Gente negra en escenarios normales. La pintura de Noah Davis

0

“Si tuviera algún tipo de statement sería simplemente mostrar a gente negra en escenarios normales, donde las drogas y las armas no tienen nada que ver con eso. Rara vez se ve a la gente negra representada independientemente de los problemas de derechos civiles o los problemas sociales que ocurren en los Estados Unidos. Busco pasar de esa etapa, no podemos seguir atando nuestra cultura a un movimiento que sucedió hace dos generaciones”, declaraba el pintor estadounidense Noah Davis en una entrevista, hace unos años.

Noah Davis

Noah nació en Seattle, en 1983 y desde pronto comenzó a pintar. Su hermano, Kahlil Joseph, cineasta, declaró que con tan solo 17 años su hermano Noah ya tenía su propio estudio. Davis inició sus estudios en la Cooper Union School of Art, en Nueva York, sin embargo, los dejó antes de graduarse y se mudó a Los Ángeles, donde rápidamente consiguió exponer su obra en varias galerías y darse a conocer en los circuitos del arte angelinos.

Pero Noah no se conformaba con exponer su obra y quería inmiscuirse en el tejido cultural de la ciudad. Pronto observó que algunas clases sociales no se acercaban al arte y que tampoco los museos entraban en barrios con mayoría de población migrante o racializada. Así que, junto a su mujer, la también artista Karon Davis, fundaron en 2012 el Underground Museum, un museo de arte contemporáneo en un vecindario tradicionalmente afroamericano y latino, de clase trabajadora. Los Davis querían mostrar “arte con calidad de museo” en este barrio, alejado de elitismos y snobs. El problema vino cuando ningún museo quería prestarles obra para realizar exposiciones.

Vista de la exposición «Imitación de la Riqueza» en el Underground Museum, 2013

La primera exposición del Underground Museum corrió a cargo de Noah Davis, quien se encargó de recrear grandes obras de arte para que su público pudiera al menos, conocerlas. Duchamp o Jeff Koons, formaron parte de Imitación de la Riqueza, un título inspirado por la película Imitación de la vida, en la que el protagonista finge ser blanco para escapar de la discriminación racial y social contra los afroamericanos en los años 50 en EE.UU.

Vista de la exposición «William Kentridge: viaje a la luna» en el Underground Museum, 2015-2016

A partir de esa primera exhibición, el Underground Museum comenzó a ganar peso e importancia. Fue fundamental el apoyo del Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles y su comisaria, Helen Molesworth, que prestó una instalación audiovisual de William Kentridge que ayudó a dar a conocer el proyecto de los Davis de manera definitiva.

Noah se denominaba como pintor, no le gustaba presentarse como artista. Su pintura es acogedora, sin embargo, escapa a una rutina o un esquema continuado. Cada cuadro es diferente: diferentes escenarios, diferentes personajes y a veces incluso estilos diferentes. Escenas en las que no ocurre nada; pero esa nada está cargada de un halo político y social. Esa sutilidad de Davis caracteriza su producción.

Por otra parte, en sus obras podemos encontrar influencias de Degas, Rothko o Hopper, además de por esas escenas congeladas en el tiempo, por la manera de construir los espacios, las figuras y el color.

En agosto de 2015, pocos meses después de cumplir 32 años, Noah Davis falleció, víctima de un cáncer. Dejó más de 15 proyectos preparados para el Underground Museum, ahora gestionado por Karon Davis, Kahlil Joseph y Helen Molesworth y dirigido por Megan Steinman, pero, sobre todo, dejó su producción que, junto al proyecto del Underground Museum, hablará a las generaciones del futuro de esas comunidades afroamericanas y latinas y de sus vidas cotidianas.

____________________________

Share.

Leave A Reply