Jean-Michael Basquiat: Ahora es el momento

0

Jean Michel Basquiat (1960-1988) fue uno de los artistas más relevantes e influyente de la década de los ochenta, anticipando tendencias que más tarde se consolidarían, como la era de Internet.

Nació y creció en Brookling, Nueva York. Ya desde niño mostraba dotes para el arte y destacadas habilidades intelectuales, que su madre fomentó. Basquiat fue un artista muy afamado, que obtuvo éxito desde sus primeras exposiciones. Un personaje mediático en el ámbito cultural que frecuentó los círculos sociales y creativos de Nueva York, rodeándose de amigos como Wharhol, Heiring, William H. Burroughs, o Debbie Harry, con la que colaboró en varias ocasiones. Todos querían formar parte del universo de Basquiat.

Con un lenguaje pictórico revolucionario que aunaba la cultura popular mediante grafitis, el deporte, el hip-hop, el jazz, el comic…pero también con referencias a la historia del arte, alusiones al expresionismo abstracto, el arte conceptual, e influencias de Jean Dubuffet, Kline, de Kooning o Jackson Pollock, entre otros. Basquiat consiguió un estilo pictórico único, moderno y atractivo, que ahondaba en temas conflictivos, como el racismo, la desigualdad o la libertad.

Su pintura es como un fuerte golpe, una brutal sacudida de color y rabia. Un grito incontenible. La expresión de un alma sensible que utiliza el arte como elemento de protesta y lucha contra las injusticias sociales, las fobias y los odios.

Leche oscura (Dark Milk), 1986
 © Estate of Jean-Michel Basquiat. Licensed by Artestar, New York

Leche oscura (Dark Milk), 1986
 © Estate of Jean-Michel Basquiat. Licensed by Artestar, New York

Actualmente en el Museo Guggenheim de Bilbao se puede visitar la exposición monográfica Basquiat: Ahora es el momento, que nos acerca al universo del artista a través de más de cien pinturas y dibujos del artista.

Sus primeras obras eran políticas, poéticas y divertidas. Realizadas junto con su amigo Al Díaz, trabajan bajo el seudónimo deSAMO©. Basquiat construye mensajes provocadores cuestionando la historia occidental y creando imágenes que honran al hombre negro como rey o como santo. Mediante el recurrente símbolo de la corona, Basquiat eleva a sus héroes: atletas, músicos y escritores. Aunque la corona puede tener una doble vertiente, una veces un halo y otra una corona de espinas, símbolo de la santidad. Para el artista, estos héroes y santos continuaban la labor de noble linaje. Guerreros que en muchas ocasiones están retratados con los brazos en alto, símbolo de la victoria.

Caballo de raza negra—Jesse Owens (Dark Race Horse—Jesse Owens), 1983

Caballo de raza negra—Jesse Owens (Dark Race Horse—Jesse Owens), 1983
 


En sus obras muestra su preocupación por el racismo y la hipocresía social. El artista, al igual que las pancartas que se veían en las manifestaciones de Ferguson (Misuri), insiste en que la vida de las personas negras importa. Sus obras, con múltiples significados, ahondan en la esclavitud y en el colonialismo. Pinturas que se nutren de narrativas de la historia negra y las diásporas africanas, sin olvidar sus raíces haitianas. Al mismo tiempo, nos muestran prácticas racistas actuales, como la brutalidad policial. Mediante la reflexión sobre estos temas, Basquiat se convierte en un agente del cambio.

Moisés y los egipcios (Moses and the Egyptians), 1982


Moisés y los egipcios (Moses and the Egyptians), 1982


Basquiat también indaga acerca del concepto de identidad. Se identifica con las personas que retrata en sus cuadros. Pintaba a quienes admiraba, desde sus amigos hasta sus héroes. Obras que pueden considerarse un reflejo del propio artista. De esta manera su trabajo nos descubre las experiencias que sentía con las personas a las que retrataba.

Autorretrato (Self-Portrait), 1984

Autorretrato (Self-Portrait), 1984


Mediante dualidades y doble identidad, empareja personas y objetos en ambiguas relaciones con el propósito de generar tensión y reflexionar acerca de ciertas cuestiones, como lo blanco y lo negro, lo oscuro y lo claro. Algunas de sus obras muestran conflictos profundos, mientras que otras nos presentan imágenes amables de amistad. Con esta combinación de elementos dispares, Basquiat sugiere que las fuerzas contrarias pueden unirse para formar un todo.

Six Crimee, 1982

Six Crimee, 1982

Una de sus pasiones era el cómic, desde niño soñaba en convertirse en dibujante. En estas obras se apropia de las convenciones de la narración gráfica pero las reinterpreta para ofrecer un estilo narrativo personal y subversivo. Agresivos e impactantes, sus dibujos están cargados de ironía y presentan símbolos reconocibles para entablar un diálogo con temas sociales relevantes. Las figuras adoptan múltiples facetas y significados. Sus personajes también tienen una faceta sádica; tramposos y embaucadores, se muestran como héroes.

Leche oscura (Dark Milk), 1986

Leche oscura (Dark Milk), 1986

Además, Basquiat colaboró en numerosos proyectos con músicos, escritores y otros artistas. En 1984 y 1985 se unió con Wharhol para crear una serie de obras que combinaban sus estilos de serigrafía y pintura. Una fructífera y prolifera relación en la que los dos artistas se aportaron mutuamente, innovando e investigando artísticamente.

Gana 1.000.000 de dólares (Win $ 1'000'000), 1984

Gana 1.000.000 de dólares (Win $ 1’000’000), 1984

Influido por todos los aspectos de la vida y todo aquello que le rodeaba, leía y escuchaba música constantemente. Todo ello le ayudó a configurar una mirada artística única, con un lenguaje propio. En palabras del crítico Franklin Sirmans “Basquiat sintetizó la performance, la música y el arte de una manera sin precedentes en aquel momento y que actualmente no tiene parangón”.

Eroica, 1987

Eroica, 1987


Imágenes © Estate of Jean-Michel Basquiat. Licensed by Artestar, New York

Share.

Leave A Reply