Entrevista a Eva Sánchez Gómez, ilustradora

1

Con nueve libros publicados y diversas colaboraciones en catálogos y antologías, Eva Sánchez Gómez es una ilustradora que, a pesar de su juventud, está consiguiendo hacerse un hueco en el sector. Admiro su trabajo desde hace unos años, cuando empezó a publicar sus primeras obras, y siempre he tenido la seguridad de que acabará convirtiéndose en una profesional reconocida. Sus trabajos no sólo destacan por un gran dominio técnico, un estilo clásico atemporal muy sugerente, también por una mirada llena de sensibilidad que evita caer en soluciones fáciles. Una buena muestra de ello es su último libro L’attente, publicado por la editorial francesa Âne Bâté Éditions y cuyas versiones en español y catalán serán editadas por Thule el próximo mes de octubre. Ésta es su primera entrevista (la primera de muchas, de eso estoy segura) y espero que sirva para dar a conocer un poco más su obra.

Ilustración de "L'attente" / "La espera"

Ilustración de «L’attente» / «La espera»

Tina – Me gustaría comenzar hablando de tu formación y qué te ha aportado como ilustradora.
Eva –
Como formación reglada, estudié Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y desde el último año de carrera, también cursé Ilustración en la Escola de la Dona. Estudié allí durante cuatro años diferentes cursos de ilustración y es una formación que he agradecido mucho y que quizás ha sido lo que más me ha influenciado después. Bellas Artes me aportó sobre todo a nivel de técnica, cursé la mayor parte de las asignaturas en la especialidad de dibujo y buena parte era dibujo al natural. Mi tipo de ilustración es figurativa, realista, un lenguaje bastante clásico, así que esa formación ha sido importante. Después, para conocer y mejorar en el ámbito de la ilustración en concreto, fueron muy importantes las clases de la Escola de la Dona, donde teníamos como profesores a ilustradores profesionales. Ignasi Blanch, director y coordinador del programa e ilustrador, ha sido para mí una especie de mentor, que me ha ayudado a plantearme por dónde quería continuar y a reflexionar sobre lo que estaba haciendo. Otros ilustradores que fueron mis profesores allí (Cristina Losantos, Rebeca Luciani, Roger Olmos, etc.) también me ayudaron a plantearme qué es lo que quería hacer y cómo debía ser un libro.

T – ¿Cuáles fueron tus primeros pasos como ilustradora?
E –
Empecé colaborando en una revista local de Puigcerdà (Colors). Publiqué mi primer álbum Onades i flors gracias a un concurso que gané en la Escola de la Dona. Y el primer trabajo que conseguí como ilustradora, ya al margen de la escuela, fue haciendo los dibujos interiores y la cubierta de un libro de literatura infantil para Planeta, El río de los Castores.

Ilustración de "L'attente" / "La espera"

Ilustración de «L’attente» / «La espera»

T – Llevas nueve libros publicados, más si incluimos en la lista tus colaboraciones en antologías y catálogos, ¿cuáles consideras que han sido tus trabajos más significativos hasta el momento?
E –
Depende de para qué. El primero que hice, Onades i flors, me dio la confianza y la ilusión de ver que era capaz de crear un proyecto de principio a fin, de ilustrar un libro, con lo que supone y las posibilidades que hay detrás de todo eso. En cuanto a la evolución, el primero que se me viene a la mente es L’attente, publicado por la editorial francesa Âne Bâté Éditions y cuyas versiones en español y catalán serán publicadas en octubre por Thule. Es el más propio, el que siento más mío hasta el momento. Es un libro un poco atípico porque parte de la ilustración y no del texto, de unas ilustraciones personales que hice para una exposición en la que no tuve limitaciones en cuanto al tema. Es el proyecto más personal, así que publicarlo ha sido muy satisfactorio. Todos y cada uno de los libros ayuda, eso sí, a adquirir una disciplina y a entender más todo lo que puedes llegar a hacer, incluso en los libros de literatura infantil, que a veces se pueden considerar proyectos menores pero en los que creo que también se puede aportar mucho, aunque sea a base de unas ilustraciones intercaladas. Por eso creo que cada libro que haces, permite plantearte un reto más.

T – ¿Cómo presentarías el libro L’attente?
E –
Es un libro más bien para jóvenes y adultos que habla de una forma poética sobre la espera, sobre el hecho de regocijarse en la espera de algo que seguramente no va a volver. Es un poco triste quizás pero a nosotras nos parecía muy emocionante, narrar ese estado a través de varias ilustraciones que representan una actitud, la de un único personaje ensimismado y recreándose en sus propios recuerdos.

Ilustración de "L'attente" / "La espera"

Ilustración de «L’attente» / «La espera»

T – ¿Un personaje o varios?
E –
En realidad es uno. Aparecen varios personajes en las ilustraciones pero representan a un único protagonista que de tanto esperar ya casi ha olvidado quién es y por eso va mutando de un personaje a otro. Es un poco surrealista, pero nos parecía una buena manera de narrar ese momento en el que deja de ser uno mismo, y a la vez centrarnos más en el sentimiento de espera que en el propio personaje, que podría ser cualquiera.

T – Cuando te llega un texto, ¿cuál es el mayor reto que te planteas a ti misma?
E –
El mayor reto es poder lograr algo que me sorprenda a mí misma, hacer algo diferente a lo que he conseguido otras veces. No sabría decirte algo concreto, porque depende del texto. Por ejemplo un texto como el de L’attente da pie a imaginar mucho más. En un texto muy abierto el reto es cómo concretarlo, en cambio en un cuento más infantil o más descriptivo el reto sería poder darle una vuelta, imaginar algo más, intentar que sea un libro aún más interesante para niños o no tan niños.

Ilustración para el Hipermerc'Art. Galeria Safia & Vinçon

Ilustración para el Hipermerc’Art. Galeria Safia & Vinçon

T- ¿En qué proyectos trabajas actualmente?
E –
Ahora estoy trabajando en varios proyectos, por una parte estoy con un par de encargos de ilustración muy cercanos a libro de texto, sobre temas educativos y de promoción de lectura. En cuanto a álbumes también tengo varios proyectos, uno de ellos con texto de Antonio Ventura en proceso, pendiente de publicación. Por otra parte, fuera del mundo editorial están las exposiciones, como la del Hipermercat de Vinçon de este año.

T – Participas frecuentemente en exposiciones y entre ellas, la cita anual que cumples puntualmente es esa, el Hipermercat de Vinçon, en Barcelona.
E-
Este será el cuarto año que participo, lo que me ha ido muy bien incluso también para mi experiencia editorial, ya que debo preparar 60 ilustraciones originales y me gusta enfocarlas como una serie, partiendo de un tema (como en el libro sería el guión o el texto) que les de coherencia. Quizás es otra de las cosas que más me ha ayudado a evolucionar.

Ilustración para el Hipermerc'Art. Galeria Safia & Vinçon

Ilustración para el Hipermerc’Art. Galeria Safia & Vinçon

T- ¿Cómo es el proceso de trabajo que sueles seguir en el caso de un libro?
E-
Primero lo leo varias veces e intento imaginar la atmósfera del libro: colores, composición, incluso trazo…Qué tipo de ambiente quiero que tenga. Siempre tengo la sensación de que nunca acabo de conseguirlo del todo, pero no creo que eso sea malo, porque los pasos hacia adelante se van dando. Luego ya se empieza a concretar, el número de ilustraciones, cómo repartir el texto, hacer el storyboard…Lo habitual.

T -Si pudieses escoger, ¿qué texto te gustaría ilustrar algún día?
E –
¿Sabes que hace poco lo estuve pensando? Hay varios y últimamente me gustaría ilustrar o un cuento clásico, La Bella y la Bestia, por ejemplo, en el que me pueda recrear todo lo posible en el proyecto desde el inicio, o también me gustaría mucho ilustrar el Pequeño vals vienés de Lorca, que como canción ha sido versionada por varios intérpretes y siempre me ha emocionado escucharla, así que creo que un libro que lo ilustrase podría dar lugar a algo muy sugerente.

T – Me gustaría saber algo más sobre tus referentes, no sólo ilustradores sino todo tipo de artistas que a nivel creativo te haya aportado algo.
E-
De entrada, Ignasi Blanch, como profesor en la Escola de la Dona e ilustrador. Ha influido mucho en mi forma de hacer y de entender la ilustración. O artistas como Hopper, sobre todo para los dibujos de L’attente, exposiciones como la de Hammershøi y Dreyer, cuyas obras están llenas de figuras silenciosas, quietas o la pintura holandesa… También creo que me influyen mucho algunas películas, porque la ilustración tiene para mí un punto cinematográfico, también por la fotografía, los ambientes o el tipo de narración a la hora de explicar una historia. Es algo que me sirve mucho a la hora de pensar las composiciones o la estructura de todo un álbum. Pina Bauch es otra de mis influencias, no por conocer su obra en profundidad sino porque lo que conozco, me ha impactado mucho. Lo relaciono con una forma de crear, una filosofía, que es de admirar y es un referente en ese sentido.

Ilustración para el Hipermerc'Art. Galeria Safia & Vinçon

Ilustración para el Hipermerc’Art. Galeria Safia & Vinçon

T- Ahora que están tan de moda los cursos, másters de ilustración…Toda la formación en la que te proponen enseñarte a ser ilustrador, ¿qué opinión te merecen?
E-
Es verdad que el interés por la ilustración ha crecido muchísimo. Pero depende del curso, yo fui a una escuela de ilustración y salgo contentísima de allí, aunque no eran cursos reglados u oficiales. Me merece mucho respeto y creo que se aprenden cosas de una manera profesional. Pero también creo, aunque no me ha pasado, que dentro de tanta oferta puede que haya quien lo vea como una salida profesional, una forma de ganar un dinero extra, sin tener aún el bagaje necesario para impartir clases.

T- Para acabar, me gustaría pedirte una recomendación literaria y una canción.
E –
Ya que antes te he hablado de El pequeño vals vienés, recomiendo la versión de Silvia Pérez Cruz, aunque cualquiera de su álbum Granada me encanta. En cuanto a libros La última noche en Twisted River de John Irving, porque me pareció una lectura de las que te atrapa desde el principio del libro y cada vez más y tiene una manera de explicar una historia trágica con un sentido del humor que hace que lo trágico parezca más trágico aún y al mismo tiempo, más real. Era un libro muy diferente a lo que había leído hasta entonces… Muy desgarrador por una parte, pero que te puede hacer sonreír por otra.

Ilustración para el Hipermerc'Art. Galeria Safia & Vinçon

Ilustración para el Hipermerc’Art. Galeria Safia & Vinçon


Más información
Página web de Eva Sánchez Gómez
Perfil en Facebook

Share.