciudad. Algunos talleres son más cortos, pero la metodología es siempre la misma.

I-Háblanos de Mural’h, un proyecto en el que se intervienen espacios olvidados o degradados con el objetivo de recuperarlos para la ciudadanía y que fue el origen de Contorno Urbano.
E- Empezamos por la pared más grande y más complicada de la ciudad. Es una pared de mil metros cuadrados que pintamos entre marzo y junio de 2015. Es el único mural que he pintado yo como artista dentro de Contorno Urbano. Al tener este carácter más permanente, vamos con mucho cuidado en este proyecto porque el impacto que tiene es muy bueno, pero es muy elevado. Aunque fue el germen de Contorno ahora mismo Articula’t y 12+1 son nuestros proyectos más fuertes. De todas formas, seguimos haciendo unos tres murales al año dentro de Mural’h, aunque está cambiando un poco, virando en una dirección similar a Articula’t, y estamos en un momento de replanteamiento con este proyecto. Creo que mutará hacia un muralismo más comunitario, un poco más social.

I- ¿En qué consiste Válvulas y ritmos?
E- Es un festival puramente de hip hop que llevamos haciendo desde 2008 en Sant Feliu de Llobregat y desde hace dos años en Hospitalet y creo que ahora es más necesario que nunca, a pesar del bajísimo presupuesto con el que contamos. Este año lo hemos celebrado en Hospitalet, Esplugas y Sant Boi, en septiembre lo celebraremos en Cornellá de Llobregat, y en octubre en Sant Feliu. Y parece que va a ir a más, va a crecer y vamos a tener mayor presupuesto para el año que viene lo que nos permitirá proporcionar mejores condiciones a los artistas también.

I- ¿Por qué se da el paso de conformarse como fundación?
E- Como he dicho antes, yo llevo toda la vida en asociaciones sin ánimo de lucro, y el papel de una asociación es hacer cosas para sus socios. Nosotros reflexionamos sobre esto y vimos que hacíamos proyectos para nuestros socios pero también para la ciudad. Esto coincidió con una búsqueda de otras fórmulas para intentar llegar a más ciudadanos, y entendimos que el papel que estábamos desarrollando no se correspondía con el de una asociación sino más bien con el de una fundación. Llegados a este punto nos planteamos qué hacer. Conformarse como fundación no es complicado, pero tampoco es barato, tienes que tener un patrimonio, una estructura… que nosotros tenemos.
Otro factor clave para nosotros es la transparencia. Con el volumen de trabajo que manejamos – tenemos actividad todas las semanas- podríamos haber montado una sociedad limitada, pero no queríamos canalizar nuestra actividad en una SL y tampoco nos parecía ético, por nuestra trayectoria. En la fundación los mecanismos de control son muy elevados; por ejemplo, alguien de la junta no podrá cobrar nunca la hora por encima del precio del mercado. Eso nos da una seguridad a nivel ético y lo valoramos mucho, aunque por parte de las instituciones o los ayuntamientos no sea así.

I- ¿Qué ha cambiado en Contorno Urbano?
E- La asociación va a empezar a tener un papel más activo aún y a abrirse en su junta, para que sea realmente asamblearia en su toma de decisiones, decisiones de la asociación y de la fundación, y que quede como base social, que sea el motor social de la Fundación, y la fundación tenga un papel patrimonial.
Al ser una fundación debemos tener un patrimonio de 30.000€ que podremos acumular progresivamente durante cinco años. En un principio lo vimos como una oportunidad de crear un fondo de arte urbano, que pensamos que podría ser obra de estudio, pero ahora lo estamos planteando como un fondo documental de los orígenes del arte urbano en España, existen muchos documentos que nos gustaría digitalizar y exponer. No lo queremos explotar económicamente, sino que queremos que sea útil al movimiento del arte urbano.
El hecho de crear la fundación en sí, es colocar al arte urbano un poco más arriba y más cerca de otras partes de la cultura mejor consideradas. Poner el arte urbano al mismo nivel es muy interesante.

I- Sois la primera fundación de arte urbano de España, ¿qué referencias tenéis en este sentido?
E- Modelos como el nuestro no hay muchos, pero una de nuestras referencias más claras es el Mural Arts Program de Philadephia. Es un modelo que se inició con los orígenes del graffiti en la ciudad y tiene un impacto tremendo, de hecho, Philadelphia es la ciudad con más murales comunitarios y contextualizados del mundo.

I- ¿Planeáis actuar fuera de Cataluña?
E- No, no es nuestra prioridad. Ahora mismo trabajamos en la zona que conocemos, aunque si hay algún encargo fuera de Cataluña siempre nos lo podemos plantear, pero hay muchas entidades que están gestionando cada una cosas en su ciudad. Lo único que llevaríamos fuera sería una exposición, pero no tenemos necesidad de expandirnos mucho más.

Mural comunitario para la escuela Ernest Lluch, Hospitalet de Llobregat.

Mural comunitario para la escuela Ernest Lluch, Hospitalet de Llobregat. Foto: Clara Antón.

I- ¿Hacia dónde marcha Contorno Urbano?
E- Aparte de los proyectos que hemos nombrado, en octubre seguramente se abrirá una nueva convocatoria para los dos espacios de 12+1, la tercera edición, que comenzará en enero de 2018.
Ahora mismo tenemos una convocatoria abierta de un proyecto al que le tenemos mucho cariño y que se desarrollará en Sant Feliu de Llobregat. En Sant Feliu, como en otros tantos barrios de la periferia, hace 50 años se vivió una revolución urbanística, debido al aumento de población por la inmigración que llegaba desde otras partes de España. Uno de los problemas que tenían esos barrios es que carecían de espacios comunes y equipamientos. Los vecinos se organizaron para ganar esos derechos y, en concreto, en el Barrio de la Salud, hubo uno de esos fuertes movimientos vecinales. Había una plaza que se intentó que fuese un bloque de pisos, más tarde se intentó que fuese una gasolinera: los vecinos se negaron a estas propuestas, porque querían la plaza y además querían que fuese el eje del barrio. Y lo consiguieron. Ha llegado el aniversario de esta plaza, la han reformado y se quiere plasmar esa identidad de barrio y la lucha que tuvieron en su momento con un mural. Ganamos la licitación para convocar el concurso, a través del cual seleccionaremos un muralista que realizará esta intervención. La convocatoria estará abierta hasta el 15 de septiembre, las condiciones son muy buenas, hay dietas, material, ayudantes y una dotación de 7000€ . Un jurado internacional seleccionará, de entre doce finalistas, quién pintará el mural en marzo de 2018, tras hacer una residencia con los vecinos y empaparse de la historia del barrio y de su identidad. No pedimos bocetos para la convocatoria – no pedimos bocetos para ninguna, preferimos ver un buen portfolio- porque no tiene sentido hacer un boceto sin tener ese acercamiento al vecindario.

I- Para terminar, ¿nos recomiendas un libro y una canción?
E- Como libro cualquier de la saga La Fundación de Isaac Asimov. Y en vez de una canción, voy a recomendar un disco, “Our love to admire” de Interpol.

_______
Más información:

www.contornourbano.com

Share.

Leave A Reply