Fuego Books, libros que queman

2

Fuego Books es una editorial de libros de fotografía, con base en Murcia. Detrás de Fuego Books están dos hermanos, Ángela y Gustavo Alemán,  que apuestan por el fotolibro como soporte ideal para comunicar ideas, proyectos y artistas. Acaban de arrancar y lo hacen con fuerza y frescura, presentando su segundo libro y consolidándose como editorial en el mundo del fotolibro.

IRENE- ¿Quiénes están detrás de Fuego Books? ¿Cuáles son vuestras trayectorias?
GUSTAVO-
Fuego Books es un proyecto de dos hermanos de Murcia. Somos Ángela y Gustavo Alemán y comenzamos esta aventura el pasado mes de noviembre. Yo (Gustavo) soy fotógrafo y en los últimos diez años mi actividad ha estado siempre relacionada con la fotografía. Desde ser ayudante en Descubrimientos PhotoEspaña, tutor de las becas de formación El invernadero, entre otras cosas. Mi hermana Ángela es licenciada en Comunicación Audiovisual y otra entusiasta de la imagen en todas sus formas. Fuego Books no es nuestro primer proyecto juntos: de 2009 a 2012 tuvimos en Murcia una pequeña galería de arte llamada Gatos de Marte. Aunque no fue un éxito económico, aprendimos mucho y por nuestras paredes pasaron las obras de gente como Salva López, Carlos Albalá, Ana Himes, Olivia Bee, Pascual Martínez o Blanca Galindo, entre muchos otros.

Gustavo Alemán. Foto de Julián Garnés García

Gustavo Alemán. Fotografía de Julián Garnés García

I- Gustavo es el autor de (No) soy de aquí, ¿qué te lleva a ser el editor en lugar del artista?
G-
Ante todo un poco de inconsciencia, pues es lo que hace falta para meterse en el negocio de los libros en estos tiempos. No, bromas aparte, el proceso de (No) soy de aquí fue muy interesante para mí y aprendí mucho. Reconozco que me sorprendió mucho el (modesto) éxito que mi libro, el primero de un autor desconocido, tuvo gracias a la difusión por parte de la Kursala y otros factores. Siempre he sido un enamorado de los libros en (casi) todas sus variedades y después de pasar por el proceso de convertir un proyecto fotográfico en un fotolibro que reflejara mis ideas, pues llegué a varias conclusiones. La primera era que, en lo que se refiere a mi obra personal, el proceso de (No) soy de aquí era algo difícilmente repetible. Todo se desarrolló a una velocidad muy rápida y, aunque estoy enormemente agradecido, eché de menos el disfrutar un poco más de todo el proceso. Por otra parte,  fui conociendo cada vez más el universo de los libros de fotografía y quedé fascinado. Me pareció un soporte lleno de posibilidades para compartir toda clase de historias. Comprendí, en definitiva, que me interesaban mas los fotolibros que mi propia fotografía, y que si bien no iba a abandonar esta, prefería combinarla con apostar por proyectos ajenos que nos parecieran interesantes.

Imagen del fotolibro  "(No) soy de aquí" de Gustavo Alemán

Imagen del fotolibro «(No) soy de aquí» de Gustavo Alemán

I-¿Cómo surge Fuego Books y por qué ahora? ¿Por qué fotolibros?
G-
Fuego Books surge, como surgió Gatos de Marte, de esta sencilla reflexión: «nos encantaría hacer esto dentro de unos años», que se ve sustituida rápidamente por «y por qué no ahora, antes de que el impulso y la energía desaparezcan». Creo que el panorama actual en torno al libro de fotografía es interesante. Hay muchísimas cosas que eran inimaginables hace cuatro o cinco años, pero el crecimiento de las propuestas no está siendo acompañado, nos parece, por un crecimiento del público interesado en ellas. Y en ese sentido queda todo por hacer y pienso que podemos aportar nuestro mínimo grano de arena.
Respecto a por qué fotolibros pues la respuesta es también sencilla. Ante el aluvión de imágenes entre las que nos movemos día a día, imágenes que no nos dejan huella alguna, nos parece que encerrar unas cuantas de esas imágenes entre dos cubiertas, aislarlas del torrente e intentar contar cosas, ideas o experiencias con ellas es un propósito que tiene mucho de romántico y algo de revolucionario. Es una mirada al pasado y a la vez un desafío para el futuro: creemos en las imágenes y nos resistimos a consumirlas pasivamente. Creemos que pueden llevarnos más lejos de donde nos llevan y comunicar ideas más complejas. A nuestra modesta manera, queremos contribuir a ello.

"Country Fictions"  de  Juan Aballe, editado por Fuego Books

«Country Fictions» de Juan Aballe, editado por Fuego Books

I-¿Qué facilidades y qué dificultades habéis encontrado a la hora de llevar a cabo Fuego Books?
G-
Las facilidades son las que tiene ser nuestros propios jefes: decidir nuestros planes y nuestros plazos, aun desde nuestra modestia, con libertad. Las dificultades, por supuesto, son las que se derivan de esa misma situación. Es difícil que nos hagan caso, que nos contesten a los mails, gestionar los envíos, que miren nuestros libros. Pero no tenemos queja: estamos en el camino que queremos estar.

I -¿Qué supone editar en Murcia en vez de en grandes ciudades como Madrid o
Barcelona?
G-
Bueno, supone estar alejado de los lugares donde supuestamente ocurren las cosas. Pero también aporta mucha tranquilidad. También hay vida en las provincias y creemos que aún puede haberla más. Aún no se ha dado el caso pero, soñando despiertos, lo que nos encantaría es rodearnos de gente de confianza a nivel local para tareas como diseñar, imprimir, preparar archivos, todas esas pequeñas cosas que parece que son más difíciles de encontrar fuera de las grandes ciudades. Pero poco a poco esperemos que vaya sucediendo.

"Country Fictions" de Juan Aballe, editado por Fuego Books

«Country Fictions» de Juan Aballe, editado por Fuego Books

I- ¿Qué referentes habéis tomado para este proyecto?
G-
No hay ninguna editorial en la que nos hayamos fijado 100% y de la que queramos ser su copia murciana. Entre otras cosas porque, si existiera, igual no habríamos montado Fuego Books nosotros. Pero nos interesan mucho editoriales españolas pequeñas y grandes. Gente como Phree o Ediciones Anómalas suelen apostar por libros bien hechos y bien pensados. Y luego pues la gente más «pequeña» pues hace cosas maravillosas también. Somos muy fans de Caravan Books, de Riot Books o de Lindero Libros, por ejemplo, y seguro que cinco minutos después de responder esta pregunta se me ocurren mil nombres más.

I- ¿Creéis que esta llegando una buena época para el fotolibro? con ferias, como FIEBRE y la aparición de editoriales como la vuestra…
G-
Creemos que el fotolibro está cada vez mas asentado entre la comunidad fotográfica, aunque de tanto en tanto también nos encontramos con gente a la que fastidia su existencia y que están deseando que las cosas «vuelvan a ser como antes». Pero creemos que está aquí para quedarse. Las posibilidades técnicas y de acabados para hacerse uno mismo un fotolibro son muy grandes, y no negamos que hay una cierta aura de «moda» respecto a estos libros. Pero, aunque seamos pesados, insistimos en que todo esto será insostenible si no logramos llegar a un público no fotográfico. No hablamos siquiera de esa cosa tan difusa llamada «gran público». Deberíamos tratar de interesar a esa gente que aprecia la cultura y que está dispuesta a gastarse dinero en experiencias culturales. De algún modo tendríamos que explicarles que lo que ofrecemos es justo eso, una experiencia de tipo cultural que, con suerte, no se consume como la mayoría de imágenes de usar y tirar. Si te gastas 25-30 euros en un libro de fotografía pero lo tratas como si fuera un álbum de Facebook o de Flickr, algo que proporciona un placer estético momentáneo pero a lo que no se vuelve nunca y languidece en su estantería, entonces no estás empleando bien tu dinero. Debemos explicar en foros no fotográficos como se debe leer estos libros, a que velocidad y cuales son algunas de sus posibilidades. Pero no en plan deberes del cole, sino como un mundo fascinante a descubrir y del que todos, como consumidores insaciables de imágenes, estamos mas cerca de lo que podría parecer.

LIBROSMUTANTES

Stand de Fuego Books en la Feria Libros Mutantes 2015

I- La autoedición gana cada vez más adeptos a día de hoy, ¿cómo valoráis este tipo de propuestas?
G-
Nos parece una solución estupenda. Algunos de los mejores libros publicados en los últimos tiempos han usado esta vía y para aquellos creadores que desean tener un control completo del proceso es una gran opción. Pero, y solo por ser un poco críticos aquí, también pensamos que a veces es peligroso que todas las decisiones caigan sobre los mismos hombros. No es en absoluto imposible, faltaba más, pero lo deseable es que ante la autoedición los creadores sean especialmente autocríticos y rigurosos con su propio trabajo. Ahora es muy sencillo autoeditarse un libro. En nuestra opinión, esta sencillez puede propiciar, en algunas casos, atajos poco recomendables. Pero vamos, que somos muy fans del DIY y de los libros autoeditados, que en muchos casos son auténticos soplos de aire fresco.

I-De momento sólo tenéis un título en vuestro catálogo, ¿cómo elegisteis el proyecto de Juan Aballe? ¿Qué fue lo que os llamó la atención de este trabajo? ¿Cómo trabajasteis con Juan Aballe para la publicación Country Fictions?
G-
Por casualidad conocí a Juan en el festival Encontros da imagem de Braga y hubo muy buena conexión personal. Pero no fue hasta meses después que conocí su trabajo. Desde el principio nos llamó la atención todo el conjunto del trabajo:reflexiona con mucha sutileza sobre  un tema, el de dejarlo todo e irse a vivir al campo, que nos interesa personalmente y sobre el que creo que todos hemos pensado en alguna ocasión. Si a eso le unes la innegable fuerza de sus imágenes y la reflexión sobre el medio fotográfico pues todo eso constituye un paquete muy atractivo para nosotros.
Trabajar con Juan fue muy sencillo. Tenía las ideas muy claras y muy avanzada la idea de libro cuando nosotros entramos en el proyecto, así que todo fue muy fluido.

LibroCF_09

«Country Fictions» de Juan Aballe, editado por Fuego Books

I- ¿Qué feedback estáis experimentado con esta primera publicación?
G-
Pues la verdad es que hay mucha gente que nos ha hablado muy bien del libro aunque, curiosamente, hay muchas interpretaciones diferentes sobre sus imágenes y sobre, digamos, su «mensaje». Pero eso nos parece muy interesante: creemos que los fotolibros funcionan muy bien como historias a medio contar, que el lector ha de completar y hacer suyas.
I- ¿Cómo estáis llevando a cabo su promoción y qué papel juegan las redes sociales en ese sentido?
G-
Básicamente nuestra promoción del libro se está dividiendo entre su difusión en redes sociales principalmente, en las que intentamos mantener ese siempre difícil equilibrio de ser activos sin resultar demasiado pesados. Por otro lado intentamos ir a todos los sitios donde nos llaman, porque pensamos que el contacto directo con el público es súper importante. Así que si alguien está leyendo esto y quiere tener a Fuego Books en su festival, jornadas, merienda o lo que sea, que nos escriba.

LibroCF_05

«Country Fictions» de Juan Aballe, editado por Fuego Books

I- En un tipo de publicaciones en las que el diseño tiene un papel fundamental, ¿cómo enfocáis esta parte del trabajo?
G-
Creemos que, en efecto, el papel del diseñador es muy importante. Él es el que debe de traducir las ideas del autor dándoles un soporte visual que, idealmente, reforzará esas ideas sin llamar demasiado la atención sobre si mismo. En España empieza a haber un buen puñado de diseñadores interesantes que apuestan por el fotolibro, y tenemos la sensación de que, además de los nombres que conocemos todos, hay gente que va a despuntar mucho en ese terreno en los próximos años.
I- Tenéis abierta una convocatoria para vuestras próximas publicaciones. ¿Qué buscáis en un artista?
G-
Sobre todo buscamos imágenes que nos atrapen, que nos corten la respiración y de las que no nos cansemos. Ese es el primer paso. Luego nos seduce también que esas imágenes se estructuren a la búsqueda de algún mensaje. Con lo de «mensaje» no quiero decir algo en plan moraleja o eslogan fácilmente resumible en una frase. Pero si que creemos que un trabajo fotográfico interesante contiene en su fondo algo mas que las imágenes que lo forman, un caldo de cultivo de ideas, experiencias y una visión del mundo específica que las imágenes permiten vislumbrar.

"Country Fictions" de Juan Aballe, editado por Fuego Books

«Country Fictions» de Juan Aballe, editado por Fuego Books

I- ¿Qué hace a un fotolibro un buen fotolibro?
G-
Supongo que esta pregunta tiene muchas respuestas posibles, así que creo que sigue siendo útil remitirse a la definición del fotógrafo americano John Gossage: «Primero, debe contener un gran trabajo. Segundo, deber hacer que la obra funcione como un mundo conciso dentro del propio libro. Tercero, debe tener un diseño que complemente lo que se está tratando. Y finalmente, debe tratar con un contenido que mantenga un interés creciente.» Es muy difícil superarla, así que no lo intentaremos.

I- ¿Qué proyectos tenéis de cara al futuro? ¿tenéis pensada una línea de trabajo determinada?
G-
Nuestro proyecto mas inmediato es la salida de nuestro segundo libro, que va a ser «Up around the bend» del fotógrafo jerezano Christian Lagata. Va a ser editado con la ayuda de la Kursala de la Universidad de Cádiz y creemos que va a ser un libro muy especial, muy diferente de «Country Fictions» pero con lazos temáticos y visuales que, al menos en nuestra mente, hacen que no estén tan alejados entre si como podría parecer. Se trata de un trabajo en torno a la historia personal de Christian y a la relación entre Rota, el lugar donde se crió, y la base estadounidense que hay en el pueblo.
Nuestra línea de trabajo la definirán los libros que vayamos sacando. Nos interesan trabajos que presenten una visión potente y específica, libros con una opinión fuerte.

 "Up around the bend" de Christian Lagata, editado por Fuego Books

«Up around the bend» de Christian Lagata, editado por Fuego Books

I- Solemos pedir una recomendación literaria y otra musical a nuestros entrevistados, ¿cuáles son las vuestras?
G-
Pues la recomendación literaria sería «La Invención de Morel» un librito de Adolfo Bioy Casares que nos cuenta una historia fantástica muy relacionada con la fotografía. Una isla misteriosa, fenómenos extraños, un libro exquisito.
Respecto a la recomendación musical, ultimámente estamos muy en fase Jose González. Cualquier disco del sueco-argentino es bueno para ponerte en un estado mental muy especial pero por decir uno, recomendamos el último “Vestiges & Claws”.
_____________

Más información:
www.fuegobooks.com

Créditos de las imágenes: cortesía de Fuego Books y Gustavo Alemán.

Share.