Encontrando el color de E1000

1

E1000 es un artista que en ocasiones utiliza el espacio público y acaba de inaugurar su primera exposición en solitario en una galería. Su obra también se puede encontrar en horario ininterrumpido en lugares recónditos de la ciudad, como rejas, verjas, paredes e incluso suelos. Con un marcado estilo y una forma muy personal de pintar, nos cuenta cómo trabaja y el concepto que ha desarrollado en su exposición “Le mal du pays”, en SwintonGallery (C/Miguel Servet 21, Madrid) hasta el 14 de junio.

Irene- ¿Cuándo empiezas a pintar y qué te lleva a ello?
E-1000- Interviniendo el espacio público empecé hace ya unos cuantos años con un rotulador y con figuración contextualizada en el espacio: esquinas, desconchones… Luego la parte figurativa se fue convirtiendo en murales y piezas más grandes y cada vez con mayor sencillez. Trazos simples y reduciendo todo a lo mínimo. También empecé a utilizar el color, porque al principio era todo en blanco y negro; y finalmente me quedé con la geometría y el color porque me di cuenta de que las formas no son necesarias, ya que el mundo está lleno de formas y figuras, nosotros mismos somos formas y figuras, lo necesario es el color, en la calle, en las personas…

Intervención E-1000
I- ¿Por qué tus intervenciones urbanas son tan sutiles? ¿Por qué hay casi que buscarlas?
E- Me gusta hacer que la gente se mueva, que esté atenta, que vaya despierta por la calle… Es una pequeña llamada de atención para que levanten la cabeza y miren más allá. Otra de las razones, más práctica y menos emotiva, es que vivimos en una ciudad en la que se borra todo; entonces el doble filo de hacer algo que esté oculto es bonito porque está oculto, y es práctico porque está oculto. Muchas veces juega con la dualidad de si es algo primitivo o no, “¿lo habrán hecho los vecinos o habrá venido alguien a hacerlo?”
Redescubrir la ciudad por medio de cosas que están ahí, pero en las que no reparamos, es una lección a nosotros mismos de cómo vamos por la ciudad con anteojeras, como los caballos.

I- ¿Cómo preparas tus obras callejeras? ¿Son espontáneas o deliberadas?
E- Normalmente son espontáneas, dentro de un límite, porque yo no llevo encima siempre siete colores [risas]pero sí es espontáneo, puede que en mis paseos cotidianos vea un lugar para hacer una pieza, voy al día siguiente con los materiales y en el camino me encuentro otros tres lugares, y ahí ni me lo pienso. La mayoría de cosas que hago son espontáneas.

I- Hay quien dice que meter a un artista urbano en una galería no tiene sentido, ¿qué opinas?
E- Tu trayectoria como artista puede tener infinitas salidas, una de ella puede ser a la calle, al espacio público, y otra puede ser en interiores, una galería u otro formato. Tampoco se tiene por qué llevar la galería a la calle, ni al revés. Simplemente son trabajos diferentes en los que se puede aplicar con mayor coherencia el trabajo de uno mismo, dentro y fuera. Creo que la cuestión es saber buscarle las aplicaciones al espacio para desarrollar tu esencia tanto en un sitio como en otro.
Intervención E-1000
I- Y dónde te encuentras más cómodo, en la calle o en la galería?
E- Me adapto a donde esté. Antes me costaba más encontrarme cómodo en la galería, pero ahora me encuentro mucho mejor. No tengo los prejuicios que tenía antes, en mi duda de cómo llevar mi trabajo de fuera adentro, precisamente por esto, porque me he dado cuenta de que no tienes que llevar nada a ningún sitio, sino que cada sitio tiene su lenguaje y su forma de aplicarlo. Ahora mismo me encuentro igual de cómodo tanto en un sitio como en otro, me lo tomo como espacios diferentes, y es importante dividirlos.

I- Dentro de esa comodidad, quizás en la galería puedes trabajar más tranquilo que en la calle…
E- Pero en la galería está la presión de la gente, del público. Inauguras una exposición que va a tener una crítica. En la calle se produce un desapego de la obra. En cambio, en la galería escuchas los comentarios.

I- ¿Cómo surgió la idea de tu última exposición?
E- Me comentaron la idea de la galería y me propusieron participar desde cero, inaugurar junto a ellos el espacio, y me pareció una forma increíble de empezar, con una primera exposición en solitario en un espacio más convencional, ya que la anterior exposición en solitario que realicé fue en Vava Gallery, en un espacio abandonado que modifiqué a mi gusto. En esa ocasión fue un trabajo más bruto y esta exposición es un trabajo más delicado.
Incluso ha supuesto un paso más allá, porque he aprovechado las obras del local y he metido piezas detrás de la pared, las he escondido. He pintado y luego han enfoscado, han puesto el yeso, el pladur, etc., y lo que ha quedado ha sido la documentación. He puesto una fotografía encima de donde estaba la pieza, que trata de contextualizar y dar a entender que lo queda, al fin y al cabo, es la documentación, y es algo que pasa a menudo con muchas obras: desaparecen y sólo queda una foto en internet o en el archivo personal de alguien.
También se me ocurrió dejar algunas piezas volumétricas detrás del muro de nueva construcción con unas mirillas para que la gente pudiera ver a través del muro.
Intervención E-1000
I- ¿Te gusta colocar al espectador en la posición de voyeur?
E- Sí, me gusta mucho, pero quizá a ellos les guste más… Es seguir el lenguaje de la calle que hablábamos antes, de mantener despierto al visitante para que no sea llegar y encontrarse la obra sino que según van caminando por la calle se la encuentran por sorpresa. En ocasiones tienen que moverse un poco para encontrarla. De hecho, el día de la inauguración me di cuenta de que las mirillas pasaban desapercibidas para mucha gente y tuve que señalizarlas rápidamente con lápiz.

I- ¿La degradación, tanto de color como de materiales, tan característica tuya son tu “mal du pays”?
E- “Le mal du pays” es la añoranza por lugares, o la tristeza sin razón aparente que sientes delante de un paisaje bucólico. Los materiales que utilizo tienen “mal du pays”, porque proceden de lugares abandonados donde voy a recuperarlos.
Al igual que la pérdida del color, que también es la “morriña” donde yo siento desarraigo y me falta algo importante como es el color, que en mi obra es una base. En esta ocasión lo sustituyo por capas solapadas de vidrio. Aunque los laminados de vidrio tienen transparencia, es curioso que la transparencia tenga un degradado. Todo esto mezclado con elementos antiguos recuperados, como vigas o un tensor de raquetas, es lo que he utilizado para transmitir la historia de esos objetos a la galería.

I- ¿Cuál es la función de los espejos en tu obra?
E- “Le mal du pays” es también un poco eso, el lado que falta, que es un reflejo de uno mismo. Es un reflejo mirando hacia el pasado. Muchas piezas son simétricas y tienen el espejo en su eje, de tal forma que lo que completa la figura es el espejo. Realmente lo que hace es reflejar, por ejemplo en el caso de los prismas, refleja el prisma superior y lo hace coincidir con el anterior. Es mirar hacia atrás y querer recordar desde el presente algo que está en el pasado, una carencia, una mitad que nos falta, y que añoramos, para hacer el total.

I- ¿Cuáles son tus influencias artísticas?
E- Desde pasear por el campo y mirar una hoja, hasta ir a casa de mi madre o mi abuela y ver un tapete con una trama que me encante, hacerle una variación y aplicarlo. Los propios lugares abandonados, las arquitecturas…

I- ¿Crees que el arte urbano dejará de ser considerado vandalismo, o esa es su esencia?
E- Yo creo que lo que le mantiene vivo es esa dualidad. No sé si algún día dejará de ser considerado vandalismo o no, pero lo que permite que tenga esa espontaneidad es que puedes hacerlo donde quieres, cuando quieres y como quieres. Eso es difícil que algún día sea permitido en el mundo donde vivimos, porque tampoco sería sostenible que todo el mundo hiciera lo que quisiera.
Yo creo que seguirá manteniendo la esencia y la pureza de la ilegalidad.


Swinton&Grant Gallery
C/Miguel Servet, 21, Madrid

Martes-viernes 11:00 -22:00. Sábado-Domingo 12:00-22:00.
Página web

Obras de E1000 en Flickr

Créditos de las imágenes: Cortesía de Swinton&Grant Gallery y E1000.

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Recomendaciones musicales (Parte I)

Leave A Reply