Recordando a Saul Bass

0

Hoy dedicamos un artículo a uno de los grandes en el ámbito del diseño, cuyo trabajo sigue siendo una fuente de inspiración para tantos profesionales: Saul Bass.

Cartel para la película The Man with the Golden Arm (1955)

Cartel para la película The Man with the Golden Arm (1955)

Hijo de inmigrantes judios provenientes de Europa del este, nació en 1920 en Nueva York y desde niño destacó por su pasión (y talento) como dibujante. Cuando terminó sus estudios en el instituto, tuvo que ponerse a trabajar porque no podía permitirse ir a la universidad; era la época de la Gran Depresión y necesitaba colaborar con los ingresos familiares. Una de las cosas que hacía era pintar escaparates y carteles para puestos de fruta de la zona. Sólo tenía 17 años cuando un miembro de la Liga de Estudiantes de Arte de Manhattan vió su trabajo en una de esas tiendas y decidió ofrecerle una beca para asistir a una escuela de arte.

Tras varios años formándose en la escuela y habiendo tenido todo tipo de trabajos al mismo tiempo, decidió buscar un empleo como diseñador. En un momento en el que el paro rondaba el 50% entre los jóvenes de Nueva York, Saul preparó su portafolio y decidió enseñarlo en todas las agencias de publicidad que encontrase.

Cartel para Vértigo (1958)

Cartel para Vértigo (1958)

 

Cartel para Anatomy of a Murder (1959)

Cartel para Anatomy of a Murder (1959)

 

“Utilicé un método muy obsesivo, que luego descubrí característico de mí. Dividí el mapa de Manhattan en secciones y usé los teléfonos y las direcciones comerciales para localizar las diferentes agencias. Empecé en la calle 42, porque en esa zona había muchos estudios y empresas de arte. Llegué a pasar un día o dos en cada uno de aquellos edificios. Seguí ese método desde East River hasta el Hudson. Subí a la calle 43, crucé la ciudad hacia el este, calle 44, calle 45… Después de tres meses, llegué a la calle 47. Entre la Quinta y la Sexta Avenida tuve suerte. Enseñé mi trabajo en un pequeño estudio llevado por dos hermanos y continué mi camino. Un día o dos después recibí una llamada.” Lo gracioso es que quien atendió la llamada fue la madre de Saul, que aún no entendía bien el inglés y sólo captó que se trataba de algo relacionado con un trabajo para él. Así fue cuando Saúl sacó provecho de sus dotes de organización, cogió su lista con los teléfonos y direcciones de todos los estudios que había visitado y los llamó, uno por uno, hasta encontrar el que ahora sabemos que fue el afortunado.

Cartel para The Two of us (1967)

Cartel para The Two of us (1967)

Cartel para The Fixer (1968)

Cartel para The Fixer (1968)

Fue el primer paso de una larga carrera en la que Saul Bass cambiaría de compañía en varias ocasiones, pero siempre causando admiración por su enorme talento, especialmente en el lettering y la tipografía, así como por su creatividad y ganas de innovar. Rápidamente se fue enfocando en trabajos relacionados con la industria cinematográfica (entre otros, fue empleado por Warner Bros) y ganando responsabilidad, pasando de ser un diseñador gráfico a director de arte en unos años. Y continuó asistiendo a cursos para aumentar su formación en historia del arte, diseño y tipografía. De hecho, el artista húngaro Gyorgy Kepes, que sería uno de sus profesores, fue el responsable de que Saul conociese mejor las vanguardias, algo que tendría una gran influencia en su trabajo.

En 1952, ya reconocido por su obra, decidió crear su propio estudio. Cuatro años después y ya inmerso en varios proyectos muy importantes, contrató a Elaine Makatura como asistente. Fue el comienzo de un estrecho trabajo en equipo y una relación que duraría 40 años y que daría lugar a muchos proyectos (y a dos hijos).

 

Cartel para Gran Prix (1966)

Cartel para Gran Prix (1966)

La decisión de montar su propia empresa fue seguramente la más importante de su carrera, en la década siguiente Saul aceptó una gran variedad de trabajos, desde publicidad para cine a diseño de productos, arquitectura, títulos de crédito, anuncios de televisión, consultoría artística… Él declaraba “la única manera en la que trabajo como diseñador es en la que conscientemente rehúyo la especialización. Ésa resulta ser mi manera de trabajar, se adapta a mis necesidades y aptitudes muy bien. Quizás para otros es algo malo”.

A pesar de ello, ha pasado a la historia especialmente por su trabajo en la industria del cine elaborando carteles o títulos de crédito y colaborando con directores como Billy Wilder, Otto Preminger, Alfred Hitchcock, Stanley Kubrick o Martin Scorsese, por nombrar sólo algunos.

Cartel para Such good friends (1971)

Cartel para Such good friends (1971)

Cartel para The shining (1980)

Cartel para The shining (1980)

Jennifer Bass, una de sus hijas, sería la encargada de recoger y seleccionar un buen número de sus trabajos acompañados de una detallada biografía en el libro Saul Bass. A life in Film & Design. Una joya publicada tras la muerte del diseñador (1996) y que no dejo de recomendar a todos aquellos que queráis conocer mejor los trabajos que realizó. Para acabar este pequeño homenaje, algunos ejemplos de títulos de crédito e intros de películas diseñados, en muchos casos, junto con Elaine.

 

Share.

Leave A Reply