Friedl Dicker-Brandeis, el misterio de la libertad

0

No puedo evitar comenzar a escribir este artículo con lágrimas en los ojos. Revivir a Fiedl Dicker-Brandeis (1898 -1944) me resulta doloroso, personal, social y políticamente.
Friedl Dicker-Brandeis fue asesinada por los autoproclamados defensores del pueblo obrero y la patria alemana mediante la cámara de gas, por judía y comunista, en 1944, en el tristemente famoso campo de exterminio de Auschwitz.

Friedl Dicker-Brandeis

Dicker nació en Viena en 1898 en el seno de una familia judía humilde. Huérfana de madre, su padre, a pesar de tener grandes dificultades económicas, apoyó sus estudios en Arte. En 1911 Fotografía y Artes gráficas; en 1915 estudió Arte textil y Bordado en la Academia de Bellas Artes de Viena y fue aquí donde comenzó a recibir las enseñanzas del pintor Franz Cizek (1865–1946), que pasó a la historia, más que como pintor, como uno de los pedagogos que reformó la educación.

Franz Cizek delante de dibujos de sus alumnos (1934)

“El pintor austriaco Franz Cizek había descubierto en Viena hacia 1885 el encanto, expresividad y dulzura de la pintura de unos niños que le habían pedido pinceles para jugar. Este simple hecho motivó uno de los apostolados artísticos más interesantes del siglo. Cizek, tras algunas dificultades, logró crear su célebre Escuela de Arte Juvenil, basada en el precepto ‘Dejad a los niños crecer, desenvolverse y madurar’, que más tarde adoptó universalmente la pedagogía.” – José María Ortíz 1

En 1916 Friedl se incorporó a la Escuela de Arte privada que Johannes Itten (1888-1967) había abierto en Viena. El suizo antes que artista fue maestro y seguía los preceptos del pedagogo alemán Friedrich Fröbel (1782-1852), quien a mediados del XIX había introducido el “trabajo libre” o la enseñanza a través del juego, revolucionando la pedagogía para siempre. Itten era afín a las corrientes esotéricas y teosóficas de Madame Blavatsky y Annie Besant, dos grandes pensadoras, escritoras y filósofas cuya gran influencia ha sido totalmente marginada por la historia.

Friedl Dicker apreciaba las enseñanzas de Itten y no dudó en trasladarse con él a Weimar, a la Bauhaus, cuando el profesor fue invitado por Walter Gropius -por mediación de su esposa, la compositora Alma Schindler, conocida en la escena vienesa por ser la viuda del compositor Gustav Mahler-. Friedl Dicker fue una de las primeras alumnas en el recién conformado curso preliminar de seis meses de Johannes Itten, que estableció la base pedagógica de la gran escuela de Diseño y Arquitectura.

Izquierda: Paula Stockmar, Retrato de Johannes Itten con cabeza rapada y túnica de monje fotografiada con la estrella de color que usó en sus enseñanzas en la Bauhaus, c. 1920.
Derecha: “Saludos y salud a los corazones que están iluminados por la luz del amor y no pueden dejarse engañar por las esperanzas de un cielo o el miedo a un infierno. OZ Hanish” Postal de felicitación de la Bauhaus de Johannes Itten. 1921

Locker sein, locker sein” (suéltense, relájense) dicen que era la frase favorita del “maestro”. Aquel tipo con túnica y cabeza rapada, comenzaba todas sus clases con ejercicios de Yoga y respiración; impuso el menú vegetariano en la cantina y fomentaba las fiestas entre los alumnos. Itten además diseñó un programa de conferenciantes con invitados como Rudolf Steiner o la veterana profesora y música Gertrud Grunow, que enseñaba teoría de la armonía y composición del color a través de la música y el cuerpo. Sus revolucionarias enseñanzas gustaron tanto a profesores y alumnos que se quedó como profesora de la escuela, aunque pocas veces se la menciona.

Una estudiante durante los ejercicios de Gertrud Grunow en la Bauhaus entre 1919 y 1921

Estas didácticas, así como la teosofía y la antroposofía, tuvieron gran influencia en dos de los profesores de la escuela que llegaron como artistas y tenían poca experiencia pedagógica: Paul Klee y Vasili Kandinski. En ese primer curso, además, estaría Josef Albers, el futuro director del mismo cuando la relación Gropius-Itten ya no dio más de sí en 1923. Itten entendía el arte como una forma de crecimiento espiritual a la que no se podía poner limitaciones, mientras que Gropius tenía un plan político de desarrollo de toda una nación. Había llegado el momento de dar prioridad en la escuela al desarrollo del producto mediante acuerdos comerciales con empresas y la industria, basándose en la razón y la simplificación de la idea.

Izquierda: “Catedral” portada del manifiesto y programa de la Bauhaus del estado de Weimar, autor: Lyonel Feininger, abril de 1919. Expresionismo alemán, donde tiene cabida la espiritualidad utópica de Johannes Ittens. Derecha: Cartel para la exposición Bauhaus en Weimar 1923, diseño: Joost Schmidt, inicio de la etapa que se le da prioridad a la abstracción, la idea y la simplificación del diseño

Itten, como seguidor de Otoman Zar-Adusht Ha’nish, fundador de la religión Mazdaznan, tuvo momentos, en pleno auge del nacionalsocialismo, en los que defendió la superioridad de la raza aria, aunque nunca tuvo relación con el partido de Adolf Hitler. Esto, unido al generalizado menosprecio por la espiritualidad de los movimientos posteriores, ha hecho que sus enseñanzas y legado en la Bauhaus hayan sido infravaloradas en beneficio de Walter Gropius.

Friedl Dicker a sus 21 años llegó a la Bauhaus habiendo estudiado Fotografía, Diseño gráfico, Diseño textil y tres años de Arte con Itten en Viena. Es la tónica de la mujeres estudiantes que llegaban a la Bauhaus, todas ellas lo hacían para complementar sus formaciones. Dicker recibe una de las doce becas de aquel curso que supone la exención del pago de la matrícula.

Izquierda: Anuncio de la 8ª noche de Bauhaus: recital de Helge Lindberg, autora: Friedl Dicker, 1920.
Derecha: ‘Anna selbdritt’ (fotografía de una escultura de metal), autor: Friedl Dicker / foto: desconocido, 1921.

La Bauhaus se ofertaba como una educación libre para hombres y mujeres. En aquel primer curso, el número de mujeres fue incluso superior al de hombres y ahí se acabó la igualdad. Pasados los seis meses del curso preliminar, los alumnos y alumnas que superaban la selección, debían elegir un taller y ser autorizados por sus profesores. Las mujeres eran “desviadas” al taller de tejidos que era, según Gropius y sus profesores, el más adaptado a sus facultades femeninas. Con los años, la orden interna era directamente no aceptar a tantas mujeres en el curso preliminar, por miedo a que la imagen de la escuela fuera dañada. Una escuela de “señoritas” puede asociarse a una escuela de bajo nivel. Fueron muy pocas mujeres las que consiguieron salir del taller textil aunque, por otro lado, esto supuso una reivindicación feminista y artística que posicionó el arte textil a la altura del resto de disciplinas.

“Las chicas quieren aprender” BAUHAUS – 1930 – Fotografías de T. Lux Feininger

Friedl Dicker, junto a otros alumnos que siguieron Itten, como Franz Singer, pronto destacaron y se implicaron en todas las actividades de la escuela. En 1921 ambos se incorporaron al grupo de teatro de la escuela, dirigido por Lothar Schreyer. El director de teatro Berthold Viertel le solicitó sus primeros encargos como diseñadora de vestuario, cuyas colaboraciones continuarían junto a Singer. Además asistía a todas las clases de su admirado Paul Klee, que se había incorporado ese año como profesor a la escuela.

Vestuario para El mercader de Venecia, presentado por Sibylle Binder para el Deutsche Theatre Berlin, diseño: Friedl Dicker, Franz Singer / foto: Wanda von Debschitz-Kunowski, 1924–1925.

Fundó con distintos compañeros estudios donde realizaba trabajos de diseño gráfico, encuadernación, muebles y vestuario, primero en Berlín y luego en Viena. Como arquitecta trabajó con su antiguo compañero Franz Singer en el Atelier Singer-Dicker, desde 1926 a 1931. Ganaron premios por la innovación en la Arquitectura en el Kunstschau de 1927 en Berlín y en la exposición Modernes Design de 1929 en Viena. Sus diseños se caracterizaban por la multifuncionalidad de muebles y espacios. Diseñaban sillas apilables, lámparas que pueden usarse colgadas, de pie o en la pared, mesas que plegadas servían como divisiones de espacios y taburetes que podían ser mesas o estanterías.

Friedl Dicker-Brandeis – Franz Singer / Lápiz y tempera sobre cartón, 1933

Dicker, que había construido teatros de marionetas, ya antes de entrar a la Bauhaus, siempre tuvo una fuerte vinculación con la infancia. En 1930 diseñaron el primer jardín de infancia con metodología Montessori en Viena. En 1931 impartió cursos de pedagogía artística para profesores de infantil.

Poster presentación de su proyecto para la escuela Montesorri – 1930
Atelier Dicker-Singer

Pabellón de invitados Condesa Heriot – 1932
Atelier Dicker-Singer

En paralelo, Friedl Dicker cada vez estaba más vinculada al partido comunista, para el que realizó carteles y collages. En 1934 fue apresada y cuando la liberaron huyó a Praga, donde le dio refugio una desconocida tía suya. Allí se enamoró de su primo Pavel Brandeis, del que tomó la nacionalidad y el apellido, comenzando a firmar como Friedl Brandeis.

Poster para el partido comunista de Austria, 1931-1933

Ya en la República Checa, Friedl Brandeis comenzó a dar clases de arte a los niños de familias alemanas y austriacas que habían huido de los nazis. Con la invasión del país, las leyes antisemitas se extendieron y prohíbieron al matrimonio trabajar. En 1938 Friedl tuvo la oportunidad de salir del país pero no así su marido, por lo que decidió no marcharse. Se trasladaron a la ciudad de Hronow, al norte del país, cerca de la frontera con Polonia, durante su estancia en esta pequeña localidad desarrolló con más intensidad su actividad pictórica.

El 17 de diciembre de 1942 el matrimonio fue trasladado al campo de prisioneros de Theresienstadt o Terezín, en checo. Durante casi dos años Friedl vivió encarcelada junto a unas 50000 personas en la ciudad medieval fortificada, donde anteriormente residían unas 7000. La Gestapo lo denominó «gueto judío», aparentemente autogobernado por un “Consejo de Ancianos”, y lo llegó a mostrar al mundo como ejemplo de las excelentes condiciones en las que mantenían a los prisioneros, organizando varias farsas ante la visita de inspectores de la Cruz Roja. La realidad era muy diferente. Los prisioneros, entre los que se contaban intelectuales y artistas, tenían largas jornadas de trabajos forzosos y escasez de comida. Las enfermedades no eran tratadas y más allá de sus muros se veían las columnas de humo de los crematorios que no paraban de recibir los cuerpos de las frecuentes muertes “naturales”. Aun así, Friedl Brandeis se organizó junto a otros compañeros para dar clases a unos 15000 niños y niñas. Se organizaban exposiciones y obras de teatro, muchas de ellas clandestinamente en los sótanos de las viviendas. Ella se encargó de enseñarles dibujo, organizó una exposición en el verano de 1943 e incluso llegó a dar una conferencia/taller para profesores dentro del campo titulada Dibujos Infantiles, donde expresó su intención de escribir sobre cómo el arte era terapéutico y liberador y cuya transcripción se conserva:

«¿Por qué los adultos quieren que los niños sean como ellos lo más rápido posible?[…]La infancia no es un tema preliminar o una etapa inmadura en el camino a la edad adulta. Al prescribir el camino a los niños, los estamos alejando de sus propias habilidades creativas y los alejamos de la comprensión natural de estas habilidades. «

En septiembre de 1944 su marido, Pavel, fue trasladado como carpintero junto con otros 5000 hombres de Terezin para ayudar con la construcción de un “nuevo campamento”. Friedl solicitó el traslado voluntario junto a su marido para el siguiente transporte. Previamente dejó escondidas y al cargo de una amiga dos maletas con más de 5000 dibujos de unos 600 alumnas y alumnos. Sin embargo, Friedl y Pavel nunca se volvieron a ver.
Friedl fue asesinada en una de las cámaras de gas de Auschwitz el 9 de octubre de 1944, un día después de su llegada al campo de exterminio. Pavel fue liberado por el Ejército Rojo el 27 de enero de 1945.

De las 150000 personas que se calcula que pasaron por Terezín, solo sobrevivieron unas 25000. De los 15000 niños y niñas, sobrevivieron unos 100. Algunas de las alumnas supervivientes llegaron a ser artistas y dicen de Friedl que era «el misterio de la belleza» o «el misterio de la libertad». «Las enseñanzas de Friedl, los tiempos que dediqué a dibujar con ella, se encuentran entre los mejores recuerdos de mi vida. Terezin lo hizo más conmovedor, pero hubiera sido lo mismo en cualquier parte del mundo… Friedl fue la única que enseñó sin pedir nada a cambio. Ella terminaba por darse ella misma», afirma Erna Furman, superviviente de Terezin y alumna de Friedl.
Los dibujos de los alumnos y alumnas de Friedl se conservan en la actualidad en el Museo Judío de Praga.

___________
1 blogarteinfantil.blogspot.com/2010/11/franz-cizek-reformador-de-educacion-del.html

Share.

Leave A Reply