Dos Jotas, permanentemente político

1

Dos Jotas es un artista urbano y del madrileño barrio de Usera por lo que desarrolla la mayor parte de su obra en la capital, aunque también ha realizado intervenciones en otras ciudades de España y del extranjero con su peculiar apropiación de símbolos y señales cotidianas, mediante los cuales denuncia la situación social que atraviesa actualmente nuestro país. Ahora expone “Efímero Político” en Swinton Gallery (Madrid) hasta el 2 de agosto. Hablamos con él para conocer mejor su obra e ideales.

De la serie "Ecuaciones urbanas", en colaboración con Por Favor.

De la serie «Ecuaciones urbanas», en colaboración con Por Favor, 2013

IRENE- Eres diseñador gráfico, estudiaste Bellas Artes y tienes un máster en arte contemporáneo, pero, ¿a qué momento se remonta tu actividad artística? ¿Cuándo empezaste?
DOS JOTAS- Con doce o trece años. Comencé a pintar graffiti por mi barrio con un grupo de chavales de entre diez y quince años; salíamos a firmar por el barrio con un limpia zapatos.
Tuve una evolución técnica durante esos años aunque muy lenta. El mayor cambio lo experimenté cuando entré a estudiar Bellas Artes, sobre todo a partir de tercero de carrera y principalmente en cuarto, cuando empecé a encauzar mi estilo y a hacer cosas muy parecidas a lo que hago ahora.
Yo por esa época ya pintaba graffiti y ya tenía el pseudónimo de Dos Jotas, porque solía pintar con un amigo que se llamaba como yo – de ahí lo de Dos Jotas-, él hacía plantillas y yo montaba esculturas encima… Hacíamos cosas muy raras y un poco feas [risas]. Él ya no pinta y  pensé en cambiarme el nombre pero lo hablé con él y me dijo que no le importaba, así que lo mantuve, ya que también es un pequeño homenaje a esos tiempos con él.

I- ¿Cuáles son tus influencias?
DJ– Una de mis mayores influencias es la música. Escucho rock, ska, reggae, música muy política. Mi mayor referencia es esa y creo que dentro del arte se puede hacer la misma lucha política que se hace dentro de la música.
Influencias meramente artísticas: la más evidente es Rogelio López Cuenca, también Democracia y Santiago Sierra.
Mi primera influencia dentro del mundo del graffiti fue Spy, le conocí cuando tenía dieciséis años y me impactó mucho su trabajo.
Dentro de las influencias también he tenido evoluciones, artistas que antes no terminaba de entender, ahora los disfruto muchísimo, me ha pasado con Valcárcel Medina.

De la serie "Prohibiciones", 2008

De la serie «Prohibiciones», 2008

I- Muchos de tus trabajos se podrían definir como «arte urbano conceptual», el de Muros Tabacalera o el de Room Art Fair, por ejemplo. ¿Cómo llegas a este resultado, cuál es tu proceso?
DJ- Depende. No tengo un sistema. Mi cabeza es un poco caótica, en ese sentido. A veces tengo ideas apuntadas, otras veces frases o dibujos, aunque esto último es lo más raro. En general, cosas que quiero hacer y voy jugando, mezclando. Otras veces se me viene la idea cuando veo el objeto, o leo algo. No es un proceso que tenga trabajado o con un protocolo fijo.

I- ¿Por qué la sutileza de tu obra, esa mimetización con el lenguaje urbano?
DJ- Mi intención es siempre mover la conciencia y eso tiene mucho que ver con la forma en que presento mis obras, que estén tan integradas tiene algo que ver con la idea de lo subliminal, aunque no se puede comparar, es subliminal en el sentido de que no lo ve todo el mundo, pero quien lo ve, le llega muchísimo. No es un grito, es un susurro, que es más personal. Cuando lo descubres te quedas dándole vueltas: si será de verdad o no, si lo verá más gente… Yo sé que lo que hago no es tan llamativo como un mural, pero creo que es mucho más efectivo.

aaasssa

IMG_6728

De la serie «Bi€imad», 2014

I- ¿Por qué tus obras urbanas no están firmadas?
DJ- Porque no soy publicidad. La obra tiene un sentido. Si fuera puramente estético, firmaría, pero cuando estás mandando un mensaje social, un mensaje político y quieres incitar a que la gente piense o reflexione, no puedes poner tu logotipo o tu nombre. Cuando haces eso, te conviertes en una marca, una marca como Nike, o una marca de artista y el mensaje pierde valor, porque ya no solo estás exponiendo la obra y su mensaje, si no también su marca. Por eso nunca firmo mis obras, ni siquiera las de sala. A veces les pongo un sello, y es más bien una mofa porque es como si fuera el sello de una empresa.

I- Normalmente en el arte urbano hay un componente estético muy grande, pero tú no juegas tanto con este elemento sino que trabajas sobre modelos ya hechos. ¿Echas de menos esa vertiente estética?
DJ- Yo creo que al final todo tiene una estética. Gran parte de mi producción se basa en apropiaciones y son trabajos que tienen una estética de por sí con la que yo trabajo. Así que tengo esa vertiente cubierta.
Además, me lo paso mucho mejor con el lenguaje que con la estética. Veo mi trabajo como un juego de lenguajes.

IMG_6376b

«Ni se te ocurra ser pobre aquí». De la serie «Don’t even think». Nueva York, 2014

I- Al final Dos Jotas es un concepto en sí mismo: preservas tu identidad, incluso juegas con ella.
DJ- Es un juego que viene de los inicios, de cuando no quieres que se vea tu cara para no tener problemas por pintar en la calle.
A veces me muestro, otras no y otras aparecen amigos en mi lugar, pero no es tan exagerado como Banksy, al que nunca vamos a ver. Hay catálogos en los que aparecen fotos de amigos míos como si fueran yo… Es un juego que tengo con los medios y mi identidad.
Cuando me entrevistan en televisión o para un periódico importante me gusta que no se me vea, porque los identifico más con el poder político. Pero para el periódico del barrio, por ejemplo, no me importa que se vea mi cara.

I- En tu obra hay referencias críticas al sistema, ¿entiendes el arte como una herramienta política?
DJ- Pienso que todo es político. Aunque alguien pinte cuadros abstractos, sin figuración ni mensaje claro, simplemente el hecho de exponerlos, dónde lo hagas, todo lo que lo rodea, es político. Tienes que ser consciente de ello.
Otra cosa es si funciona como herramienta política. Yo pienso que puede mover algo, pero es más una reflexión que un cambio. Es una reivindicación.

VERDAD3

De serie "Ministerio de España", 2012

De serie «Ministerio de España», 2012

I- Hace poco recomendamos «1984», novela distópica por excelencia y sobre la cual tienes una serie relacionada que podemos ver en «Efímero Político». ¿Crees que tu obra se podría calificar como distópica o, por el contrario, es simplemente realista?
DJ- Bueno… ¡Es que «1984» ahora mismo podría ser realista! Yo creo que mi obra muestra lo que hay, no tanto como “la realidad”, es una de las realidades: la realidad que a mí me toca. Me refiero a que si yo no viniese del barrio de Usera, mi padre no fuese aparcacoches, yo no me hubiera tenido que pagar la universidad siendo barrendero y más cosas, no haría esto. Todo lo que haces está relacionado con tu vida y con tu tiempo.

I- Una de tus últimas series versa sobre la ley mordaza y consiste básicamente en informar a los ciudadanos sobre esta ley, ¿tiene tu obra un carácter didáctico a través de la crítica social?

DJ- Sí, es algo didáctico, siempre lo es. Cuando se empezó a discutir sobre esta ley, yo hablaba con mi madre y ella no sabía qué era. Esto me llevó a pensar en el poder de la información y que el poder de ellos es nuestra desinformación, así que una de las cosas que más funcionan es informar, simplemente.

Sobre la ley mordaza, 2015

Sobre la ley mordaza, 2015

I- Has vivido fuera de España y has intervenido el espacio público en el extranjero. ¿Has notado alguna diferencia en tus intervenciones? ¿Hay artistas parecidos?
DJ- Más o menos igual. Lo que aquí dura, allí dura. Por ejemplo, las cosas que más duran suelen ser las cabezas. En Ámsterdam sigue habiendo cabezas igual que en España.
Sobre los artistas parecidos, en Ámsterdam yo era el bicho raro, el “español cabreado”, me preguntaban que por qué me metía con el Barrio Rojo, con el turismo… Y yo les decía que no me metía, que les estaba planteando una reflexión. Allí también todo era muy estético y yo iba más allá de ese concepto.
Era complicado, además por cómo ellos entienden el mercado del arte urbano y el mercado del arte, en general, todos buscan vender y precisamente vender es algo que a mí no me preocupa: el día que asumes que tienes que tener otro trabajo para vivir es una liberación.

I- ¿Es parecida la percepción de la escena del street art español en el extranjero a la percepción que tenemos aquí de este movimiento?
DJ- Aquí hay muchísimo nivel y gente conocida a nivel mundial, pero a esta gente se les conoce en España desde hace tres o cuatro años y fuera se les conoce desde hace diez o doce. Se está empezando a descubrir que hay gente que hace cosas, cosas muy buenas; aunque siempre a raíz de ver que han hecho cosas fuera. España es una periferia en sí misma.

De la serie "Relieves", 2007

De la serie «Relieves», 2007

I- Es extraño ver tu obra en una galería por su origen radicalmente urbano, sin embargo te adaptas muy bien a las paredes blancas. ¿Cómo es esa experiencia para ti? ¿Crees que llegará el momento en el que sólo expongas y no hagas nada en la calle?
DJ- Yo estudié Bellas Artes y he tenido mucha experiencia en sala y en galería. No es que me sienta cómodo, es que estoy acostumbrado a ese ambiente.
Es cierto que al principio sí estaba más incómodo al exponer y he tenido un proceso de adaptación desde las primeras veces que expuse hasta ahora.
Siempre busco que sea una experiencia diferente a lo que puedas encontrar en la calle, ya que son los mismos objetos, pero intento completar la experiencia, añadir algo que en la calle no pueda hacer y que le dé el punto diferente a la instalación en la sala de la intervención en la calle.
Sobre sólo exponer en galerías, no me lo he planteado. Lo que sé seguro que no cambiaría es el planteamiento político de mi obra.

I- En alguna ocasión has comentado que las ferias de arte son puro mercantilismo, sin embargo, participaste en Room Art Fair.
DJ- Sí. Y en esa feria basada en las habitaciones, cerré la habitación. Me gusta el hecho de meterme en sitios donde supuestamente no debes estar y hacer cosas que supuestamente no debes hacer… Una de las primeras premisas de la feria era que las habitaciones tenían que estar abiertas y yo la cerré por desahucio.
No critico las ferias por el hecho de ser mercantiles, entiendo que los artistas se benefician de éstas y que tienen que vender; las critico por el hecho de descontextualizar la exposición y la obra de arte, de exponer objetos uno al lado de otros sin un mensaje y sin una intención más que la de vender.

1533924_10151963388857515_421264000_n

Intervención en Room Art Fair 2013

Intervención en Room Art Fair 2013

I- En «Efímero Político» haces un repaso por algunas de tus series y el título parece que alude a las obras: efímeras y políticas. ¿Cómo definirías la expo?
DJ– Más que definirla, te puedo decir cómo la he planteado. La he planteado desde el punto de vista de lo efímero en la calle llevado a una sala, de esa paradoja. Por otra parte está lo político. La exposición se ha articulado en torno a esos dos conceptos y está dividida también físicamente por un cordón policial donde se puede leer “policía loca” [risas].

I- ¿Qué próximos proyectos tienes?
DJ- Estoy ahora mismo con la serie de la ley mordaza, que empecé hace un mes aproximadamente y voy a seguir con ella. El otro día colgué los carteles que tengo hechos en Facebook para que la gente haga lo que quiera con ellos.

11540825_657890974347782_2669437905400279248_n

«Efímero Político» en Swinton Gallery

I – ¿Qué canción y qué libro nos recomendarías?
DJ- El libro, para quien no se lo haya leído, “La doctrina del shock” de Naomi Klein es muy apropiado para estos momentos y para saber qué está sucediendo.
La canción… Imposible elegir sólo una, me quedo con Soziedad Alkoholika – Piedra contra tijera y Calle 13 – Multiviral.

“Arbeit macht frei”(el trabajo os hará libres) mensaje citado en las puertas de los campos de concentración nazis, es integrada en el logotipo del FMI. De la serie "Arbeit macht frei", 2009

“Arbeit macht frei”(el trabajo os hará libres) mensaje que se podía leer en las puertas de los campos de concentración nazis, es integrada en el logotipo del FMI. De la serie «Arbeit macht frei», 2009

_____

Más información:

dosjotas.blogspot.com.es

www.dosjotas.org

Créditos de las imágenes: cortesía del artista, Swinton Gallery, madridstreetartproject.com

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Libros para 2016 (Parte I)

Leave A Reply