Entrevista a Manuela Partearroyo, librera de Los editores

0

Nos paramos frente al escaparate de la librería Los editores en la calle Gurtubay número 5,  en el barrio de Salamanca de Madrid. Nos entretenemos viendo la selección de libros (echada tanto de menos en otros espacios) y nos entra la curiosidad. Queremos entrar, queremos saber quién los coloca, cómo los eligen y cuál es el común denominador de esta nueva apuesta por las letras en estos días donde pesa más un billete que un libro. Nos atiende Manuela Partearroyo, responsable literaria.

12642770_470519489824792_6257287658986466884_n

EDUARDO- ¿En qué se diferencia vuestra librería de cualquier otra? ¿Cuál creéis que es vuestro punto fuerte o aquel que acentuáis?
MANUELA- Bueno, todas las librerías pequeñas tienen su encanto y nuestro objetivo es similar al de tantos y tantos compañeros, que no es más que seguir manteniendo viva la cultura del libro en papel, del libro especial y distinto, del que te acompaña más allá de los cables y de las redes wifi… En fin, en Los editores nos hemos intentado especializar en eso, en los editores, en toda esa gente que hace cosas tan hermosas y que merecen tener un hueco en nuestras estanterías.

E- ¿De dónde nació la necesidad de crearla?
M-
Nos dimos cuenta de que en las librerías grandes las novedades de las editoriales pequeñas las devuelven sin piedad en cuanto pasan un par de semanas, sin darles tiempo a macerar. Es verdad que las librerías pasan por malos momentos, pero nuestra apuesta es que las editoriales interesantes deben estar ordenadas juntas para que su coherencia interna atraiga al lector. Nos gusta pensar que esta estructura por editoriales se parece a la estantería de nuestras casas.

E- ¿Cómo te surge la oportunidad de formar parte de la librería? ¿Qué es lo que te atrajo?
M- Pues yo salía del doctorado, del mundo académico, con muchas ganas de conocer otras cosas, y me surgió la oportunidad de entrar en este equipo maravilloso gracias a Phil Camino, nuestra jefa. Ella, después de lanzarse al mundo editorial con su estupendo sello, La Huerta Grande, hizo el triple mortal atrás para abrir este espacio de resistencia en pleno barrio de Salamanca, donde todo atisbo de librería había desaparecido. Debo decir que he aprendido más de libros aquí que en todos los años estudiando. ¡La calle, que es una gozada!

17903907_649758061900933_8296355084988013581_n
E- ¿Quién forma parte de Los editores?
M-
Pues somos un equipo de tres chicas (¿debería llamarse Las editoras?): Pilar, Lucía y una servidora. Nos gusta cantar y bailar mientras ordenamos libros y hacemos pedidos, y no es raro encontrarnos en una buena charla con la clientela habitual. Un gusto, vamos.

E- En el mundo del estudio de las letras sabemos por qué entramos, pero muchas veces no sabemos para qué. ¿Este era un camino que tenías pensado? Trabajar como librera, contacto directo con los libros y su salida más comercial…
M-
Pues la verdad es que no pienso mucho más allá de lo que tengo presente. Yo soy filóloga por amor, a los libros, claro, pero también a la cultura en general. Me encanta aprender de todo. Y ya te he dicho que aquí he aprendido más de libros que en tantos años de biblioteca. Y por eso tiene su lógica que trabaje de cara al público, porque me encanta la gente, pero que además lo haga en un sitio tan especial, tan íntimo diría, como Los editores, donde intentamos que quien entre se vaya con una sonrisa (y a ser posible, con un libro).

El equipo al completo de Los editores

El equipo de Los editores con algunas de sus colaboradoras habituales

E- ¿Cuál es el patrón que seguís el equipo que trabajáis en la librería para la selección de títulos? ¿Os llegan por medio de comerciales o salís vosotras a la búsqueda a través de vuestras lecturas?
M-
Solemos hacer una mezcla, todas atendemos a los comerciales y elegimos de entre lo que nos presentan. Pero estamos en general muy alerta de las cosas que salen, de editoriales nuevas que se presentan a través de redes y demás.

E- En algunas librerías encontramos una zona de recomendación de cada librero. ¿Qué títulos que podamos encontrar en Los editores tienen tu sello? ¿Cuáles han sido empeño tuyo?
M-
Ay, tantas cosas. Le tengo especial aprecio a mi sección de literatura africana, que tiene sus fans, literatura italiana a tope (Bassani, Pasolini, Calvino…), mis adoradas “sin sombrero” y el descubrimiento este año de Luisa Carnés, y por supuesto cosas de Rafael Azcona, de Valle-Inclán, de Josep Pla, de Edna O’Brien, de Juan Mayorga, de Berger…

E- Al trabajar con editoriales pequeñas, algunas de ellas sin distribuidora, aparentemente el trabajo se complica o se multiplica, al menos. ¿Cómo manejáis todo el trabajo que un cliente-lector desconoce del oficio de librero?
M-
Pues como podemos. Con muchas, muchas horas. Es verdad que es difícil hacerse una idea del nivel de curro que hay a diario, a lo que hay que sumarle las muchas presentaciones que hacemos a última hora de la tarde. En fin… pero todo con alegría, porque en el fondo es un trabajo muy especial. Hay una novelita de Periférica que se titula Mi maravillosa librería de Petra Hartlieb que cuenta nuestras penurias y alegrías cotidianas.

18301250_660731400803599_2235164125793122085_n

E- Además de librería, en vuestro espacio podemos encontrar presentaciones, ciclos de cine, clubs de lectura… ¿Esto es parte de un pensamiento para acercar la cultura a través de varias vías, no solo sobre el papel? ¿O para hacerla más viva?
M-
Claro, ésa es la idea. Hacemos presentaciones, un taller de cine y literatura, un divertidísimo club de lectura, las conferencias del gabinete de los sabios, vamos a comenzar ahora una tertulia poética… De todo. Pretendemos precisamente que leer no sea sólo una actividad personal e intransferible porque los libros unen, y la pasión que sentimos por ellos se contagia. Por aquí pasa gente de todo tipo cada semana para presentar, para escuchar, para aprender, para charlar… y le da una vidilla enorme al local. ¡Consultad nuestra web!

E-¿Cómo hacéis la programación de las actividades? ¿Alguna que tengáis en el tintero?
M-
Pues como te decía estamos preparando un menú suculento para el curso que empieza ahora. Ahora estamos con la programación del POEMAD, en el que participamos junto a un montón de amigos, y también queremos institucionalizar nuestra nueva tertulia, que se va a llamar “Beber los versos”. Nuestra idea es que se haga una vez al mes, más o menos, un debate entre lectores y autores, que todo el mundo comparta poemas con un buen vaso de vino. A la manera de las tertulias comme il faut, vamos.

E- Y para acabar, como en todas nuestras entrevistas, ¿nos recomendarías una publicación y una canción?
M-
Me voy a mis clásicos personales. Nada mejor que mezclarlos, además.
El Jardín de los Finzi-Contini de Giorgio Bassani me sigue pareciendo una de las novelas más prodigiosas que he leído nunca y este otoño sale una nueva traducción en Acantilado. Y La Canzone de Marinella, de Fabrizio de Andrè y mi adorada Mina. ¡Viva L’Italia!

______

Más información: librerialoseditores.com

Share.

Leave A Reply