Miguel Francisco: «No quiero llegar al momento en el que tenga que hacer los dibujos que consiguen más likes»

0

Miguel Francisco es un dibujante de cómic, ilustrador, diseñador de personajes, storyboarder, director de arte… de Barcelona que vive desde hace unos años en Helsinki, Finlandia. Con una trayectoria que comenzó en el mundo analógico, Miguel ha ido pasando por diferentes disciplinas, maneras de trabajar y proyectos. Miguel nos ha contado sus experiencias y Elena del Rivero le fotografió en su estudio de Helsinki.

IRENE- ¿Cómo empezaste a dibujar y cómo llegaste al ámbito del cómic?
MIGUEL- Empecé como casi todos, de pequeño, dibujando a todas horas intentando imitar los tebeos que leía por aquel entonces.
Comencé muy joven, tenía quince años y me presenté a un concurso que organizaba la editorial Bruguera: El Mortadelo de Oro. No gané, pero un día me llamaron de la editorial para decirme que querían hablar conmigo y ver la posibilidad de comenzar a colaborar con ellos. Me quedé tan impresionado con la llamada que hasta el día en el que tuvimos la reunión en la editorial, estaba convencido de que todo era una broma que me había hecho alguien o que algún psicópata quería secuestrarme y encerrarme en algún sótano para el resto de mi vida. Cuando me recibió Armando Matías Guiu no me lo podía creer. Aquello fue en el 84, cuando la editorial ya estaba en su última época.
Y ahí empezó todo. Nadie me secuestró, pero a partir de aquel momento me autosecuestré para estar sentado delante de un tablero de dibujo la mayor parte de mi vida. Y no me arrepiento.

I- ¿Cómo fue la transición de dibujar a mano al incorporar programas digitales a tu obra?
M- Comencé a trabajar en digital a partir del 92 o 94, al principio, y durante bastantes años, sólo para dar color o hacer trabajos de diseño. Estuve mucho tiempo combinando el dibujo tradicional y el digital hasta el 2010, cuando me compré una Cintiq y comencé a dibujar directamente en digital. Ahora estoy en el proceso inverso de volver poco a poco a métodos más tradicionales.

I- ¿Dirías que Espacios en blanco es tu obra más personal? ¿Nos contarías cómo surgió el proyecto?
M- Sí, es un proyecto muy personal que se estuvo cociendo a fuego lento durante muchos años. No sabía muy bien qué hacer con todas las historias de la guerra y la postguerra que mi padre me contaba desde que era pequeño y poco a poco llegué a la conclusión de que quería contarlo todo en un cómic.
Hice unas cuantas páginas de prueba y una sinopsis de la historia y, sin pensarlo mucho, las envié a varias editoriales francesas. Al día siguiente me contestaron de Delcourt y me ofrecieron un contrato de edición. No fue un libro fácil para mí, primero por el tema. No es fácil hablar de las experiencias de miembros de tu familia, sobre todo sabiendo que van a provocar reacciones, no siempre positivas y, segundo, por el miedo escénico de volver a hacer un cómic después de más de veinte años apartado del medio. Pero ha sido una experiencia fantástica para mí, por el peso que me quité de mis espaldas al contar todo aquello y por las reacciones de los lectores, primero en Francia y luego cuando se publicó en España de la mano de Astiberri.

I- Actualmente trabajas en animación, videojuegos y cómic. ¿Disfrutas de los tres campos por igual o tienes una mayor predilección por alguno de ellos? ¿Cómo afrontas cada tipo de encargo? ¿Hay algún otro medio que te gustaría explorar?
M- Son campos muy diferentes y los tres son fantásticos para mí. El cómic es quizás el más personal, sólo necesitas sentarte delante de la hoja en blanco y convertirte en el guionista, director, colorista… es un medio apasionante porque, a diferencia de la animación o los videojuegos, estás solo y el producto final eres tú, no eres parte de la cadena de producción y eres, para bien o para mal, el único responsable del resultado final.
Cada tipo de encargo en animación, videojuegos o publicidad es diferente. Hay algunos muy técnicos en los que tienes que ajustarte a muchos libros de estilo y otros increíblemente creativos en los que estás al principio del proceso, creando personajes, haciendo storyboards o creando campañas de publicidad.

I- Has trabajado en Bruguera y Ediciones B, ¿cómo recuerdas esa experiencia laboral?
M- Sí, como dije antes comencé en Bruguera a los quince años y continué en Ediciones B cuando Grupo Z compró las cabeceras de Bruguera cuando finalmente cerró.
Al principio fue una experiencia increíble, era como un sueño el estar publicando en las revistas que leía desde que era un enano y compartir páginas con grandes autores pero, poco a poco, fui cansándome de hacer siempre lo mismo. Tenía la sensación de estar copiándome a mí mismo y de no aprender nada y, poco a poco, a partir del 90, comencé a hacer un poco de publicidad además de cómics y en el 94 abandoné por completo los tebeos para estar a tiempo completo haciendo creatividad, storyboards e ilustración para algunas agencias de publicidad.

I- En tu opinión, ¿qué diferencias existen entre trabajar en España y trabajar en Finlandia?
M- Bueno, sobre eso hay bastante mitología, no creo que haya grandes diferencias en el modo de trabajar. Se trabaja bien o mal y tanto en España como en Finlandia hay empresas que son un desastre y otras que funcionan perfectamente. La gran diferencia es la estabilidad laboral, la flexibilidad de horarios y una jerarquía un poco más horizontal, al menos en las empresas en las que he trabajado aquí.


I- ¿Qué papel juegan las redes sociales en tu trabajo? ¿Consideras que son positivas a la hora de difundir tu obra?
M- Las redes hoy en día son necesarias si quieres dar visibilidad a tu labor, pero pueden convertirse en un trabajo a tiempo completo para darle de comer al dichoso algoritmo y conseguir más seguidores, más likes y más comentarios. Uso sobre todo Instagram y no hago nada especial para redes, solo voy colgando cosas que ya tengo hechas, partes de los cómics que publico y bocetos, poco más. No quiero llegar al momento en el que tenga que hacer los dibujos que consiguen más likes porque es lo que la gente quiere ver. Me parece absurdo y tampoco tengo tiempo. Y, sobre todo, no subo nada de mi vida privada.

I- ¿Podrías adelantarnos algo de tus próximos trabajos?
M- Ahora estoy trabajando para varias empresas a través de la miniempresa que he montado y hago principalmente diseño de personajes, dirección de arte y storyboards para videojuegos y animación. Además estoy preparando un art book que ya está casi listo para imprenta y dos cómics en los que estoy trabajando todavía a nivel de guión y bocetos.
¡Y no cuento de qué van porque indefectiblemente se gafan!

I- Por último, ¿nos recomiendas un libro, una canción y un artista a quien seguir?
M- Rabos de lagartija de Juan Marsé, Jubilee Street de Nick Cave y Goya, siempre Goya aunque no tenga redes sociales.

_______________________

Más información:
mustakissa.art

Fotografías: Elena del Rivero

Share.

Comments are closed.

http://www.ahmagazine.es/best-selling-vacuum-cleaner-2021/