Entrevista a Carles Marsal, diseñador gráfico y artista visual

1



Cada encargo que recibe Carles Marsal le permite recrear un mundo diferente, en el que la composición y la iluminación juegan un papel fundamental. Diseñador y artista visual especializado en matte painting, y docente generoso responsable de unos cuantos cursos que se pueden encontrar en la red sobre el tema, nos habló en una terraza de Barcelona sobre su trabajo, influencias y próximos proyectos.

Tina – Siempre me gusta empezar hablando de la formación, aquellos estudios (o aprendizaje autodidacta) que te llevo a dedicarte a tu profesión, en este caso el diseño grádico y arte visual.
Carles – Empecé estudiando Audiovisuales, donde entre otras cosas se estudiaba diseño gráfico. Yo por aquel entonces ya hacía mis pinitos con Photoshop y me gustaba mucho, siempre ha sido un mundo que me ha atraído. Por eso al acabar decidí especializarme en retoque digital fotorrealista.

T – ¿Cuáles fueron tus primeros encargos?
C –
Cuando acabé lo primero que hice fueron trabajos pequeñitos, como hacer un logotipo, flyers, ese tipo de cosas. También trabajé en un estudio de diseño, algo que me ayudó a tener más background y entender la profesión mejor. Al mismo tiempo, me puse a estudiar magisterio, algo que se me había quedado en la recámara porque me gustan mucho los niños. Lo combine todo y salió bien, porque poco a poco aprendí como gestionarme, empecé a tener clientes propios y hubo un momento en el que ya pude dedicarme de manera exclusiva al diseño y el retoque como autónomo.

carles-marsal_credit-elena-del-rivero_ah-magazine2

T – Una de las cosas que cosas que más destacan en tu trabajo es tu dominio del matte painting, algo que no tiene nada que ver con hacer un logotipo o un flyer. ¿Cómo comienzas a trabajar en esos proyectos?
C –
Siempre me había gustado la vertiente fotográfica y por ello busqué especializarme en ese sentido, en hacer retoques fotorrealistas. No hay mucha formación al respecto, al menos aquí. Tampoco es algo muy conocido. Y eso que el matte painting nació aquí en España, en las producciones cinematográficas, aunque haya alguno que piense que esto suena a disparate. Imagínate que tienes una localización que quieres filmar y en el fondo te gustaría que se viese un castillo enorme. No vas a construir un castillo para una toma de 5 segundos, así que lo que se hacía era matte painting, se colocaba la cámara, y un cristal en el decorado donde un artista pintaba con óleos o acrílico un castillo perfectamente colocado y en perspectiva. Eso quedaba en la escena cuando se grababa la acción…Fue una técnica que gustó mucho en Hollywood, donde se empezó a usar muchísimo, pero que nació aquí curiosamente, con las películas del oeste y demás.

T – En tu case, ¿de dónde sacas los recursos fotográficos que utilizas a la hora de crear uno de tus montajes visuales?
C –
El tema de tener fotografías propias para esto a veces puede funcionar, pero cuando quieres reflejar una localización muy concreta es muy difícil que puedas tener ese material. Por ejemplo, si es una localización nevada, aquí en Barcelona complicado. O si es un volcán…Lo mejor es tirar de bancos de imágenes. Siempre suelo comentar a mis alumnos que hay muchos recursos gratuitos en internet que se pueden utilizar. Yo suelo utilizar fotografía de stock, porque es lo más práctico.

Aska & the Lion

Aska & the Lion

T – ¿Crees que tu trabajo tiene influencias cinematográficas?
C –
En cierta manera si, de hecho una gran influencia para mi es todo lo que viene del estudio Ghibli. Sus películas tienen un gran nivel de detalle y cuidan la luz, la perspectiva, la composición… A nivel de cine e iluminación ayuda mucho, ves cómo resaltar, cómo abarcar una escena. Por ejemplo, para las imágenes nocturnas siempre hay que darle un dramatismo que no te da el mundo real, sino más bien un efecto fotográfico o cinematográfico.

T – ¿Hay algún proyecto del que te sientas especialmente orgulloso?
C –
El proyecto para Mercedes fue muy bonito y marcó un antes y un después. Fue muy sacrificado, hubo mucho trabajo detrás y además tuvo mucha notoriedad. Otro del que estoy muy orgulloso, no porque sea técnicamente perfecto sino porque a la gente le encanta, es el de Jenkins, protagonizado por un ratoncito en un garage. Siempre me ha gustado mucho, es muy tierno y es un poco la estela que he ido siguiendo siempre.

Jenkins

Jenkins

T – ¿Cómo es tu relación con los clientes, suelen decirte de una manera detallada qué quieren?
C –
Te suelen dar el concepto y unas pautas muy claras, pero al mismo tiempo me suelen dar bastante libertad a la hora de mezclar los elementos. Elaboro un boceto y a partir de ahí comienzo la búsqueda de imágenes, a ensamblarlas y a trabajar el conjunto para que parezca fotorrealista. Porque claro, tiene mucho trabajo, cada elemento que yo pongo es no sólo un elemento, también sus capas de luces, sombras, definición…No puedes estar probando elementos nuevos constantemente, sino que hay marcar muy bien el paso a paso para no volver atrás.

T – Tienes clientes nacionales e internacionales, ¿hay diferencias muy marcadas en su manera de trabajar?
C –
Si, el cliente internacional normalmente confía más en el trabajo del artista. Es una pequeña lacra que tenemos aquí y empieza a cambiar, según en qué tipo de agencias, aunque aún se nota. En España aún no hay cultura del diseño, en cuanto a clientes tratando al profesional como al experto que sabe del tema. En cambio a nivel internacional si que existe esa manera de verlo, eso es algo que he notado mucho con EEUU y en Reino Unido. Ya no es sólo que te den baza al nivel de decidir, es que además te sientes más valorado.

Imagen para campaña de Mercedes Benz

Imagen para campaña de Mercedes Benz

T – ¿Crees que ser docente y tener cursos online en plataformas como Domestika han ayudado a dar tu obra a conocer?
C –
Lo más importante es tener una página web, algo que insisto mucho cuando hablo con mis alumnos. Es el sitio donde puedes enseñar tu personalidad y si la mueves bien, te da trabajo solo. Llevo ya doce años en esto y desde hace unos cuantos se nota que consigo muchos clientes nuevos gracias a ella. Pero es verdad que el hecho de ser profesor hace que cuando alguien piensa en encargar un proyecto, y tiene que escoger entre dos portfolios buenos, es probable que la experiencia como docente sea un punto a favor. ¡Y más si tu has sido el profesor del cliente! He tenido como clientes a antiguos alumnos. Tener cursos online ayuda además a que se te conozca más por lo que haces.

T – En tus cursos online enseñas no el uso de un programa, sino tu forma de trabajar y tus trucos. Hay gente que se podría mostrar reacia a ser tan abierto, por el tema de los plagios o que puedan adquirir tu estética como propia.
C –
Yo siempre he pensado que no tiene que dar miedo enseñar lo que haces y cómo lo haces, porque por mucho que compartas una técnica o una manera de hacer, luego está el hacerlo. Yo pongo todas mis técnicas a disposición de la gente para que ellos desarrollen lo que quieran, pero a fin de cuentas lo más importante es la idea que tú tengas y lo que puedes generar a partir de ella. Creo que cuando alguien tiene miedo a enseñar una técnica, es porque seguramente no está muy seguro de su dominio o capacidad. Cuando más se comparten los conocimientos, mejor.

King Owl

King Owl

T – A parte del tema de la página web, ¿qué consejos das a todos aquellos que quieran ser diseñadores gráficos?
C –
Un buen portfolio es imprescindible. Si quieres trabajar de esto lo que tiene más peso es lo que has hecho, no lo que has estudiado. También recomiendo que al terminar los estudios se pongan a trabajar en un estudio de diseño para que puedan tener esa experiencia de encargo real que no se tiene en la universidad. Y a partir de ahí, es necesario tener proyectos personales, que realmente te gusten, donde desarrollar ideas. Si no haces esto, acabas trabajando en un estudio de diseño gráfico, haciendo lo que toca hacer, pero si no desarrollas lo que a ti te gusta te puedes quedar atascado en la rueda. Además, en el portfolio hay siempre que poner trabajos que te han emocionado, porque eso se nota.

T – ¿En qué proyectos estás trabajando ahora?
C –
Ahora estoy preparando un nuevo curso online de matte painting, que además va a llevar bastante tiempo porque es un nivel muy avanzado y hay que preparar los contenidos, grabar, editar…También daré un curso presencial aquí en Barcelona. Y además, encargos varios de publicidad, de los que no puedo comentar nada hasta que no salga, pero estoy trabajando con varias agencias.

Observatorium

Observatorium

T – ¿Cuáles son tus influencias?
C –
Mi gran influencia es la música, con gran diferencia. Tengo una gran cantidad de música, toda instrumental… Es lo que me lleva a los sitios que luego creo en mis imágenes. Es una pena que exista tanto prejuicio catalogando como friki todo lo japonés y asiático, porque hay grandes compositores japoneses que personalmente me influencian mucho. No suelo mirar mucho el trabajo de otros profesionales del sector, creo que es algo que te puede influenciar negativamente hasta el punto de cortar tu creatividad.

T – ¿No crees que es importante formar parte de una comunidad de profesionales, sobre todo cuando trabajas como freelance?
C –
Es algo fundamental cuando empiezas, ver cómo trabajan otros y saber su opinión va muy bien, pero tampoco creo que es algo imprescindible.

T – ¿Tienes algún alumno que ahora sigas por sus trabajos?
C –
Rubén Álvarez, por ejemplo, hizo la imagen de la última versión de Photoshop y fue uno de mis alumnos de matte painting. Un orgullo por supuesto. Otro antiguo alumno cuyo trabajo me gusta mucho es David Abós, que se dedica más bien al video, pero aplica muchas cosas que dimos en Photoshop. Es muy bonito porque con ciertos alumnos, cuando se termina la relación de docente-alumno, se sigue estando en contacto y te siguen enseñando sus trabajos.

carles-marsal_credit-elena-del-rivero_ah-magazine1

T – ¿Próximo reto a nivel creativo?
C –
Me gustaría hacer alguna colaboración en el mundo de la animación en stop-motion, algo que siempre me ha gustado mucho y que está lleno de creatividad – desarrollar la escenografía, personajes, trabajar en la iluminación…

T – Y como siempre, acabamos pidiéndote que nos recomiendes un libro y una canción.
C –
Como libro me quedo con Las noches oscuras del alma, que no es de autoayuda pero que está pensado para entender porqué en algunos momentos de la vida te encuentras en situaciones difíciles de superar y te enseña que todo el mundo pasa por su noche oscura en un momento u otro y que hay que entenderla, asuminarla y sobrepasarla…Un título que recomiendo a todo el mundo, estén en un buen momento o en uno malo. Y como canción, una que no puede faltar en mi colección, Some Other Time de Ghost in the Shell.

Red Demons

Red Demons


Fotografías: Elena del Rivero
Crédito de las obras: Cortesía de Carles Marsal
Más información: Página web de Carles Marsal

Share.

1 comentario

  1. Pingback: Libros para 2017

Leave A Reply