Los pasillos de Catherine Yass

0

La fotógrafa y cineasta Catherine Yass nació en Londres en 1963. Es difícil encontrar información sobre su infancia o su entorno familiar pero enseguida se puede averiguar que estudió en la Slade School of Fine Art, en Hochschule der Künste en Berlin, y en Goldsmiths College.

Ilfotrans transparency, lightbox
68 x 86 x 16.5 cms

Catherine explicaba en una entrevista que comenzó investigando sobre objetos y esculturas pero a Yass le pareció que era un campo demasiado cercano a lo académico, así que pronto la fotografía le llamó la atención y, de hecho, terminó construyendo objetos alrededor de las fotografías, dando lugar a sus famosas cajas de luz que aportan, en palabras de la artista, “la relación entre el objeto y el espacio”.

Yang Pu East 2006. Catherine Yass. «Yang Pu East», 2006. Ilfotrans trasparente para caja de luz 102 x 130 x 16 cm

Catherine experimentó con la fotografía buscando unos resultados concretos: “Mi aprendizaje de la técnica estaba directamente relacionado con lo que quería conseguir”, afirmaba la artista; es decir que la fotógrafa buscó deliberadamente la técnica que le proporcionaba la estética que quería conseguir, no fue una cuestión de azar.

Colores brillantes, límites difusos, juegos ópticos en los que se combina el positivo y el negativo y la caja de luz para montar las fotografías caracterizan su producción.

Catherine Yass. «Grave: Robertus Blair», 1997.

Pero Yass también realiza films artísticos y, de hecho, en 2002, fue nominada al Premio Turner por su obra Descent, donde mostraba desde otro punto de vista las obras de un edificio en el complejo de Canary Wharf, en Londres. La suavidad con la que trata al edificio, el lento recorrido –además de arriba abajo, alterando el recorrido visual habitual- y la atención al detalle atrapan al espectador, deseoso de que ocurra algo; sin embargo, ese “algo” ya está ocurriendo: una nueva forma de mirar un edificio, de atender a su estructura, a su significado. Yass quiere plantear cuestiones con su forma de mostrar espacios, arquitecturas y estructuras. Podéis ver Descent aquí: https://vimeo.com/87270594

Catherine Yass. Fotograma de «Descent», 2002

Ocurre igual con Lighthouse (2011), un corto en el que la artista se acerca a un faro plantado en mar abierto. Catherine quedó entusiasmada con la robustez de la estructura y, a la vez, con su fragilidad. En Lighthouse la artista quiso retratar el faro desde tres puntos de vista, desde el aire, desde una barca al pie del faro y bajo el mar, desde donde podíamos conocer la parte oculta de la construcción.Podéis ver Lighthouse aquí: https://vimeo.com/57144476

Catherine Yass. Fotograma de «Lighthouse», 2011

Otra conocida obra de Catherine es Aeolian Piano (2017), en la que rendía homenaje al complejo de oficinas de la cadena de televisión británica BBC, que aparecía como fondo de la acción. En este film, Yass suspende por los aires un piano de cola, mostrándolo desde puntos de vista que no son los habituales y manteniendo una tensión constante al no saber si el piano caerá desde gran altura. Podéis ver un fragmento de Aeolian Piano aquí: https://vimeo.com/472537078

Catherine Yass. «Aeolin Piano», 2017

En cuanto a su fotografía, encontramos puntos en común con su producción cinematográfica. Yass se interesa también por lugares públicos, transitados o no, que inmortaliza quizá desde puntos de vista más habituales que los de sus vídeos. No obstante, es en la postproducción de las fotografías donde Catherine subvierte nuestra forma de mirar provocando desenfoques, alterando colores, creando atmósferas y perspectivas alteradas.

Catherine Yass. «Corridors», 1994

Pero hoy me gustaría centrarme en un trabajo de Catherine Yass en concreto. La serie se titula Corridors (pasillos) y la artista la realizó en 1994, cuando su trabajo comenzaba a despuntar, por lo que muchas de las claves de este proyecto, se han desarrollado también en trabajos posteriores de la artista.

A principios de los 90 Catherine trabajaba en sus fotografías el retrato, en concreto en la forma de relacionarse las personas con su entorno, algo que después predominó en su producción, dejando de lado la presencia humana como protagonista. Yass recibió un encargo por parte de la Public Art Development Trust, una organización benéfica londinense que promueve el arte, para realizar una serie fotográfica sobre el Hospital Springfield, una institución psiquiátrica construida en el siglo XIX en el suroeste de Londres.

Catherine Yass. «Corridors», 1994

Yass encontró un archivo fotográfico perteneciente a la propia institución, ya que a finales del siglo XIX un médico del centro, el doctor Diamond, realizó una investigación fotográfica sobre la salud mental. El doctor Diamond retrató a los enfermos del hospital, ya que pensaba que las diferentes enfermedades mentales se podían manifestar físicamente. Una idea basada, seguramente, en la arcaica fisiognomía y que actualmente es rechazada por la ciencia.

Catherine Yass. «Corridors», 1994

Yass quedó impactada con el archivo del doctor Diamond que, además, había etiquetado bajo cada retrato la “discapacidad” del paciente. La artista quiso realizar un archivo similar al del doctor Diamond, y retrató a pacientes, pero también a trabajadores del hospital, sin distinguir quién era quién.

Catherine Yass. «Corridors», 1994

Los retratos los realizó en los pasillos de la institución y, cuando parecía que el encargo estaba finalizado, Yass se dio cuenta de que los pasillos del edificio albergaban un gran potencial en ese juego que ella había planteado para desorientar quién era quién en el hospital y decidió apostar por el “qué es qué”. Así Yass comenzó a fotografiar los pasillos, esas estancias anodinas pero prácticas, impersonales pero conectoras, lugares vacíos que podrían pertenecer casi a cualquier edificio público: un hospital sí, pero también una facultad, oficinas…

Catherine Yass. «Corridors», 1994

Corridors es una serie de ocho transparencias fotográficas en cajas de luz. Los colores brillantes, subrayados por las cajas de luz, hacen atractivas estancias que normalmente pasan desapercibidas. El enfoque está en un primer plano de la imagen y está enmarcado por un gran difuminado a su alrededor. Las líneas se confunden, los colores apabullan y la imagen se torna casi abstracta. ¿Qué es lo que estamos viendo? ¿Cómo se mira? ¿Cómo lo miramos habitualmente?

Catherine Yass. «Corridors», 1994

La superposición del negativo y el positivo, de dos fotografías realizadas con segundos de diferencia proporciona un dinamismo extraño al fotografiar espacios arquitectónicos. “La imagen negativa hace que las áreas brillantes sean azules, por lo que las áreas brillantes o transparentes quedan bloqueadas por el azul. La imagen final se produce superponiendo las imágenes positivas y negativas azules e imprimiendo a partir de ellas. Pienso en el espacio entre imágenes positivas y negativas como una brecha”, explicaba la artista.

Catherine Yass. «Corridors», 1994

Caherine Yass habla sobre nuestra manera de habitar el mundo, de relacionarnos con los espacios, con nosotros mismos y de nuestra percepción, a menudo mermada por un lenguaje visual viciado y hecho a medida. Yass también habla de lo que no miramos, lo que no entendemos y obviamos, de fragilidad y autocuestionarse.

En un momento en el que todo parece repetirse en bucle, en el que volvemos a ver los mismos espacios, las mismas estancias, incluso sin posibilidad de salir o renovar el paisaje a contemplar, Catherine Yass nos recuerda que siempre existe otra forma de observar lo que ya conocemos.

____________________

Más información:

Catherine Yass en la web de Tate

Share.

Leave A Reply