La casquería, póngame cuarto y mitad en concepto de vida

0

Visitamos “La casquería” en el Mercado de San Fernando, una librería conformada como cooperativa de trabajo que forma parte de la red Mercado Social de Madrid y comparte los principios de economía social y solidaria.

La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

Llama la atención lo distinto que se ve el mercado un jueves a las 12 de la mañana, frente a algún domingo que he ido a tapear con los amigos.

¿San Fernando de Lavapiés es el ejemplo de cambio del modelo de mercado?

La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

“La materia es el papel, el cartón, la tinta, incluso puede que algo de cuero… Es masa y se mide en kilogramos”. *

Susana, una de las socias, ladea la cabeza y frunce un poco el ceño. Dice que con “claroscuros” y que “algo recae sobre nuestros hombros”.

La casquería” fue pionera en introducir una mercancía diferente en un mercado tradicional que parecía condenado a evolucionar o morir. Han pasado cuatro años desde entonces y parece que la restauración lidera el cambio, dejando una atractiva estampa “hipster” de swing y cerveza los fines de semana y una actividad poco alentadora durante la semana. El perfil del público de bares del fin de semana, no se corresponde con el perfil que sustenta durante la semana lo que queda de mercado.

“La casquería” en concepto, horarios y estética, es un puesto más del mercado, totalmente integrada, ofrece una alternativa de mercancía que pretende atraer otro tipo de público y contribuir a ese enfoque diferente que parecía necesitar el concepto de mercado para sobrevivir en estos tiempos.

La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

“Para escribirlo ha hecho falta nacer, crecer, soñar, pensar; también siglos de tradiciones locales y globales, corrientes de pensamiento, milenios de historia de la humanidad…”

No sucede lo mismo con los puestos de restauración, que abren “cuando el mercado cierra”. Arquitectónicamente los típicos mercados y galerías de Madrid funcionan si todos los puestos están abiertos, porque eso proporciona amplitud al espacio y sensaciones de buena experiencia. Si los puestos cierran a distintas horas y, además tienen cierre metálico de suelo a techo, como sucede en San Fernando, de repente, el espacio abierto, en el que percibes fácilmente toda la actividad y variedad de productos, texturas y colores que caracterizan la buena experiencia de mercado, se convierte en un laberinto estrecho, agobiante, donde no encuentras lo que buscas y terminas con una sensación de presenciar un eterno estado decadente, porque no se entiende que la mitad del mercado esté sin actividad.

Susana nos comenta, con cierta tristeza, que cuando ellas llegaron parecía que podía surgir en San Fernando otra forma de entender el consumo, alternativa a las grandes superficies (ecológico, de proximidad, en grupo, artesanal…) sin renunciar a la esencia del mercado; sin embargo, no terminó de cuajar.

La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

Esto hace pensar que los mercados de barrio, en su concepto original, y con ellos, el acceso a otras alternativas reales de formas de consumo, debieran ser alentados o al menos protegidos y más cuando estos mercados son públicos.

La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

Los gobiernos anteriores dejaron morir los mercados de abastos y los más apetecibles, especulativamente hablando, para reconvertirlos en club gourmets selectos para turistas y foráneos del barrio. Y aunque el cambio de San Fernando se ha producido de otra forma y en otro contexto, el resultado no está tan lejos; parece más una diferencia estética (tanto en público, como en los locales) que de concepto.

La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

“Nosotras comerciamos con lo primero (materia: papel, tinta, tela y cuero), porque lo segundo (historia, conocimiento, cultura, creatividad y pensamiento) no tiene precio, es de todos y de nadie, es libre.”

Parece que nadie vislumbra alternativa: restauración de fin de semana o extinguirse. Pero el modelo parece condenarse a sí mismo. Todos los puestos no pueden – por razones de aforo y sostenibilidad de las instalaciones- durante toda la semana, ser bares. Y los puestos que resisten, cada vez se encuentran más acorralados, con un público envejecido y/o que no se siente atraído por un mercado con un concepto poco competitivo y que está medio desmantelado.
La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

Al gobierno corresponde apostar por recuperar de forma directa y franca los mercados, dando espacio a grupos de consumo, facilitando la distribución directa de cooperativas agrícolas y ganaderas y apoyando a todo aquel emprendedor que empuje en esta dirección. El mercado puede reinventarse y dar cobijo a diferentes mercancías que, por su origen, variedad y calidad, en una gran superficie no encuentras: panes, harinas, frutas, carnes, pescados, embutidos, quesos, especias, legumbres, tés, encurtidos, cereales y arroces, y también libros, por qué no, junto a bombillas, juguetes, ropa… Además, no lo negamos, el bar. Eso sí, uno por mercado.

Se puede facilitar la fórmula mixta, (típica en otras partes de Europa), donde la quesería, por ejemplo, no deja de ser quesería, con una actividad sostenida durante toda la semana, por poner una tapita de queso con un vino al medio día y los fines de semana.

El mercado y su posible desaparición tiene mucho que ver con el modelo de vida-ciudad que queremos y hacia dónde nos dirigimos. Dejamos para otro la reflexión sobre por qué ha funcionado tan bien la restauración los fines de semana en el mercado San Fernando y la relación directa con la carencia de espacios para el ocio familiar.

La Casqueria Librería, Mercado de San Fernando, Enero 2017

“Recuperar el valor de las cosas que el capitalismo descarta, porque no puede parar de producir: las viejas películas y los viejos libros, por ejemplo.”

 

 

_____________________

Más información: lacasqueria.com

Fotografías: Elena González Torres

*Los textos de los pies de foto están extraídos de la web de lacasqueria.com

Share.

Leave A Reply