El Piano (Jane Campion, 1993)

0

El Piano cuenta la historia de Ada McGrath (Holly Hunter) y su hija Flora (Anna Paquin). No se sabe si Ada es muda, sólo que no habla desde que era niña. Son escocesas y llegan a Nueva Zelanda porque el padre de Ada la envió para casarse con Alistair Stewart (Sam Neill), un granjero. Éste le obliga a dejar el piano en la playa, debido a la dificultad de transportarlo hasta la casa. A partir de entonces, podremos comprobar el nerviosismo de Ada por no poder disponer de su instrumento, con el que se expresa tanto. Y este nerviosismo, este “echar en falta” de Ada, se le hace conocer al espectador incluso por la música, una pieza para esas escenas que Michael Nyman, el compositor, tituló “Una salvaje y distante orilla” (A wild and distant shore), haciendo alusión a lo que siente Ada cuando se acuerda del piano abandonado en la playa. Y es una melodía salvaje, desgarradora, arrebatadora. No hacen falta más palabras.

the-piano

George Baines (Harvey Keitel), un vecino del futuro marido de Ada, se fija enseguida en ella y se da cuenta de lo importante que es el piano, así que se lo compra a su marido con la intención de que ella le dé clases. Y así comienza un triángulo amoroso, que en realidad, no es un triángulo, o no al menos para todas las partes implicadas.

5479_3

ayb2ruytrd5tqqdrxcnkcitbigcnancv_640x360_53993539881

La voz que están oyendo no sale de mi boca. Es la voz de mi mente. No he hablado desde que tenía seis años, nadie sabe por qué, ni siquiera yo. Mi padre dice que es un talento misterioso que poseo y que el día que se me meta en la cabeza dejar de respirar, será mi último día. […] Lo extraño es que yo no me considero silenciosa, debe ser a causa de mi piano.

Toda la película tiene una atmósfera extraña, incrementada por los mágicos y bellísimos paisajes de Nueva Zelanda. El vestuario de la madre y la niña también son inusuales, pues visten según la moda de la época que inspira el filme (1851) pero suelen ir de negro, porque Ada se ha quedado viuda, y además vestidas casi de la misma manera y con el mismo peinado, con lo que la niña parece una reproducción en miniatura de la madre. Ellas dos, sencillas y austeras, contrastan mucho con las demás mujeres que aparecen en la película, que tienen un carácter más festivo y alegre y visten con ropas de color claro. Ada se comunica mediante el lenguaje de signos con su hija, lo que les crea un fuerte vínculo afectivo que las encierra en su propio pequeño mundo, su espacio privado, al que los demás no tienen acceso.

piano1

the-piano-01

Ada toca el piano desde siempre y es su forma de expresarse, ya que no puede hablar, es su manera de sacar hacia fuera lo que lleva dentro: sus sentimientos, sus pasiones, su dolor, su felicidad, su emoción… Creo que Jane Campion, la directora y guionista del filme, entiende muy bien cómo se siente la música y lo que significa ésta para el ser humano, es un tipo de arte que arrasa con todo y despierta todos los sentidos, con un gran poder inspirador para otros tipos de arte, y cambiante de los estados de ánimo. Holly Hunter sabe tocar el piano e interpretó las piezas para la película, además de darle clases a Anna Paquin.

Campion como directora ha sabido transmitirle a la actriz cómo tenía que interpretar a Ada tocando, casi en fusión con el piano, los dos son uno y ella se vuelve invisible cuando toca y ya todo es sólo música, el mundo parece hecho de música. Ésta se siente en toda la película como una protagonista más, tiene una gran fuerza, una gran emoción, que es la de Ada; ya esté feliz o triste o simplemente cuando duda, se lo hace ver al espectador de esta manera.

No puede vivir sin tocar, sencillamente no puede. Lo necesita porque para ella es como gritar. Creo que todos los que son capaces de hacer un tipo de arte, ya sea música, pintura, fotografía, escritura… sienten que llevarlo a cabo es una necesidad imperiosa, que forma parte de ellos, que lo llevan dentro y que es imposible de contener en el interior de uno mismo. La banda sonora de Michael Nyman fue un éxito de ventas. Y, desde luego, son melodías muy expresivas y sentidas; un lenguaje en toda regla, pues la banda sonora podría contar la historia de la película por sí sola.

cb31c6822ddfa74b41499df4569ee06c

the-piano-1993-_snapshot_00-47-50_2012-08-03_01-06-29

El Piano, a mi juicio, no destaca por ser original, en realidad los triángulos amorosos que desembocan en tragedia llevan existiendo en el cine casi desde siempre. La originalidad de la película para mí reside en esa sensibilidad respecto de la música, en la intensidad que produce, en cómo nos afecta y nos cambia por dentro, en su sola expresión. Y también en la atención al detalle por lo poético que pudiera haber en una relación interpersonal. Nunca antes ni después he visto en ninguna otra escena, un cariño tal, una poesía del gesto tan elegante en escenarios y personas “vulgares”. No hay lujo de vestimentas ni de decoración; nada de riqueza, ni estética ni de ningún otro tipo, y sin embargo, los gestos son de una distinción, gracia y estilo que te dejan sin habla. Mi escena favorita es aquella en la que George ve un trocito diminuto de piel por un agujero de la media de Ada mientras toca el piano y lo acaricia con delicadeza. La extraordinaria iluminación de estas escenas de amor dan como resultado ese preciosismo de la imagen tan elocuente y cuidado.

El piano recibió un Oscar a la mejor actriz por la interpretación de Holly Hunter; a la mejor actriz secundaria por la interpretación de Anna Paquin, que lo ganó con tan sólo diez años; y a Jane Campion por el mejor guión original.

Os dejamos disfrutar del trailer:

______

Share.

Leave A Reply