Entrevista a Arianna Squilloni, editora de A Buen Paso

2

En pocos años A Buen Paso ha logrado hacerse un hueco en el sector editorial español gracias a un catálogo de libros ilustrados hechos con mimo y buen gusto. Repasamos su trayectoria y algunos de los títulos de su catálogo con su editora, Arianna Squilloni.

TINA – ¿Cual fue tu formación y cómo comenzaste a trabajar en el mundo editorial?
ARIANNA – Estudié Filología griega y latina. Al acabar la universidad me apunté a un curso en gestión editorial que me llevó a trabajar durante un año en una editorial italiana que se ocupaba de libros de medicina. Al mudarme a España en 2002, tuve la suerte de entrar a trabajar en un estudio de servicios editoriales que trabajaba para Italia y buscaba correctores de italiano… Lo que pasa es que ese estudio pronto se convertiría en Thule Ediciones y su editor, José Díaz, apasionado de la micro-literatura, se enamoraría casualmente de El apestoso hombre queso y otros cuentos maravillosamente estúpidos de Jon Scieszka y Lane Smith. Con este libro daría vida a una colección de álbumes… Dejé de ser correctora y me quedé trabajando como editora de infantil en Thule y desde entonces no he querido cambiar de ámbito.

 

loscincodesastres

 

T – Tengo entendido que trabajas sola en la editorial, donde te ocupas de todo excepto del diseño de los libros. Y de hecho, leí que comenzaste alternando tu trabajo como editora con otro a tiempo completo…¿Cómo fue ese periodo de nacimiento de la editorial y cuáles fueron los mayores retos a los que te enfrentaste? 
A – Sí, A buen paso nació en 2008 y hasta finales de junio de 2014 trabajaba en una oficina durante el día, lo hacía para asegurarme la viabilidad de la editorial, ya que las editoriales suelen requerir una gran inversión al principio y hacen faltan algunos años para poder conseguir una situación económica sostenible. Fue un periodo muy loco pero apasionante. Lo bueno del caso es que todos mis amigos eran escritores o ilustradores, así que si nos reuníamos después del trabajo podía juntar mis proyectos editoriales con una conversación agradable. Sin embargo, después de un tiempo la editorial requería cada vez más viajes para ir a ferias, organizar presentaciones, participar en jornadas, conocer librerías… En fin, todo lo que hace falta para darles vida a los libros. Así que no tuve más remedio que dejar el trabajo cuando me di cuenta de que en el mes de abril ya había agotado mis días de vacaciones.

T – ¿Cómo es el proceso de elaboración de tus libros y qué parte del proceso disfrutas más? 
A – Cada libro tiene su historia. Por ejemplo en el caso del trabajo de Iban Barrenetxea o de Gustavo Roldán, ellos suelen tener las ideas claras acerca de sus historias (luego les dan medio millón de vueltas), pero en el fondo saben bien lo que quieren. Entonces me cuentan su idea y hablamos de tiempos y formatos y acabados. Más o menos. En otros proyectos pido a los autores si les apetecería escribir acerca de un tema en concreto, ya se trate de historias de ficción o de proyectos informativos (que me encantan, aunque de momento no haya logrado terminar ni uno). Por ejemplo, la serie de Antonino escrita por Juan Arjona y dibujada por Lluïsot nació de mi amor por la montaña y de las ganas de celebrar mi héroe de todos los tiempos, Walter Bonatti, un alpinista italiano que no conocía obstáculos. Le conté a Juan quien era Bonatti y él dio vida a sus personajes de Antonino y Oso… Quizá una de las partes más apasionantes es pensar en quien podría escribir y/o ilustrar un libro, porque en ese momento casi todo es posible, luego, cuando el libro esté en las manos de unos autores en concreto, ya se convertirá en un proyecto único. Por otro lado, también es apasionante dar forma al libro, encontrar las medidas y proporciones ideales, buscar papeles y materiales de impresión… A veces un libro puede parecer muy normal pero a lo mejor le hemos dado muchas vueltas con los autores y con Miquel Puig, el diseñador, a su acabado físico final. Sí, creo que es eso, en el fondo: lo apasionante es ver la manera en la que las ideas toman forma y se plasman en un objeto. En un libro.

 

suerte

 

T – Has seleccionado a algunos de tus ilustradores gracias a eventos como Illustratour. ¿Cómo debe ser el portfolio de un ilustrador para captar tu atención como editora? ¿Cómo sueles descubrir nuevos (o no tan nuevos) talentos? 
A – Soy muy chafardera. Me encanta bucear por aquí y por allá en internet y escribirles a las personas que me gustan o cuyas imágenes me sugieren mundos posibles. Eso es, las imágenes, para interesarme, tienen que sugerirme historias conectadas con los lugares que representan y los personajes que en ellas aparecen. En este sentido en un portfolio no busco un despliegue de técnica o destellos aislados. Lo que busco son secuencias, me interesa ver cómo una persona se relaciona con un texto o con una historia que decide ilustrar y ver qué decide dejar fuera, cómo secuencia, cómo le va dando ritmo a sus ilustraciones.

T – ¿Cuáles son tus estrategias para hacer llegar tus libros a los lectores?¿Crees que las redes sociales juegan un papel importante en ese sentido? 
A – No lo sé. A mí las redes sociales me sirven para conocer a los creadores. A buen paso está presente en Facebook y también en Twitter, aunque no soy el ser más capaz y habilidoso del mundo en estos ámbitos y hago un poco lo que puedo. Me interesa mucho llegar a blogs de familias interesadas en los libros para niños, eso me parece genial, por lo demás creo que en el caso de los libros para niños es muy importante el trabajo de campo: moverse entre bibliotecas, librerías, escuelas, talleres, y es muy difícil abarcarlos todos. Pero es eso, soy una persona bastante analógica, con lo cual a veces me doy cuenta de que me falta cierta chispa a la hora de tener ideas para moverme en las redes. Me dicen que soy muy expresiva en la comunicación de los libros de la editorial y me aconsejan que haga breves vídeos, igual sí, tendría que hacerlo.

abuenpaso2

 

T – Pasando a hablar de los verdaderos protagonistas, los libros de tus editorial. Tu catálogo está lleno de joyitas por las que se ha ganado una reputación de calidad en el sector. He hecho una selección subjetiva de títulos y me gustaría que me contases un poco más de cómo surgieron y porqué los recomendarías: 
A – ¡Gracias por tus palabras! Y sobre esa selección, a ver…

El libro de la suerte de Sergio Lairla y Ana G. Lartitegui
Este libro es una obra monumental que ha ganado el Premio Euskadi de Ilustración 2015 y ha sido seleccionado entre los Mejores del Banco del Libro de Venezuela. A los autores les costó 10 años de trabajo (más o menos), y en ella la ilustradora ha escondido 1.793 detalles que ayudan a comprender ciertos pasajes de la historia o sencillamente se refieren a pequeños detalles relacionados con la simbología de la buena y mala suerte. El libro de la suerte es un libro para detectives. Para esos espíritus curiosos que encuentran conexiones entre las cosas.

Conducir es fácil de Fernando Pérez Hernando
Este libro nació precisamente en Ilustratour. No tenía cita con su autor, creo que no, o igual sí, la cuestión es que cuando llegué a Ilustratour algunos amigos me dijeron que había un chico que acababa de tener una idea genial en un taller. Se presentó con una maqueta muy simple y todo su entusiasmo. Me encantó la idea del juego, de seguir las instrucciones al pie de la letra, como en un Simon Says. Es un libro para dejarse sorprender, para pensar en lo que está cerca y en lo lejano, en lo que pasa en las paradas repentinas, ¡en aprender a conducir!

 

conducir

 

Los cinco desastres de Beatrice Alemagna
Éste en concreto es uno de los poquísimos libros de A buen paso que no son de creación propia, sino que adquirí los derechos de la editorial italiana Topipittori. Era un libro que no podía faltar en el catálogo de la editorial, ya que me encantan las imperfecciones, siempre digo que los protagonistas de los libros de A buen paso suelen ser héroes pequeños, improbables, tozudos y un poco torpes. Y este libro tiene hasta 5 héroes de este tipo. Las palabras de Beatrice Alemagna llegan milimétricamente dosificadas, sus imágenes son inmediatamente comunicativas y empáticas. Hay algo en sus creaciones que suscita una respuesta en lo más profundamente humano de las personas.

El vuelo de la familia Knitter de Guia Risari y Anna Castagnoli
Decidir la publicación de este libro también fue muy sencillo: la escritora italiana Guia Risari me envió un texto que hablaba de la libertad, de su esencia. Un texto que hacía pensar en la lejana línea del horizonte, en aire cristalino, en los colores del día. Tenía ganas de trabajar con Anna Castagnoli y pensé que una historia de este tipo le podría interesar y se lo propuse. Sufrí un poco luego, pero fue apasionante presenciar el camino de Anna hacia la definición del estilo que daría vida a la familia Knitter y a los paisajes por los que transitan. A lo largo del proceso Anna tuvo algunas ideas muy interesantes acerca el ritmo narrativo y de la necesidad de contemplación que presentaba esta historia y así nació esta curiosa distribución de la secuencia en la que las páginas que contienen exclusivamente imágenes se alternan con páginas en las que el texto aparece acompañado por algún pequeño detalle. Es un libro que plantea la cuestión de la belleza y de su magnitud: la belleza, así como la libertad, a veces puede asustar porque el ser humano se halla solo y pequeño sin referentes delante de un mundo que se hace infinito y en el que le toca ser responsable de sus decisiones. Creo que se trata de una reflexión de fundamental importancia, tanto a día de hoy como siempre.

 

Knitter-cover-2016

 

Nepal. 300 km a pie alrededor del Annapurna de Enrique Flores
Este libro fue una propuesta de su autor, Enrique Flores, que había estado en Nepal hacía varios años y, después del terremoto del año pasado, empezó a publicar algunas imágenes de su cuaderno en Facebook. Amo la montaña. A buen paso se define una editorial para caminantes curiosos. Y amo Nepal como lugar del alma, lugar al que me gustaría ir algún día, lugar sobre el que he leído mucho y con el que mucho he soñado. Publicar los cuadernos de Enrique era una manera de hacer Nepal presente aquí en España, para que en la mente de las personas, pero sobre todo de los niños, dejara de ser un lugar lejano para convertirse en un país en el que hay personas que viven, tratan de ser felices y mueren. No se trata exactamente de un álbum ilustrado para la infancia, pero no me cuesta imaginar niños a los que les apasione (en la feria del libro de Madrid, Enrique tuvo un diálogo estupendo con un grupo de chicos adolescentes, uno de los cuales había viajado a Nepal con su padre). Además la idea es que, una vez cubiertos los costos de la edición, todas las ganancias se envíen a Nepal.

 

nepal

 

El jardín de María José Ferrada e isidro Ferrer
Oh, este libro ha sido una felicidad total, no me lo podía creer. La idea de este libro, de este jardín, ha sido impulsada desde el principio por Isidro Ferrer, quien además llegó a elaborar este tipo de plegado a tubo que permite ir leyendo el texto al lado de la imagen, pero una vez que el libro está completamente desplegado, ya ves la imagen completa del jardín y las palabras quedan atrás. María José con sus palabras trasladó este jardín en un mundo oriental, en un mundo en el que puedes escuchar el paso de los segundos, así como escuchas el crecer de la brizna de hierba, o las gotas de agua. Se trata de un libro que te incita a sentirte parte de la naturaleza y, en relación a los niños, su formato abre las puertas hacia la imaginación y la creatividad personal.

T – ¿Con qué títulos planeas sorprender a los lectores en los próximos meses?
A – Estos días son de trabajo enfebrecido en los que no sé si voy o vuelvo… Hay muchos proyectos en preparación, uno en particular que representaría para mí (y sus autores) culminar un pequeño sueño… No es nada del otro mundo, pero nos hemos encontrado tres maniáticos del tema y sobre este libro no hablaré porque soy un poco supersticiosa. A ver, entre todos los proyectos en preparación, quizá los más avanzados son Cuentos de osos, una novedad de Gustavo Roldán que esta vez ha decidido dibujar osos; Benicio y el prodigioso náufrago de Iban Barrenetxea que se enfrenta al vendaval de los deseos; La casa de los erizos de Ángel Domingo y Mercè López, un libro muy abuenpasico, en el que unos personajes bajitos y pequeños (los erizos) se enfrentan con un mundo muy grande, a menudo plagado de males, y se enfrentan a él conservando su inocencia. Finalmente hay un libro excepcional, una historia que durante mucho tiempo no podía sacarme de la cabeza hasta que decidí que quería publicarla. Se trata de Una pierna, libro escrito por Grassa Toro e ilustrado por Arnal Ballester, será otro libro de formato muy especial, pero sobre todo será un libro duro, potente y bellísimo.

 

unjardin

 

T – Y como suele ser habitual en nuestras entrevistas, acabamos pidiéndote que nos recomiendes un libro (publicado por otra editorial) y una canción.
A – ¿Puedo recomendar dos? Arlequín de André Da Loba con Tres Brujas a partir de un poema de García Lorca y publicado por Barbara Fiore. Y una gran recopilación de cuentos: El gran libro de los cuentos para niños de Franz Hohler, ilustrado por Nikolaus Heidelbach, es un libro con un humor inteligente y afilado para libres pensadores. En español lo publica Juventud. En relación a la canción… No soy persona de novedades, me agarro como un caracol a la roca y la dejo sólo si no tengo más remedio. Mi canción es Crêuza de mä de Fabrizio de Andrè, una canción de mar, de caminantes de mar.


Más información
Página web de A buen paso

Share.

2 comentarios

  1. Pingback: New interviews on ¡Ah! Magazine – Tina García

  2. Pingback: Libros para 2017

Leave A Reply