Entrevista a Sandra de la Prada, ilustradora

2

Descubrí el trabajo de Sandra de la Prada cuando publicó su primer libro, Tía Clara, con la editorial Pintar Pintar. Su editora Ester Sánchez me había comentado lo mucho que le gustaba el uso del color y el estilo de esta ilustradora afincada en Barcelona y, cuando vi el libro, sólo pude darle la razón. Desde aquel momento sigo los proyectos que realiza y la evolución de su estilo, así que es un placer enorme haber charlado con ella y que en ¡Ah! publiquemos su primera entrevista extensa.

esperando_verano_01

esperando_verano_02

Esperando el verano; serie de ilustraciones personales.

TINA – Suelo comenzar todas mis entrevistas, especialmente a diseñadores e ilustradores, preguntando por vuestra formación, si habéis estudiado una especialización o sois autodidactas.
SANDRA – Estudié Bellas Artes en Barcelona, combinando asignaturas de dibujo con la especialidad de imagen. No sé ahora, pero en aquella época no se impartía nada relacionado con la ilustración. Aunque es verdad que por aquel entonces yo no tenía claro cual iba a ser mi profesión. Lo de ser ilustradora era un sueño que tenía desde hacía tiempo pero lo vivía así, como un sueño un poco irrealizable, en plan “qué bonito sería…”. Además, durante la carrera me interesaban muchas otras cosas, como la fotografía y el cine y andaba un poco dispersa. Un tiempo después me picó el gusanillo de hacer un intensivo de ilustración en la Massana con Gabriela Rubio, y luego por circunstancias de la vida, pasaría más de un año hasta que no me planteé otra vez formarme debidamente. Fue cuando me apunté a la Escola de la Dona, donde estuve dos años.

T – A partir de la Escola de la Dona decides dar el paso y empezar a mover tus dibujos. ¿Qué te encontraste en ese curso que te animase a dar el paso?
S – Pues supongo que un conjunto de cosas, los profesores, los compañeros, fue un poco como una inmersión en el mundo de la ilustración que no había vivido hasta entonces. Lo mejor de esta escuela es que van muchos profesores invitados y de calidad y de cada uno se aprenden cosas distintas. Durante esos dos años, nos dieron clases, aparte de Ignasi Blanch, que coordina los cursos, Javier Andrada, Mariona Cabassa y Riki Blanco. Y allí fue donde poco a poco empecé a encontrar cosas en mi estilo que me gustaban.

Ilustración del libro Tía Clara

Ilustración del libro Tía Clara

T – Y luego llega tu primer libro ilustrado, Tía Clara con la editorial Pintar Pintar.
S – Poco después de salir de la Escola de la Dona empecé a mandar mi book a algunas editoriales y Pintar Pintar enseguida me contactaron para ofrecerme éste; más adelante ilustré dos libros más con ellos. Para mí Tía Clara fue muy especial porque fue el primero, un paso hacia ese sueño que tenía de dedicarme profesionalmente a la ilustración. Me gustó su ambientación. La historia se desarrolla en Cuba y el proceso de documentación; buscar cómo son los edificios, los ambientes, la gente, crear una paleta de colores que lo refleje, etc, es algo con lo que disfruto mucho.

T – Esos dos siguientes libros de los que hablas son El libro del bosque y Suca y el Oso, los títulos de la autora Maria Josefa Canellada que se desarrollan en Asturias. Una de las cosas que más destacan es el uso del color y cómo sabes captar el ambiente y el paisaje de la zona (y esto lo digo como asturiana).
S – ¡Me alegra mucho que lo pienses! Como te decía, una de las cosas que me satisfacen es eso, buscar una atmósfera y una paleta de color acorde al lugar. Mi madre es gallega y lógicamente he estado varias veces en Galicia pero también en Asturias o el País Vasco, el norte me tira mucho. Cuando me ofrecieron esos libros fue como un regalo, poder representar ese paisaje un poco melancólico, con sus verdes, sus grises.. A nivel narrativo, una de las cosas que más llamó mi atención de la historia en el caso de Suca y el Oso, es que siendo una fábula para niños no escatima en detalles escabrosos como los huesos crujiendo de los pajaritos que se comía Suca. Vamos, como se hacían antes las fábulas, que no dulcificaban tanto todo. De hecho no sabría decirte para qué edad van dirigidos esos libros y no lo digo como algo negativo.

 

Ilustración de El libro del bosque

Ilustraciones de El libro del bosque

Ilustraciones de El libro del bosque

 

T – A nivel técnica, ¿con cuáles te sientes más cómoda para trabajar?
S – En la Escola de la Dona probé un poco de todo y de hecho en la actualidad sigo probando cosas, pero digamos que descubrí que me siento especialmente cómoda con los acrílicos y esos tres libros están hechos con esa técnica. Ahora tiendo a mezclar acrílico con otros materiales como ceras y lápices de color, pero en general puede decirse que tiendo a ilustraciones más bien pictóricas.

T – Después de estos álbumes ilustrados pasaste a ilustrar dos títulos publicados por Planeta completamente diferentes, no sólo en cuanto a registro, también en estilo: Padre, el último mono y Practicar sexo es fácil.
S – No fue algo buscado; un amigo que trabajaba como guionista para el Terrat me avisó de que la empresa buscaba ilustradores para unos libros de humor. Me interesaba mucho seguir trabajando como ilustradora y aunque el tema era diferente a lo que había hecho hasta el momento, no hago distinciones porque me lo paso bien dibujando y decidí probar. Utilicé técnicas digitales porque se trataba de un libro de instrucciones y el estilo debía ser muy concreto e “impersonal”, pero ya sólo con leer los textos y leer las situaciones me lo pasé genial. El primer título funcionó muy bien, así que contaron conmigo de nuevo para ilustrar Practicar sexo es fácil.

Portada de Padre, el último mono

Portada de Padre, el último mono

T – ¿Cómo fue trabajar para el Terrat? Tuvo que ser una experiencia muy diferente tras tus colaboraciones con Pintar Pintar.
S – Claro, ellos tenían claro cual era el gag, me marcaban qué debía aparecer en cada ilustración y, como decía, buscaban un estilo muy concreto; con Pintar Pintar era casi libertad absoluta, vieron mi trabajo, les gustó mi estilo y confiaron plenamente en mí.

T – Y tu último libro por ahora es La cocinera del rey.
S – Ese libro salió adelante porque me presenté a un concurso que convocó OQO, el de Hansel y Gretel, que ganó Iratxe López de Munáin. Yo quedé tercera y supongo que les gustó mi propuesta, porque unos meses después me contactaron para ilustrar este libro. La cocinera del rey es un libro muy fresco, con mucho humor y ha provocado cambios en mi manera de hacer. Mis ilustraciones también han ganado en frescura y desenfado. He empezado a buscar otra manera de ilustrar, con colores más vivos, mezclando acrílico con lápices de color y ceras…

foto_portada_cocinera

foto_pajaros

Ilustraciones de La cocinera del rey

Ilustraciones de La cocinera del rey

 

T – Además de proyectos editoriales diseñas carteles para teatro.
S – Estuve trabajando mucho tiempo en una compañía de teatro como técnica, pero también como diseñadora. Cuando comencé con ellos, estaba formándome en diseño gráfico así que empecé a hacerles los carteles. Y más adelante, otras compañías me han ido pidiendo trabajos. Es un tipo de encargo que me gusta mucho, muy diferente. Utilizo ilustración digital por las características de los encargos; se suele tener poco tiempo y la información que ha de aparecer suele cambiar de un día para otro, así que hay que probar mil composiciones y ser flexible.

T – ¿En qué proyectos estás trabajando ahora?
S – Acabo de hacer un libro de texto con Barcanova y ahora trabajo en uno para SM. El primero saldrá para el curso que viene. Es la primera vez que hago libro de texto, y aunque parece que es un tipo de trabajo que está un poco denostado (supongo que por las circunstancias en que se trabaja, y no negaré que ha sido duro) yo me lo pasé muy bien en el proceso y he aprendido muchísimo. Hice unas 180 ilustraciones en muy poco tiempo, todas digitales. ¡En ese caso no hubo dudas sobre técnica!.

El libro de SM que estoy ilustrando es El turbante rojo, un libro ambientado en la India y que sale en octubre con el nuevo diseño de colección de Barco de Vapor. Es el libro póstumo de Montserrat del Amo, una grande de la literatura infantil y estoy entusiasmada con el proyecto.

El-turbante-rojo

El-turbante-rojo3

portada_turbanterojo

Bocetos e ilustración final para El turbante rojo

 

T – ¿Qué o quiénes inspiran tus ilustraciones?
S – Cuando estoy en medio de un proyecto, de un proceso creativo, inconscientemente me inspiran muchas cosas. Sin darte cuenta vas por la calle y te llaman atención cosas, personas, carteles, o ves una peli y la ves con otros ojos, por ejemplo. Luego está que de manera consciente sí que me gusta hojear libros de ilustraciones o pasarme una tarde buceando en internet. Puedo pasarme largos ratos mirando carteles hindúes, o de viejas pelis de ciencia ficción, y aunque luego no se refleje necesariamente en lo que estoy haciendo de alguna manera me inspira.

T – ¿Hay algún libro en concreto que te gustaría ilustrar en un futuro?
S –Quizás ilustrar un proyecto propio. Yo no me veo capaz de escribir, pero sí que me gustaría  encontrar a alguien con quien crear una historia y trabajar mano a mano. Tiene que ser una experiencia diferente a encontrarme con un relato ya hecho y maquetado. En ese sentido me da mucha envidia Marta Altés, por ejemplo, que ella sola se lo guisa y se lo come y le sale estupendamente.

dibujo_10

foto_dibujo_01

Ilustraciones de Suca y el oso

 

T – Y como siempre, para no faltar a las tradiciones de ¡Ah!…¿Me recomiendas un libro y una canción?
S – Como libro me quedo con Las aventuras de Huckleberry Finn de Mark Twain porque me gusta su espíritu. Como canción, Streets of your town de The Go-betweens.

Ilustración por encargo

Ilustración por encargo

—-

Más información
Página web de Sandra de la Prada

Share.