Purita Campos, referente del cómic español

0

Hace unos meses fallecía Purita Campos, dibujante, ilustradora y artista española, conocida por los cómics Esther y su mundo, que revolucionaron el mundo del tebeo español a mediados de los años 70.

Purita Campos

Campos fue una incansable dibujante, aunque su primera opción nunca fue dedicarse al mundo del cómic. Estudió en la Lonja de Barcelona y cursó Bellas Artes. También estudió en el Instituto del Teatro; Purita quería ser actriz, pero aquella vida en la trasnoche no gustó a sus padres y le prohibieron seguir ese camino. Se interesó, entonces, por el mundo de la moda. Su madre era modista y con ella aprendió el oficio. Purita comenzó a dibujar sus propios diseños y le apasionaba, además, era muy creativa. De manera casual, el dibujante Vázquez supo de ella y de sus figurines y la recomendó en la Editorial Bruguera. Purita, sin casi darse cuenta, comenzó a trabajar allí. Corrían los años 50 y sus primeros trabajos fueron en revistas femeninas como Dalia, Sissi, Blanca o Celia.

Campos nunca dejó de interesarse por la moda y llegó a abrir una tienda donde vendió sus propios diseños a varios personajes del mundo del arte y la farándula. Campos apostaba por diseños originales y telas que no encareciesen los modelos, para poder vender a precios asequibles. Planeaba abrir una gran cadena de tiendas con sus creaciones para todos los públicos, pero el mundo del cómic se cruzó de manera definitiva en su camino.

Su gran oportunidad vino cuando una agencia, llamada Creaciones Editoriales, contactó con ella a través de Bruguera para realizar los dibujos de un cómic británico: Patty’s world: “Pensé que a lo mejor así iba a tener trabajo fijo para por lo menos un año o así, y me duró la cosa veinte”, afirmaba divertida Purita.

Patty’s world se publicó en España bajo el nombre de Esther y su mundo y se convirtió en un referente generacional para miles de mujeres –y de hombres-. No solo por los dibujos de Campos, atractivos, dinámicos y frescos, sino por las tramas que Esther y su mundo escondía, guiones ingleses en la España del tardofranquismo, temas aparentemente inocentes pero que deslizaban cuestiones políticas y sociales que nunca antes se habían abordado en un cómic dirigido a mujeres. Purita Campos se convirtió en el altavoz de toda una generación que se crió leyendo estas historietas que traían la modernidad londinense. Además, Campos se interesó por la moda inglesa –no olvidemos que el cómic se publicaba en Reino Unido y estaba ambientado allí- para ser lo más fiel posible a la realidad británica: “[…]Por eso gustaba tanto en Inglaterra, porque el dibujo captaba muy bien sus modas. Antes de empezar fuimos allí, hicimos fotos de todo. Mi marido se trajo un montón de regalos para el niño: coches de bombero, taxis, cabinas telefónicas, que luego utilizaba yo para hacer los dibujos. Estaba todo muy bien ambientado. En Inglaterra nunca se dieron cuenta que el dibujo lo hacía una española”, explicaba en una entrevista la dibujante.

Aún cuando Bruguera quebró, Campos continuó trabajando con la agencia Creaciones Editoriales un año más. Después, Purita montó una academia de dibujo y pintura en Barcelona. Trabajó para otras editoriales, dibujando las historias de Gina y Jana y desarrolló una trayectoria como pintora.

Purita Campos nunca dejó de trabajar. Cuando la editorial Glénat le propuso reeditar Esther y su mundo, comenzó una ardua tarea que nadie se podía imaginar: “En la época de Bruguera no había fotocopias, todo eran originales y tras utilizarlos los destruían para que no los llevases a otra editorial. Si yo quiero un dibujo mío tengo que pagarlo. Un coleccionista se las compró a la editorial inglesa y tras 20 años trabajando ni siquiera me han devuelto las páginas; es muy surrealista”, confesaba la dibujante. Purita se dedicó a restaurar las viñetas de las historietas publicadas y en 2006 se reeditaron los cómics.

Tras este revival, Carlos Portela y Purita Campos comenzaron a colaborar para publicar unas nuevas historias de Esther y su mundo, el cómic volvía actualizado y en formato novela pero con la misma esencia de los dibujos de Purita.

Tenaz, profesional y constante hasta el último momento, Purita Campos falleció el 19 de noviembre de 2019, siendo reconocida por su labor con una Medalla al Mérito de las Bellas Artes 2009 y el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona 2013 pero, sobre todo, siendo recordada para siempre gracias a sus dibujos e ilustraciones.

_________________

Share.

Leave A Reply