La elocuencia muda en la obra de Candida Höfer

1

En ARCO 2015 pudimos ver algunas de las majestuosas obras de Candida Höfer en el stand de la galería madrileña Helga de Alvear. Se trata de una fotógrafa alemana perteneciente a la Escuela de Düsseldorf, que estaba conformada por un grupo de artistas que estudió en los años 70 en la Academia de Bellas Artes de la ciudad con Bernd y Hilla Becher, considerados los padres de la fotografía contemporánea. Las obras de estos artistas se caracterizan por un estilo sobrio, documental y rígido, mostrando escenas urbanas o interiores y, en caso de aparecer, la figura humana es reducida a la mínima expresión. Se presentan siempre en un formato tan grande, que da la sensación de que te adentras en ellas al contemplarlas. Al mismo tiempo tienen mucha nitidez y detalle, dando a las obras una calidad muy reconocible.

Galleria Degli Antichi Sabbioneta I, 2010

Galleria Degli Antichi Sabbioneta I, 2010

Catedral de Santiago de Compostela II, 2010

Catedral de Santiago de Compostela II, 2010

Höfer, al contrario que sus profesores, comenzó a tomar las fotografías en color; decisión que le vino dada a finales de los 70, cuando dejó de utilizarse sólo para publicidad y moda, cobrando dignidad artística. Su obra tiene una gran calidad técnica y retrata interiores arquitectónicos de edificios públicos o semipúblicos, especialmente de aquellos dedicados al arte y al conocimiento, como bibliotecas, museos, teatros o palacios, aunque también bancos, oficinas o archivos. La fotógrafa los registra de manera objetiva y aséptica, no hay textos para guiar al público hacia una lectura determinada, sino que muestra planos generales y únicamente inserta la información básica con el nombre del museo y el año. No inclina al lector de sus imágenes hacia ninguna opinión, sino que su trabajo es un documento fidedigno e imparcial y con el gran formato desea provocar en el espectador una experiencia tridimensional.

Villa Massimo Roma I, 2012

Villa Massimo Roma I, 2012

Palazzo-Ducale-Mantova-III,-2011

Palazzo Ducale Mantova III, 2011

Palazzo-Canossa-Mantova-III,-2011

Palazzo Canossa Mantova III, 2011

Prescinde de la presencia humana, aprovecha la centralidad y la simetría y no utiliza otra iluminación que no sea la ambiental, ya sea natural o artificial. Sus fotografías van más allá de la simple documentación de lo arquitectónico, centrándose en la organización y la estética formal de los interiores de los edificios, ya que para Höfer estos espacios sólo existen como tales gracias a la iluminación que ofrece el propio ambiente. Con su obra reflexiona sobre las diferencias y similitudes de la tipología que tienen los distintos interiores que fotografía, que siempre tienen la función de exhibir alguna cosa, ya sean libros, piezas artísticas, archivos o la propia arquitectura. De este modo, por ejemplo, se dio cuenta de que las mayores diferencias se dan en países distintos, más que en distintos tipos de edificios, porque la luz puede variar mucho según la zona geográfica en la que nos encontremos y es precisamente ésta la que, para la fotógrafa, crea los espacios.


Créditos de las fotos: Candida Höfer / artsy.net

Share.

1 comentario

  1. Acostumbro cada noche buscar articulos para pasar un buen rato leyendo y de esta forma me he tropezado vuestra web. La verdad me ha gustado la web y pienso volver para seguir pasando buenos momentos.
    Saludos

Leave A Reply