José Antonio Mondragón, director de Art&Breakfast: “Hay que salir al encuentro del público que llega por casualidad a los museos”

0

Art&Breakfast la feria internacional de arte emergente, celebra su cuarta edición en el Hotel Room Mate Larios de Málaga los días 8, 9 y 10 de junio. Con un programa de actividades en diversos espacios culturales de la ciudad -además de la sede principal- como el Museo Carmen Thyssen, el Centro Pompidou o la Fundación Picasso Museo Casa Natal, la feria logra insertar a artistas y colectivos de la escena emergente en contextos poco habituales. Art&Breakfast se ha convertido en un punto de encuentro para artistas, comisarios y gestores, en el marco de una ciudad que está experimentando un desarrollo cultural nunca antes visto en Andalucía.

José Antonio Mondragón es el director de Art&Breakfast y de Factoría de Arte y Desarrollo, una organización empresarial dedicada a la gestión y difusión de proyectos relacionados con el arte y la cultura, que está detrás de la organización de esta feria malagueña. Visitamos la sede en Madrid de Factoría para charlar con él sobre Art&Breakfast y su visión sobre el nuevo panorama cultural en Málaga, entre otros temas.



IRENE- ¿Cómo nace Art&Breakfast? ¿Con qué objetivos?

JOSÉ ANTONIO- Desde Factoría de Arte y Desarrollo ya llevábamos un tiempo desempeñando pequeños proyectos en Málaga y hemos sido adjudicatarios de algunos de los nuevos museos de la ciudad, como el de la Colección del Museo Ruso de San Petersburgo o el Centro Pompidou. Nosotros, que solo teníamos un contacto tangencial con el ámbito institucional en la ciudad, empezamos a pensar que el crecimiento de la oferta cultural en Málaga tendría más posibilidades si se acercaba más a lo institucional que al circuito off. Así que, más allá de darle el protagonismo esencial a los jóvenes artistas, gestores y comisarios en la sede principal de la feria, el Hotel Room Mate Larios, nuestro objetivo es generar varias sedes satélite en los grandes museos, como el Carmen Thyssen, el Pompidou, la Fundación Picasso Museo Casa Natal… con la condición de que quienes presenten actividades en estos museos durante los días de la feria, sean artistas que podrían estar de igual manera en las habitaciones del hotel con su trabajo.

Un ejemplo que ilustra muy bien esta idea es la situación que se dio en la primera edición de Art&Breakfast, cuando preparamos una exposición en el Museo Carmen Thyssen que se tituló “Vivos en el Thyssen”; era la primera vez que ese museo exhibía obra de artistas vivos en sus paredes. Este tipo de museos ofrece un producto muy concreto que deja fuera a los creadores emergentes, lo que suponía que los jóvenes artistas se estuvieran yendo de Málaga. Gracias a muchos esfuerzos conjuntos e iniciativas se está reavivando la vida cultural en la ciudad.

I- ¿Es Art&breakfast una feria para el público joven?

J.A- Tenemos que ser capaces todos, no solo nosotros como organizadores de Art&Breakfast, sino expositores, artistas, amigos… de generar un movimiento que toque el tejido joven malagueño, en general. Y, en este sentido, que haya actividades en la calle es una manera de poner un altavoz; es una fórmula que se asemeja a una especie de festival, pero es que queremos que la gente entienda que el concepto de feria abarca eso también.

I- ¿Dirías que es una feria perfecta para comenzar a adentrarse en la estructura del arte contemporáneo?

J.A.- Sí, al menos lo intentamos. Ideamos Art&Breakfast porque éramos una galería que exponía en ferias de hotel, como Room Art Fair en sus primeras ediciones. Desde esa experiencia pensamos en cómo nos gustaría sentirnos como galeristas o eventualmente como artistas, y a raíz de este planteamiento modificamos ese modelo de feria de hotel.

Para nosotros es fundamental poder dar un buen servicio y permitir que la gente se visibilice, que los profesionales tengan espacios de intercambio y que vean que el puente a la institución cultural existe. No somos especiales por hacer este tipo de proyectos -no somos los únicos-, pero es lo que queremos hacer, dar la oportunidad a personas que han estado exponiendo en salas del circuito off de tener una muestra en el Museo Carmen Thyssen o poder dar un taller en el Centro Pompidou de Málaga. Es una manera de hacer que la gente asuma su rol y crea en sí misma. Nosotros no hacemos talentosos a nuestros artistas, eso lo ya lo tienen ellos, lo que hacemos es poner a su disposición un canal para que puedan expresarse.

I- Antes hablabas de un reavivamiento del panorama cultural en Málaga, ¿cómo valoras esta nueva posición cultural?

J.A.-Me parece que es formidable. Es el desarrollo de una buena idea. No obstante, creo que estamos en el punto en el que tenemos que sentarnos a hacer una evaluación detenida; es decir, a quién afecta la presencia de estos nuevos museos y toda esta nueva amplitud cultural, y en qué medida es la población de Málaga la que se beneficia de ello. Y esto es complicado.

Nosotros en el Centro Pompidou de Málaga tenemos como estrategia de evaluación el “wall paper”, un panel enorme donde la gente deja, con papeles adhesivos, su opinión sobre el Museo. Es verdad que la mayor parte de ellos indica un alto nivel de satisfacción, pero no estamos seguros de que gran parte de ese perfil sea gente a la que estamos fidelizando con esa visita, un ejemplo típico de esto son las visitas escolares.

En la fase en la que nos encontramos con todas estas instituciones, es necesario hacer una apuesta firme por salir al encuentro de todo ese público que llega casi por casualidad a los museos y que son población de Málaga, porque el turista que viene atraído por la oferta cultural, acude con unos objetivos predeterminados.

I- Hablando de autoevaluación y autocrítica, ¿qué valoración haces de la feria en esta cuarta edición?

J.A.- Veo cosas buenas y cosas malas, como en todo. Como algo bueno: el número de proyectos malagueños es creciente en cada edición, tenemos más artistas, galerías y solo projects de gente que está activa en la ciudad. Me parece que es un buen indicador, primero, de cómo la ciudad acoge la feria y, segundo, de cómo ese tejido de artistas más jóvenes o experimentales ve en Art&Breakfast un lugar donde poder darse a conocer y tener visibilidad. En detrimento de esto, las propuestas internacionales son menos. Tampoco es algo que me preocupe especialmente, pero es cierto que este tipo de espacios tienen una función de intercambio y estaría bien que en Málaga pudiéramos tener acceso a estos proyectos emergentes internacionales, diferentes a las propuestas que podemos ver en los centros de arte contemporáneo.

En este camino hemos aprendido sistemáticas, procesos… y la verdad es que siempre pensamos en cosas que se pueden mejorar. En eso seguimos.

I-¿Por qué se desarrolla Art&Breakfast en un hotel? ¿Y por qué en el Hotel Room Mate Larios?

J.A.- Para que la feria se realice en un hotel tengo muchas razones y para que sea el Hotel Room Mate Larios, más aún [risas]. ¿Por qué en un hotel? Pues verás, en la sede de Factoría de Arte y Desarrollo, situada en pleno barrio de Malasaña, en el centro de Madrid, nos ocurre algo muy curioso: cuando la gente pasa por la puerta y le llama la atención nuestra sala expositiva, asoman la cabeza tímidamente por la puerta y nos preguntan si hay que pagar para entrar. El público general no es consciente de que las galerías funcionamos como un espacio expositivo casi público y que no cobramos entrada. En ese sentido, haber elegido el Palacio de Congresos y Exposiciones ya hubiese supuesto una barrera que difícilmente hubiesen franqueado nuestros visitantes, o al menos gran parte de ellos.

El Hotel Room Mate Larios nos ayuda a cubrir esta necesidad al estar en una calle comercial, céntrica, muy accesible, en una zona de copas, con una decoración que permite la convivencia con la obra de arte y, además, nos tratan muy bien y nos gusta cuidar a los que nos cuidan.

I- ¿Cómo son los procesos curatoriales que dan forma a la feria? ¿Es un trabajo en equipo o son decisiones tomadas en solitario?

J.A.- Sería un fracaso si solamente fueran mis propuestas. Tanto la selección de las propuestas expositivas, y muy especialmente de la programación que llevamos a cabo en torno a Art&Breakfast, son muy importantes porque definen cómo va a ser el perfil de la feria de ese año. Es un trabajo consensuado y generalmente movido por intereses nuestros como agentes culturales y como consumidores de arte y cultura. Planteamos personas que hemos visto en otros proyectos y nos han resultado interesantes o incluso propuestas que nos atraen, pero a las que no hemos tenido acceso antes.

I- Verónica Ruth Frías es la artista invitada este año, ¿por qué ella?

J.A.- Este año teníamos claro que debíamos pivotar sobre el tema de la mujer y el género, cuestiones que están construyendo esta identidad feminista en la que todos nos estamos implicando. Nos parecía importante recoger esa inquietud y mensaje unánime y darle su espacio dentro del entorno cultural como algo natural. Por eso, nuestra artista invitada es Verónica Ruth Frías y por eso este año tenemos más presencia femenina que masculina en nuestros expositores – ya sucedió el año pasado, pero este año el porcentaje se ha visto incrementado-.

I- Me ha llamado la atención en la programación de Art&Breakfast que también se presta atención a la comunidad de jóvenes gestores, ¿cómo surge este encuentro?

J.A.- En Factoría de Arte y Desarrollo estamos a punto de comenzar la 13ª edición del curso de Experto en Gestión Cultural que organizamos, por lo que estamos muy en contacto con ese colectivo de gente muy joven que busca en la cultura una forma de poder desarrollarse profesionalmente. Hemos visto cómo las circunstancias críticas y socioeconómicas han obligado a estos nuevos gestores a buscar otras formas de gestión, a buscar una estrategia colaborativa para el desarrollo de sus proyectos y visibilizar otras sinergias diferentes a las que se estaban dando desde hace unos años, que se han demostrado agotadas, además de ineficientes. Nos dimos cuenta de que no había realmente un lugar donde la gente que está gestionando nuevos espacios o que gestiona cultura sin ni siquiera tener un espacio físico, pudieran compartir sus experiencias con los demás y aprender de otras iniciativas similares. Este encuentro es una de las actividades que a mí más me gusta y que está presente en el Breakfast Meeting desde la primera edición de Art&Breakfast.

I- ¿Qué no nos podemos perder en esta edición?

J.A.- No os podéis perder por nada del mundo a Verónica Ruth Frías. Es una artista que tiene un discurso muy consistente y que ha sabido presentar sin la urgencia de querer ser reconocida; eso le da una solidez y al mismo tiempo una garra que permite un acercamiento a su obra muy íntimo.

Por otra parte, tendremos la presentación del segundo disco de Carmen Boza, “La Caja Negra”. Repito que no somos un festival, pero hemos pensado que era muy apropiado presentar este proyecto, ya que este disco es una acción plástico-musical. Carmen lo ha desarrollado junto a Anabel Perujo Pek, artista plástica malagueña, y el proceso creativo de ambas ha ido en paralelo. Ellas disponen de una habitación en el Hotel Room Mate Larios y también presentarán el resultado del proceso creativo. Nos ilusiona mucho esta colaboración y estamos muy agradecidos a Carmen y a Anabel porque nos han dado todo tipo de facilidades desde el primer momento.

I- Art &Breakfast es un proyecto de Factoría de Arte y Desarrollo. ¿Qué otros proyectos tenéis en marcha ahora mismo?

J.A.- El grueso de nuestros proyectos tiene que ver con la gestión de actividades culturales en instituciones públicas en general. Además, generamos proyectos propios, como las ferias Art&Breakfast y We Are Fair, y también otros formatos.

Acabamos de cerrar un Congreso Internacional de Educación y Mediación Cultural que ha surgido a raíz del apoyo para la creación de la Asociación Andaluza de Educadores y Mediadores Culturales. Factoría de Arte y Desarrollo destina una parte de sus beneficios todos los años a impulsar una iniciativa social o cultural, y esta ha sido la del año 2018.

Por otra parte, estamos en plena preproducción de todo un mes de actividades que vamos a desempeñar para el Ayuntamiento de Málaga en el espacio La Brecha, una plaza situada en el centro de la ciudad, donde todos los comercios son exincubadoras de Promálaga, la entidad que promueve el emprendimiento en la ciudad.
En unas semanas inauguramos nueva exposición en nuestro espacio madrileño, en esta ocasión de los artistas Marcelo Mendoza y de David Pernas, una muestra que aborda también el discurso de género.

Tenemos en marcha nuestra escuela de verano con tres cursos en Madrid y este año, por primera vez, con dos cursos en Sevilla, tenemos alguna cosa por hacer en Cádiz…

Continuamente estamos asumiendo nuevos proyectos.

I- ¿Nos puedes recomendar un libro y una canción?

J.A.- Voy a recomendar un libro de Luis G. Martín que se titula “El amor del revés”. Es una novela autobiográfica que remueve conciencias y que a muchos nos ha contado cosas sobre nosotros mismos. Es un libro muy íntimo, con un punto desgarrador y he tenido el privilegio de asistir a su historia en primera persona, me ha marcado mucho.
Como canción voy a recomendar “Gran Hermano”, incluida en el álbum “La Caja Negra” de Carmen Boza.

______
Mas información:

www.art-breakfast.com

www.factoriarte.com

Créditos de las imágenes: Elena González Torres

Share.

Leave A Reply