Peter Mendelsund, el diseñador editorial que era pianista

0

La historia de Peter Mendelsund me gusta de manera particular no sólo por el gran trabajo de este diseñador editorial y director de arte estadounidense, que se ha convertido en probablemente uno de los más reconocidos de su país, sino también porque es una historia sobre cómo siempre es posible empezar de cero.

Tras tocar el piano durante treinta años, y dándose cuenta de que la música no era rentable económicamente, y de que estaba cayendo en una depresión porque nunca sería el virtuoso pianista que había pensado ser, Peter Mendelsund decidió cambiar de carrera profesional. Un día, cuando ya tenía más o menos decidido que tenía que dar ese paso, se sentó con su mujer en el suelo del salón para intentar averiguar a qué podría dedicarse. No consideraba tener ningún otro talento: la música había sido su vida hasta aquel día.

adam

berger

 

Cuando su mujer le preguntó qué cosas le gustaban, él pensó en los libros. Escritor no quería ser, tampoco se veía como ilustrador ni en la parte más administrativa del trabajo. Entonces ella sugirió diseño. Y él, que sólo había diseñado la invitación de su boda y algunas carátulas de sus CDs, pensó que podría ser una buena opción. No sabía nada sobre los programas que había que utilizar, ni sobre tipografías. Pero tenía la sensación de que podía reconocer de manera natural qué era un buen diseño (y qué no lo era).

yu

yu-hua

Y así, en aquel salón, empezó todo. En menos de un año se preparó de manera autodidacta, para adquirir unos conocimientos mínimos que le permitiesen encontrar un primer trabajo. La casualidad hizo que su madre jugase al Scrabble con un amigo de un amigo de la pareja de Chip Kidd, el famoso (eso Peter era algo que no sabía) diseñador gráfico. Chip, sin demasiadas ganas, hace una excepción para conocerle brevemente, con el pensamiento de no dedicarle más de media hora a ese pianista sin experiencia en el diseño al que no conocía de nada. Pero para su sorpresa, en aquel primer portfolio de alguien sin estudios en el campo y que se había enseñado lo básico a si mismo en apenas unos meses, descubrió mucho potencial y talento.
Una semana más tarde, le ofrecían un puesto como junior en su compañía, la editorial Knopf, galardonada en muchas ocasiones y que destaca por la alta calidad de sus diseños.

marcus
leskov

En 2014, y tras 11 años trabajando como diseñador editorial, Peter Mendelsund publicó Cover, un libro que recopila algunos de sus mejores trabajos, también bocetos y diseños descartados; y que está lleno de anécdotas y comentarios de  sus colaboradores o los escritores para los que ha realizado portadas. Una joyita sobre este pianista convertido, para nuestro disfrute, en diseñador.

datf
hop

zhivago

the-woman

rs_larsson
Crédito imágenes: Peter Mendelsund

Share.

Leave A Reply