Gillian Wearing. Bajo la máscara, otra máscara

0

“No diría que mi trabajo va sobre lo superficial, como implica el concepto de autoimagen. Para mí se trata más de la dimensión psicológica”, afirmaba la artista británica Gillian Wearing en una entrevista. Wearing nació en Birmingham en 1963. Estudió en la Chelsea School of Art y en 1987 comenzó el grado en Arte y Diseño en el Goldsmiths College, Londres.

Signs That Say What You Want Them to Say and Not Signs That Say What Someone Else Wants You to Say

A principios de los 90, tras graduarse en Goldsmiths, la artista comenzó a trabajar en una intensa e interesante serie, Signs That Say What You Want Them to Say and Not Signs That Say What Someone Else Wants You to Say (señales que dicen lo que quieres que digan y no señales que dicen lo que alguien más quiere que digas), un aproximamiento de tintes antropológicos y sociológicos a la sociedad en general y a las personas en particular, cargado de enormes dosis de empatía. Para este trabajo, Gillian abordaba a gente por las calles de Londres y les pedía que escribieran lo que pensaban, sentían o simplemente, lo que quisiesen, en un papel y, después, les fotografiaba. Alrededor de seiscientas imágenes componen esta serie que traza un retrato honesto de la sociedad londinense de principios de los 90.

Signs That Say What You Want Them to Say and Not Signs That Say What Someone Else Wants You to Say

Gillian siguió trabajando con este aspecto psicológico social en su vídeo Confess All on Video. Don’t Worry, You Will Be in Disguise. Intrigued? Call Gillian (1994) (Confiesa todo en vídeo. No te preocupes, estarás disfrazado. ¿Intrigado? Llama a Gillian), donde Wearing publicó un anuncio en un periódico con el título de la obra. Las personas interesadas fueron grabadas en vídeo mientras portaban máscaras y realizaban confesiones de todo tipo. En este trabajo la máscara tomaba protagonismo en la obra de Gillian, pero no era la primera vez que la artista trabajaba con este recurso que, como veremos, se ha convertido en uno de sus elementos recurrentes: “Mi primera obra, por así decir, exitosa, la hice cuando tenía once años y era una máscara. También una de las primeras piezas que hice para ingresar en la escuela de arte fue una máscara (Yo como artista, 1984). Las máscaras nos sirven para explorar la verdad de los muchos yoes que viven en nosotros”, afirmaba la artista.

Confess All on Video. Don’t Worry, You Will Be in Disguise. Intrigued? Call Gillian

En 1997 la artista se hizo con el controvertido Turner Prize gracias a la pieza 60 minutes, un vídeo de una hora de duración en el que podemos ver a un grupo de policías que permanece inmóvil y observando cómo les observamos. Según avanza el vídeo la sensación de incomodidad va creciendo tanto entre los policías, como entre los espectadores y la duración de la obra da pie a reflexionar sobre la relación de la sociedad con estas personas, cómo los observadores son observados y cómo se sienten ambas partes al invertir los papeles.
También en 1997 Wearing participó en la colectiva Sensation, en la Royal Academy of Arts, una exposición del llamado grupo Young British Artists de la colección Saatchi.

60 minutes

En Drunk (Borrachos) (1999) Wearing invitó a un grupo de personas a ser grabadass en vídeo en su estudio mientras estaban borrachas, a lo largo de dos años. A medida que Gillian y los invitados bebidos se iban conociendo, la confianza iba dando paso, primero, a bromas y tonterías propias del exceso del alcohol y, más tarde, a momentos de sinceridad emocional y confesiones sobre sus anhelos y miedos. La pieza está formada por un vídeo de tres canales en blanco y negro. Wearing investigó más sobre los excesos de la noche y sus ambientes en Broad Street (2001), una serie de piezas audiovisuales llenas de caos, rapidez y desorientación sobre las discotecas de su ciudad natal, Birmigham, y los hábitos de la gente que las frecuentaban.

Drunk

Las máscaras, como decíamos, se convirtieron en uno de los ejes centrales de la producción de Wearing, que seguía queriendo comprender más sobre el ser humano y sus sentimientos. Gillian quiso ir a la raíz y rescató un álbum familiar. La artista se dedicó a realizar máscaras realistas y con bastante detalle de los miembros de su familia: sus hermanos, sus padres, sus abuelos… para después ponérselas y replicar las fotografías del álbum. Literalmente: ponerse en la piel de su familia. Así surgió Album (2003), un trabajo que reúne fotografías basadas en las fotografías de su álbum familiar; las imágenes actúan casi como residuos performativos, ya que la acción de ponerse las máscaras y caracterizarse como su familia poseía un carácter ritual, y las máscaras eran tan delicadas que se deterioraban después de un solo uso, por lo que la fotografía recogía ese momento único y performativo.

Autorretrato como su abuela

Autorretrato como su hermano

Tras Album, Wearing siguió indagando sobre ese acto performativo de colocarse la máscara de sus familiares para comprender mejor su entorno y el mundo. Así, llegó a la conclusión de que quizás debería conocerse mejor también a sí misma. La artista comenzó a crear máscaras de ella misma a diferentes edades y a replicar fotografías suyas pertenecientes a varios periodos de su vida, en un ejercicio de autoanálisis y autoconocimiento tan emotivo como inquietante.

Autorretrato con 17 años

Autorretrato con 3 años

Es evidente la influencia de otros artistas en el trabajo de Gillian Wearing. Así lo reconoce ella misma, quien ha afirmado sentirse influenciada por el trabajo de Cindy Sherman, Claude Cahun, Mapplethorpe o Diane Arbus, entre otros. De hecho, para comprender mejor estos referentes y el por qué de su influencia en ella misma, Wearing realizó autorretratos siguiendo la misma línea que en Album, es decir, realizó máscaras de estos artistas y se las colocó, fotografiándose como lo hicieron sus referentes. Sobre estos trabajos, la artista declaró en una entrevista: “Me desapego tanto como puedo al imaginarme siendo Mapplethorpe, así que se trata de él, aunque físicamente soy yo. Creo que cualquiera que vea las fotografías pensará en su propia vida, ya sean los elementos genéticos que los unen físicamente a los demás o la cercanía con las personas que le interesan; qué rasgos, pensamientos han recogido de personas cercanas a ellos o que les han influido”.

Autorretrato como Mapplethorpe

Autorretrato como Arbus

En los últimos años la artista se interesó especialmente por el trabajo de Claude Cahun, por quien siente una especial afinidad: “En los últimos años me he acercado al trabajo de Claude, principalmente porque no había muchos libros sobre ella […]En 2012 me hice un autorretrato como Cahun, basado en una de sus emblemáticas imágenes donde ella está vestida como un hombre pero tiene un rostro femenino con unos labios pintados arqueados. Me encanta esa disparidad en la imagen y cuando decidí recrearla reemplacé los pesos que sostenía en sus manos por una máscara de mi cara. Sin ojos, pestañas o cabello, mi cara se ve más neutral en cuanto al género, pero también toda la imagen juega con las capas de máscaras: mi cara real, la máscara que llevo como Cahun y la que sostengo de mi cara que parece que me la hubiese quitado para ponerme la cara de Cahun”, declaraba.

Gillian Wearing como Claude Cahun, sujetando una máscara de su propia cara

Wearing culminó este acercamiento a Cahun en la muestra Gillian Wearing & Claude Cahun. Behind the mask, another mask que se llevó a cabo en la National Portrait Gallery, en 2017, donde se pudieron ver piezas de Cahun junto a estas obras de Gillian en las que homenajeaba a la fotógrafa y escritora francesa.

Aunque la escultura no abunda en la producción de Wearing, hay dos piezas que destacan. Por una parte, A Real Birmingham Family (una familia real de Birmingham) (2014), ubicada enfrente de la Biblioteca de Birmingham, que retrata a dos madres solteras, hermanas, y sus hijos; por otra parte la estatua de la sufragista Millicent Fawcett, colocada en Parliament Square en 2018. Se trata de la primera escultura de una mujer -y realizada por otra mujer- que se erige en este lugar.

A Real Birmingham Family

Estatua de Millicent Fawcett en Parliament Square

La última vez que Gillian expuso de manera individual en España fue en 2015, en el IVAM y bajo el comisariado de Sacha Craddock. En esta muestra se pudieron ver algunas de las obras que hemos citado en este breve repaso por la trayectoria de Wearing.

El empeño de Wearing por entender y comprender al ser humano de manera individual y colectiva, a su familia, sus referentes o a ella misma da como resultado un conjunto de obras que invitan a reflexionar sobre nuestra manera de actuar, quiénes somos y cómo estamos definidos por nuestros comportamientos, gustos, actuaciones, maneras de divertirnos o secretos inconfesables. Ese atractivo límite entre lo íntimo y lo público y cómo lo diferenciamos es lo que le atrae a Gillian y lo que hace que conectemos intensamente con su obra porque, en el fondo, todos nos hemos colocado en algún momento una máscara.

Gillian Wearing

____________________________________

 

 

Share.

Leave A Reply