Inge Morath, una de las pioneras de la fotografía en color

0

Inge Morath fue una fotógrafa austriaca con nacionalidad estadounidense; una mujer extremadamente inteligente, culta, políglota y también muy curtida, pues trabajó como periodista y traductora para las tropas americanas en la Segunda Guerra Mundial. Conoció al fotógrafo Ernst Haas, para el que escribía los artículos que ilustraban sus fotografías, y se unió con él a la Agencia Magnum invitada por Robert Capa, uno de los fundadores. Siendo la primera mujer en entrar en esta agencia, desarrolló allí su labor como editora y fue donde pudo conocer la obra de Cartier-Bresson, quien era una gran inspiración para ella y de quien fue su ayudante durante un tiempo en el que viajaron juntos a varios países, entre ellos España. A partir de 1951 fue cuando empezó a tomar sus propias imágenes y trabajó como directora de fotografía para muchas películas, entre ellas Vidas rebeldes, donde conoció al dramaturgo Arthur Miller, con el que se acabó casando.

Le dio al fotoperiodismo una visión nueva, más cercana y más poética. No buscaba la tragedia que entraba fácilmente por la vista, sino que iba al detalle, a lo íntimo, a lo que había que observar detenidamente para darse cuenta de que estaba ahí. Fotografiaba en blanco y negro, pero ya desde sus inicios llevaba otras cámaras con carretes en color por si veía algún tema personal que pudiese quedar bien. No se fotografían las mismas cosas en color que en blanco y negro, ya que son lenguajes distintos que permiten formas de expresión diferentes y sobre todo cuando se trabaja con película es algo que se tiene muy en cuenta antes de empezar a realizar las fotos. Son trabajos prácticamente inéditos, pues no se ha sabido hasta hace pocos años que había trabajado mucho en color también.

Fog on the Tames; London, 1954

Fog on the Tames; London, 1954

Battersea; London, 1954

Battersea; London, 1954

 

Fue por una exposición en la galería de la agencia Magnum de París y la publicación de un libro en 2009, que se dieron a conocer al público estos trabajos, realizados entre 1950 y 1960, bajo el título First color, pues ella, junto a algunos otros valientes, fue de las primeras fotógrafas americanas en atreverse a fotografiar en color, que hasta 1970 estaba reservado a la fotografía comercial. Este soporte empezó a dejar de considerarse vulgar cuando en esa década el fotógrafo William Eggleston hizo la primera exposición individual, en la que predominaban las fotografías a color, en el MoMA de Nueva York. Y no fue hasta 1990 que el blanco y negro dejó de ser el canon en la gran fotografía.

London, 1954

London, 1954

 

Café; Vienna, Austria, 1961

Café; Vienna, Austria, 1961

 

Street Corner at World’s End; London, 1954

Street Corner at World’s End; London, 1954

El trabajo de Morath en este soporte tiene un tono cromático muy especial, característico de la película Kodachrome, y las escenas escogidas para las fotografías son muy experimentales en los motivos; en los encuadres; en los juegos de luz y los juegos de color provocados por reflejos en los cristales, que difícilmente podrían dar la misma sensación en blanco y negro. Además de ser escenas más cinematográficas, más fragmentadas, que su trabajo en blanco y negro y que hacen de la fotografía en sí una imagen muy narrativa y muy innovadora en la época, siendo todavía hoy muy actuales.


Más información:
Inge Morath Foundation

Share.

Comments are closed.

http://www.ahmagazine.es/best-selling-vacuum-cleaner-2021/