Librería Atticus Finch (Madrid)

4

Encontré la librería Atticus Finch (C/ La Palma 78, Madrid) por casualidad hace unos cuantos meses y desde entonces, no hay visita a la capital en la que no pase por allí. Y es que Atticus Finch es un espacio acogedor gestionado por una librera, Eva Boj, que conoce muy bien los libros que vende, hace recomendaciones estupendas y organiza muchos eventos como exposiciones, un club de lectura, otro de punto, talleres de ilustración, cuentacuentos…

Hace poco la visité para que que me hiciese alguna nueva recomendación y de paso, pedirle que ella misma nos presentase personalmente su librería, las actividades que organiza y cómo ve el panorama editorial en la actualidad.

Librería Atticus Finch

El inicio del proyecto
“Atticus Finch nace por la necesidad – me cuenta. Es un proyecto muy bonito. Todos los que somos libreros proyectamos tener algún día una librería propia, pero como somos conscientes de que el mundo libresco está tan mal y que no se gana dinero con ello, cuesta mucho dar el salto. Digo que nació por necesidad porque yo en realidad estaba muy cómoda cuando trabajaba por cuenta ajena; cuando cerró la librería donde estaba tuve que aventurarme, preguntarme qué es lo quería hacer, cuál era mi trayectoria profesional, mis inquietudes, a qué me quería dedicar… Sabía que no iba a encontrar trabajo, por eso decidí crear Atticus Finch.”

El fondo de la librería
“Por mi formación profesional en una librería de fondo, sabía que quería seguir trabajando ese estilo de librería. Cuando vi que el espacio y el dinero no me daban para tener todo tipo de libros, tuve que acotar y lo que más me gusta, aquellos en los que estoy especializada, son los clásicos modernos/contemporáneos a partir de Dickens, aunque luego puedo traer lo que sea bajo pedido.”

Las editoriales independientes
“Ahora gracias a las pequeñas editoriales se ha activado la recuperación de los clásicos, que era una parte del mercado que estaba bastante parada porque todo el mundo intentaba dar el pelotazo buscando un bestseller. Estamos viviendo un momento editorial fantástico, otra cosa es que no vendamos. Se está dando el fenómeno editorial/librería independiente, que va a tener una repercusión en el mundo del libro que se analizará dentro de unos años. Por las circunstancias que sean, están surgiendo una serie de librerías y de editoriales que somos un apoyo muy importante los unos para los otros, porque es un tipo de libro que nos diferencia.”

Librerías independientes VS grandes cadenas
“Tengo que romper una lanza en favor de todos los libreros en general, en el sentido de que igual que no todos los libreros que trabajan en las pequeñas son lectores, en las grandes superficies no todos son simples reponedores. Si es cierto que la política de la empresa en sí es distinta. Las grandes cadenas necesitan tener unos grandes resultados de cuentas para mantener su sistema y por eso necesitan bestsellers para poder subsistir y se van a los grandes sellos, que son los que les rentan más. Nosotros somos la otra cara del mundo del libro, lo que nos interesa es vender un libro pero que ese cliente vuelva, fidelizarle, no queremos pan para hoy y hambre para mañana. Y eso se consigue dando al cliente lo que quiera en cada momento, que un día es un libro de bolsillo, un libro de bolsillo. Que otro es un libro que te deja más dinero, pues fantástico. Que hay días que va a venir pero no va a consumir, bueno, pero te deja el regusto de la relación personal.”

Librería Atticus Finch

Las actividades de Atticus Finch
“Tenemos un club de lectura que nos gusta mucho porque es un pelín distinto. Las lecturas están cerradas durante todo el año, tú te apuntas sabiendo los libros que vas a leer y hay un hilo argumental. Este año el tema elegido es la gran depresión, la América profunda, y estamos recuperando los grandes clásicos: Steinbeck, Fante…Siempre tratando grandes autores pero buscando obras no tan reconocibles, que nos ayuden a explicar porqué ese autor es importante, porqué lo hemos elegido… La otra característica especial que tiene es que lo modera un editor, que es traductor también y viene de la edición independiente, un entusiasta del mundo del libro. Contar con él es una gozada.

Por otra parte, tenemos cuentacuentos infantil los primeros sábados de mes, a partir de las 12:00. También talleres de ilustración, ya han pasado por aquí Sara Morante y Elena Odriozola, ojalá tengamos uno de Alejandra Acosta. Además, tenemos un club de punto en el que nos lo pasamos de muerte. Esta sociedad ha perdido mucho las costumbres antiguas que nos hacían tan auténticos, tener unas relaciones personales maravillosas y eso está volviendo con la crisis. Una cosa lleva la otra y cuando no tienes mucho dinero, intentas buscarte la vida y los recursos. Una bufanda la puedes encontrar por 4 euros pero saber que te la han hecho, que te han dedicado el tiempo, todo eso se está valorando mucho y esta ayudando a que volvamos a hacer actividades que las dos últimas generaciones habíamos perdido. Son dos horas que pasamos sentadas hablando de lo que nos apetece. Es una terapia fantástica y creas vínculos personales con tus clientes, que acaban siendo amigos. Y como toda actividad que tenga que ver con el deleite visual pasa por el estómago también, me paso el día poniendo piscolabis.”

Las exposiciones
“Cuando supe que haría mi propio proyecto, sabía que algún espacio, aunque fuese pequeñito, estaría dedicado al arte. Eso era una apuesta personal porque me gusta y a lo mejor es una locura, pero quería darle un peso específico. Me interesa mucho y creo que el momento editorial lo merece.”

Colaboraciones
“Otra cosa muy importante para Atticus Finch son las sinergias, sacar la esencia de la librería a otros ámbitos. Me encanta la interactuación; se puede desde maridar un libro con un vino y sacar físicamente una caja de vino y libro que se venda tanto en Atticus como en la propia bodega, hasta hacer recomendaciones literarias en el menú diario de un restaurante que tenga la misma esencia que Atticus Finch. Antes, la colaboración de la recomendación literaria en el menú era con el restaurante García, pero ha cerrado para mudarse a un local más grande. Ahora la tengo con el restaurante Lope, en calle Pez; su dueña tiene muchas inquietudes y cree en un proyecto artístico a través de la comida. Atticus es muy afín a ese tipo de restaurante o a la vinoteca que tenemos al lado, vinos muy específicos, delicatessen. Creo que este tipo de colaboraciones son importantísimas.”

<a href="http://www.ahmagazine.es/wp-content/uploads/2014/05/atticusfinch4.jpg"><img src="http://www.ahmagazine.es/wp-content/uploads/2014/05/atticusfinch4.jpg" alt="Librería Atticus Finch" width="741" height="494" class="aligncenter size-full wp-image-2551" /></a>

Recomendaciones literarias
“De Libros del Asteroide recomiendo cualquiera de los tres libros de Angel Wagenstein, “El pentateuco de Isaac”, “Adiós Shanghai” o “Lejos de Toledo”, para mi fueron un descubrimiento. Es un tipo de autor que deja mucho sello personal y los libros tienen una evolución, aunque sean personajes y países diferentes. Me gustan mucho, son de una calidad literaria y humana excepcional. También me gustaría recomendar un clásico, porque en eso se fundamenta Atticus Finch, “Las uvas de la ira” de John Steinbeck, porque además el momento que estamos viviendo lo pide.
Un libro que es una rareza, porque ha pasado bastante desapercibido, pero me ha gustado mucho, es el libro escrito por Sjón que publica Nórdica Libros, “El zorro ártico”. Me gustó mucho porque era la primera vez que leía un libro desde la perspectiva de un animal, no con las características de un hombre sino con el pensamiento de un zorro. Es un libro de la Colección de Letras Nórdicas, es pequeño, corto, escueto pero con una gran calidad literaria, un descubrimiento. Ese tipo de literatura es tan fría y directa como podemos imaginar que es el país.
De la editorial Gallo Nero recomendaría el libro de Don Carpenter “La promoción del 49” o cualquiera de los dos que tienen publicados de Larry McMurtry, “La última película” y “Hud, el salvaje”, que reflejan muy bien la América profunda desde los años 30 hasta los 50, con esos personajes tan solitarios, devastados y esa juventud tan poco esperanzadora.

En cuanto a libros ilustrados infantiles hay editoriales que me chiflan como Los cuatro azules. Dentro del catálogo de esta editorial mi libro favorito es “Selma” de Jutta Bauer, impresionante cómo una historia con unos trazos tan sencillos puede contar qué es la felicidad. También me encanta “Pequeño azul, pequeño amarillo” publicado por Kalandraka, porque con la sencillez de dos puntos se puede escribir una historia increíble.”

Y por último, el llamamiento
“Quiero hacer un llamamiento a ver si hay algún editor independiente que nos lea: ¡Por favor, comprad los derechos de Matar a un ruiseñor!”


Librería Atticus Finch
C/ La Palma 78, Madrid
Facebook de la librería
Twitter

Créditos de las imágenes: Elena del Rivero, fotógrafa de ¡Ah! Magazine.

Share.