Entrevista a Neus Caamaño, ilustradora

0

 

Neus Caamaño es una ilustradora de mucho talento y la autora de nuestra felicitación de año nuevo. Comenzamos este 2018 entrevistándola para conocer un poco más su trabajo y su proceso creativo.

 

TINA – ¿Cómo y cuándo comienza a interesarte la ilustración?
NEUS –
Fue cuando me faltaba poco para terminar Bellas Artes, en Barcelona. Tenía claro que no quería seguir el camino de ese arte en mayúsculas, de museos y galerías, que te enseñan en la facultad. Entonces me hablaron de l’Escola de la Dona, una escuela de artes y oficios en la que hay muy buenos cursos de ilustración. Me atraía la idea, sin saber mucho porqué, así que me metí para ver qué tal. Fue casi instantánea la sensación de estar donde quería estar.

T – ¿Cuál fue tu formación, qué te ha ayudado a desarrollarte profesionalmente como ilustradora?
N –
Como he dicho antes, estudié Bellas Artes y luego pasé dos años en l’Escola de la Dona. Tanto los profesores como los compañeros que encontré allí me enseñaron muchas cosas. Pero dejando de lado esta parte formativa más reglada, creo que mi madre es la persona que, sin pretenderlo, me ha influido más en esto que podríamos llamar “creatividad”. Con ella descubrí el grabado y la estampación, desde pequeña, mucho antes de tener que pensar qué me gustaría hacer profesionalmente. Sus cuadros y su manera de trabajar es algo que se ha quedado conmigo y que me gusta potenciar desde que me di cuenta.

Pero me parece que el desarrollo profesional es algo que nunca hay que entender como una etapa que empieza y acaba, así que cuando veo un curso o taller que me interesa, intento apuntarme. No sólo porque los profesores me gusten, también para estar en contacto con otra gente que se dedica a lo mismo o tiene intereses parecidos.

 

 

neus-caamaño_b-n

 

foto-escritorio-2_neus-caamaño

Arriba: Neus y su espacio de trabajo

 

ah_feliz-2018_neus-caamaño

Felicitación para ¡Ah! Magazine

 

T- ¿Cuál fue tu primer proyecto a nivel profesional?
N –
Creo recordar que fue en 2009. Era una ilustración para la portada de un programa de mano de la obra Història de Babar, que formaba parte de un ciclo de conciertos familiares programados por el Auditori de Granollers.

 

T – Has publicado tres libros hasta el momento, (M)ama, con Rosacarmen, Lo que hay detrás, publicado por Tres Tristes Tigres, y más recientemente Tao, con Fragmenta Editorial. ¿Podrías hablarnos de esos proyectos, y cómo los desarrollaste?
N –
El de (M)ama fue muy bonito. Primero porque me hizo mucha ilusión la propuesta de Ane e Inés, las dos grandes ilustradoras de Rosacarmen, y después porque la temática es tan universal y tan íntima a la vez que da mucho de sí. Mi aportación fue un homenaje a esa típica frase de “mi mamá es la mejor” (¡en mi caso muy acertada!) y es como un catálogo de mamás animales y del vínculo que tienen con sus hijos. Me lo pasé muy bien investigando animales que tuvieran características únicas relacionadas con la maternidad.

 

Ilustraciones del libro (M)ama

Ilustraciones del libro (M)ama

 

 

Lo que hay detrás ha sido (y es) un proyecto al que le tengo especial cariño porque, aparte de ser mi primer álbum ilustrado, aprendí mucho durante el proceso. El texto y las ilustraciones se fueron creando más o menos al mismo tiempo y la influencia de una cosa sobre la otra fue una constante. Trabajar así con Juan Frau, el autor del texto, creo que aportó mucho al libro, y los Tres Tigres Tristes también supieron aconsejarnos muy bien hasta poder decir “ya está acabado”.

Y con el Tao he continuado aprendiendo, claro. Sabía muy poco de la filosofía taoísta cuando me llegó el encargo de Fragmenta, así que me puse a estudiar. Es realmente como una enseñanza, algo a lo que recurrir cuando el ajetreo y los agobios del día a día hacen que te olvides de lo esencial, de lo que realmente importa. Ese concepto de fluidez que menciona constantemente el Tao me acompañó todo el tiempo y cada vez que me saturaba sólo tenía que recordar lo que estaba ilustrando para volver a encontrar un camino. Ayudó mucho, además, que Inês, la editora, también tuviera esta actitud, animándome siempre que me veía un poco perdida.

 

lo-que-hay-detras_i

Portada e ilustración de Lo que hay detrás

Portada e ilustración de Lo que hay detrás

 

Portada de Tao

Portada de Tao

 

Detalle de ilustración de Tao

Detalle de ilustración de Tao

 

T – También has realizado ilustraciones para prensa, ¿cómo han sido esas experiencias, donde los tiempos de trabajo son mucho más cortos?
N –
En mi caso y hasta ahora, los trabajos que he hecho para prensa me han llegado con fechas de entrega razonables, así que no los he vivido con esa presión tan característica de este tipo de encargo.

De todos modos, tengo que decir que a veces me sorprende la capacidad que uno desarrolla para trabajar bajo la presión de entregas de tiempos cortos. Si eres capaz de tomártelo como una especie de norma de un juego (o tu momento personal/profesional te lo permite), pueden salir cosas muy interesantes, sobretodo en el sentido de ir a lo más esencial, centrándote en encontrar una buena idea que puedas plasmar con cierta rapidez.

 

T – Tienes muchos proyectos personales, como Lola Lole Lolo y Jazz and Blues Thoughts. ¿Cuáles han sido especialmente importantes para ti y cómo los realizaste?
N – 
Jazz and Blues Thoughts es el título que le puse a una serie de 3 láminas que hice en risografía con Último Mono y que es el resultado y la mezcla de otros proyectos personales que han ido girando alrededor de una fascinación por el jazz y el blues tradicionales. No sólo por la música, también por la historia social y cultural que les rodea. Es algo que de momento no tiene pinta que vaya a dejar de hacer, la verdad. Jazz and Blues Thoughts puede cambiar de título algún día, o no, quizás sólo ampliarse, pero se ha convertido en un tema recurrente para mí, sobre todo porque cuanto más investigas más ganchos encuentras ¡Y aquí sigo!

 

jazz-and-blues-1

jazz-and-blues-2

 

Lola Lole Lolo no es del todo un proyecto personal. Lo es en cuanto al acercamiento al tema, pero formó parte de una exposición colectiva que organizaron Garabattagge (la asociación de ilustradores de Sevilla) y el Insituto de la Cultura y las Artes de Sevilla con motivo de la celebración del día del orgullo LGTBI. Así que la temática venía dada, claro. Pero en fin, no había restricciones en cuanto a la representación y me ofrecí a participar porque me parece que la reflexión y la visualización es necesaria. Es un tema muy complejo. Es extremadamente fácil caer en tópicos y en prejuicios sin darte ni cuenta, precisamente porque el hecho de representar gráficamente la idea de género ha sido y sigue siendo una de la herramientas que nos encasilla en ciertos roles.

Lo de los proyectos personales es algo que va a seguir siempre que las ganas o la necesidad de plasmar ideas e imágenes continúen existiendo. Todos son importantes porque están ligados a un momento concreto. Lo complejo es que el tiempo y el esfuerzo que requiere el trabajar para ganar dinero (lo que todos necesitamos, vamos) hace que a veces sea difícil dar continuidad, salida o visibilidad a los proyectos que nadie te ha pedido. Pero bueno, también es importante proteger esa esfera de dibujar e inventar sólo para pasarlo bien, para desahogarse o simplemente porque sí, sin pensar en qué utilidad van a tener los dibujos.

 

Lola-Lole-Lolo-1

 

T – ¿Colaboras con alguna galería o web para vender tus ilustraciones?¿Las has expuesto en alguna galería?
N –
Hace meses que quiero hacerme una tienda online. Lo tengo pendiente en esa lista eterna de tareas… He participado algunas veces en mercados de artesanía y también he tenido láminas y otras cosas a la venta en tiendas, librerías o galerías, como Mad is Mad (Madrid) o Un gato en Bicicleta, Rayuela y la antigua Extra-Vagante (Sevilla).

 

T – ¿Qué técnicas sueles utilizar?
N –
Suelo hacer una mezcla entre analógico y digital. Escaneo mucho. Dibujos, texturas y fondos que hago a mano con estampación, lápices de colores, ceras, gouache, etc. También escaneo papeles, revistas, periódicos. Y luego retoco y compongo en digital, como si fuera un collage.

 

radio-teatro-i

 

vidaextra-1

 

 

T – ¿Cómo es tu proceso creativo desde que recibes un briefing?
N –
Imagino que como el de muchos otros ilustradores: después de tener claro qué quiere el cliente, aclarar dudas y concretar bien el encargo, toca encontrar la idea, informarse, investigar, hacer una buena búsqueda alrededor del concepto con el que se trabaja. Es una parte muy gratificante si se dispone de tiempo. Y una vez tengo una pista de la idea que quiero desarrollar creo que lo ideal es poder dejarla descansar un poco, para volver a visitarla con ojos más o menos frescos, siempre intentado no cerrarse a nuevas ideas que puedan surgir durante el proceso. Normalmente, cuando me pongo a trabajar en la imagen, aparecen cuestiones que quizás uno no puede ver hasta el proceso de realización, y a la vez que se descubren estos problemas van apareciendo nuevas soluciones que redondean la idea original.

 

T – También has realizado cerámicas ilustradas, ¿te planteas seguir haciendo proyectos de ese tipo?¿Cómo son esas colaboraciones?
N –
Las cerámicas ilustradas fue un proyecto muy bonito, con Ana Salas, una ceramista que hace piezas muy delicadas y especiales. Siempre es un aprendizaje hacer colaboraciones y ojalá salgan más, sea con otros ilustradores o con gente que trabaja en otros ámbitos de la creación.

 

20000-leguas_1

 

T – ¿En qué proyectos trabajas actualmente?
N –
Actualmente estoy con dos libros de los que no puedo contar mucho aún, pero lo que sí que puedo decir es que los dos están siendo retos importantes porque el público al que van dirigidos es nuevo para mí. Uno es para adultos, y más que un álbum es un libro de divulgación, aunque desde un punto de vista personal. El otro es un libro dirigido principalmente a bebés, de 0 a 2 años, un mundo que estoy descubriendo ahora y que me está encantando.

 

T – ¿Cuál sería tu proyecto soñado, ese encargo que te gustaría recibir algún día?
N –
 Pues ahora mismo mi proyecto soñado no es un encargo. Quizás no respondo del todo bien a la pregunta, pero hace tiempo que ando dando vueltas a la idea de montar talleres para niños. No tanto de ilustración (que también podría caber), ni de arte en el sentido de enseñar técnicas o herramientas. Me gustaría que fueran algo más global, quizás más relacionado con la expresividad a través del lenguaje gráfico y, sobre todo, que estuviera basado en el juego y en la experimentación, olvidando un poco (¡o mucho!) el concepto de obra acabada.

 

el-topo-ii-1

 

T – ¿Qué tipo de cosas influencian tu trabajo?
N –
 Creo que todo puede influir, y que depende de la época o el estado en el que uno se encuentra. Desde lo que ves por la ventana del sitio en el que trabajas hasta lo que sueñas por las noches. Las lecturas, la música, las películas, el paisaje, las conversaciones con los amigos, las conversaciones que escuchas por la calle, de gente desconocida, de la que te puedes inventar mil historias. Pero una cosa en la que intento fijarme concienzudamente es en los niños, tanto a nivel físico (cómo se mueven, cómo son, cómo se visten) como a otro nivel más interno, de carácter o comportamiento: maneras de hablar o de interpretar el mundo, juegos, intereses, lo que dibujan, etc. Es increíble ver lo que define a la infancia de una manera homogénea y contrastarlo con las peculiaridades de cada niño.

 

 

el-topo-iii-1-2

 

 

T – Y para acabar, ¿nos recomiendas un libro y una canción?
N –
¡Es difícil! Pero si tengo que escoger puedo decir que una de mis canciones favoritas y que creo que nunca me cansaré de mencionar es West End Blues (la interpretación de Louis Armstrong & His Hot Five).
Y un libro… Solitud, de Víctor Català (pseudónimo de Caterina Albert). Lo leí por primera vez hace un par o tres de años y desde entonces vuelvo a él constantemente.


Más información
neuscaamaño.com
instagram.com/neusilustracion
facebook.com/neuscaamanhoilustracion

 

 

Share.

Leave A Reply