Entrevista a Sergio Sancho, director de Urvanity Art

1

No hace tanto, una nueva feria surgía en el abigarrado panorama de la semana de las ferias de arte contemporáneo en Madrid. Urvanity despuntó por su frescura y logró hacerse un respetable hueco en la semana del arte. Este año celebra su cuarta edición (del 27 de febrero al 1 de marzo de 2020 en el COAM, Madrid) y mantiene ese lema que creó curiosidad y rechazo a partes iguales: «Urvanity, la feria del nuevo arte contemporáneo”; volcada en el posgraffiti, surreal pop, muralismo o arte digital, Urvanity da cabida a  aquellos creadores que no se enmarcan en las corrientes tradicionales del arte contemporáneo.

Este año la feria reúne a 30 galerías, la mitad de ellas internacionales, que traen nombres como Banksy, Sergio Mora. Queen Andrea, Laurence Vallières, Sowat, Zest o Nuria Mora, entre otros. Además, Urvanity sucede también en el ámbito urbano, gracias a propuestas como la de 10 segundos, 20 artistas, comisariada por Finding Art, o los programas de instalaciones urbanas y muros que incluso sobreviven a la propia feria.

Hablamos con el director y fundador de la feria, Sergio Sancho, sobre la trayectoria de la misma, el impacto de Urvanity sobre el panorama artístico, los artistas y las galerías con los que trabajan o el significativo aumento del coleccionismo de este tipo de arte, entre otras cuestiones.

Sergio Sancho, director de Urvanity

IRENE- ¿Cómo nace urvanity? ¿Cuáles son sus objetivos?

SERGIO- Urvanity nace de la pasión de un coleccionista. Después de mucho tiempo como coleccionista, adquiriendo obras pertenecientes a una determinada corriente artística con la que sentía más afinidad, me di cuenta de que me resultaba difícil encontrar este tipo de piezas en España. Dándole vueltas, y también visitando ferias internacionales, pensé: “¿Y si todo esto que me gusta a mí, le gusta a más gente?, igual podría montar una feria de arte”. Al principio me decían que estaba loco, porque el paso más normal hubiera sido montar una galería, pero no una feria. Cuando empezó a haber interés por esta corriente artística vi claro que era el momento de dar visibilidad a un montón de artistas que no la tenían en otras ferias y que, a pesar de tener un talento espectacular, no estaban teniendo la representación que se merecían. Así que, no sin dificultades [risas], me lancé a montar la primera edición de Urvanity.

I- ¿Qué referentes tuviste en cuenta a la hora de poner en marcha Urvanity?

S- Creo que las ferias tienen momentos muy buenos y otros en los que se desdibujan un poco… En aquel momento me gustaba mucho Scope; a día de hoy, por ejemplo, Untitled me resulta muy inspiradora; NADA es otra feria que me ha gustado bastante…
Urban Art Fair, en París, nació justo cuando yo estaba dándole vueltas a montar Urvanity, y quise visitar esta feria que era muy similar a lo que yo quería hacer. La experiencia fue reveladora, si bien es cierto que es una feria que cuenta con un 80% de galerías francesas, por lo que está más orientada al mercado francés, y nosotros siempre hemos abogado por tener mucha representación internacional, también porque en España hace cuatro años había muy pocas galerías que representasen a este tipo de artistas.
En general, no existen muchas ferias que estén especializadas en el movimiento urbano, somos una rara avis. Pero igualmente me interesan ferias que traten otros movimientos y, por supuesto, gigantes como Frieze o Art Basel.

Jerkface. «BWR». Cortesía de PADRE Gallery

I- ¿Qué panorama se encontró Urvanity en Madrid? ¿Había público esperando una feria como esta?

S- Sí, el primer año tuvimos una acogida increíble. Todo el mundo salía diciendo: “Esto es supernovedoso, ¡qué sorpresa!” y, por eso, continuamos con la segunda edición, porque la apuesta por esa primera edición fue tan grande que no hubo retorno económico.
Es cierto que, a pesar de la gran acogida, antes de inaugurar la feria, mucha gente se mostraba escéptica porque no veían cabida para otra feria más, pero luego gustó mucho. Había un solo show de Banksy que llamó mucho la atención a nivel mediático, por lo que muchos visitantes venían a verlo, de paso descubrían la feria y se maravillaban, nos decían: “¡Qué fresco es todo esto!”.

I- ¿Qué valoración puedes hacer de la trayectoria de la feria, entrando ya en la cuarta edición?

S- Estoy muy contento porque creo que tiene muy buena acogida. Las galerías conocen el proyecto y el público se está fijando en él, esa satisfacción es lo que hace que sigamos luchando, a pesar de no contar con ayudas institucionales a nivel económico. Es cierto que el proyecto se va consolidando edición tras edición y cada vez será más fácil poder realizarlo. Pensamos que hay que hacer un proyecto sólido, coherente y fuerte y así las cosas caerán por su propio peso.

Paul Amundarain. «Nike box». Cortesía de Cerquone Projects

I- «Urvanity, la feria del nuevo arte contemporáneo», ¿qué es esto del nuevo arte contemporáneo?

S- “Nuevo arte contemporáneo”, es verdad que choca y parece que lo que antes era arte contemporáneo ahora ha dejado de serlo [risas]. Reivindicamos que muchos de los artistas que están representados en la feria son creadores que desarrollan un trabajo desde otra rama de la creación, mucho más actual, estos artistas beben mucho de la cultura del cómic y los videojuegos o de la publicidad más creativa, en definitiva, de una nueva cultura popular. Por lo que estos creadores están impregnados de otros estímulos muy distintos a los que venían siendo habituales para otros artistas. Al ser este tipo de arte completamente nuevo, tiene sentido que empiece a llamarse de otra forma.
De todas formas, esto no es algo que nos hayamos inventado nosotros, hay publicaciones que ya hablan del nuevo arte contemporáneo como Juxtapoz o Hi Fructose Magazine, que se considera “the new contemporary art magazine”. Es un concepto que se viene acuñando desde hace unos años y nos pareció interesante porque pensamos que nos representaba.

I-¿Fue también una forma de evitar hablar de “arte urbano”?

S- Es que el arte urbano está en la calle. Los artistas urbanos son contemporáneos y pueden pintar en la calle y realizar obra de estudio y parece que esto es un gran problema. Cuando salen a la calle a pintar hacen arte urbano, pero esto no quita para que trabajen en su estudio y hagan obra para galería, ese tipo de obras son las que nosotros hemos ido a seleccionar.
Por poner un ejemplo, Felipe Pantone, ha tenido una evolución increíble. Viene del más puro graffiti y ahora mismo está trabajando el color abanderado por el estudio Cruz-Diez. Es un artista contemporáneo que ha estado en el circuito del arte urbano y que está ahora entrando en varias colecciones.

Grip Face. «Mask of the millennial generation». Cortesía de Cerquone Projects

I-Cuéntame más sobre el proyecto que van a llevar a cabo Finding Art, 10 segundos, 20 artistas, en las calles de Madrid durante Urvanity.

S- Esta iniciativa pensamos que era perfecta para la feria: mostrar el comisariado de artistas digitales de Finding Art en el espacio público. Llegamos a un acuerdo con JCDecaux para que en las marquesinas digitales de las paradas de los autobuses de Madrid se pasen estas piezas de 10 segundos cada media hora, aproximadamente.
Creemos que el arte digital se podría perfectamente englobar dentro del nuevo arte contemporáneo; se trata de una nueva onda de creadores muy afín a lo que nosotros representamos. Además, llevarlo a cabo en el espacio público es perfecto, porque siempre hemos querido generar contenidos, al margen de la feria, en la ciudad y conectar con la ciudadanía. Al final, si los artistas de Urvanity vienen de trabajar en el espacio público, tiene lógica que parte de la feria tenga lugar fuera, en la calle.

I- También se intervienen otros espacios de la ciudad gracias al programa de Muros e Instalaciones y hay un programa de charlas, Talks. ¿Por qué importante expandir la feria más allá de la sede?

S- Las instalaciones se hicieron por primera vez el año pasado, cuando nos dimos cuenta de que ninguna feria estaba sacando el arte a la calle (y eso que con un presupuesto abultado se podrían hacer maravillas).
El programa de Muros lo venimos haciendo desde la primera edición y es otra manera de realizar intervenciones y permitir que se queden más tiempo en la ciudad de Madrid, para que los habitantes de ésta y quienes vengan de fuera puedan disfrutar de estas obras.
El programa de charlas, Talks, nace por el desconocimiento que existe hacia toda la cultura del arte urbano. Pensamos que teníamos que generar este tipo de charlas que proporcionaran información a la gente sobre qué era y de dónde venía esto.

I-Es una labor casi educativa, ¿no?

S- Totalmente, organizamos estas charlas para que los asistentes a la feria se puedan informar. Creemos que cuanto más conocimiento tenga la gente sobre un tema, más se puede apasionar por él. Este año hemos ido más allá y hemos vertebrado las charlas en tres campos: la sostenibilidad, la documentación y el arte digital, que todavía levanta muchas dudas sobre cómo coleccionarlo o como reproducirlo.

Ana Barriga Yo soy Miami». Cortesía de la galería YustoGiner

I-Este año hay un significativo aumento de galerías nacionales. ¿El mercado del arte urbano/nuevo arte contemporáneo está suscitando interés entre los coleccionistas españoles?

S- Sí, este año hay muchas más galerías españolas y esto me ha gustado mucho. Para nosotros es un buen dato porque significa que las galerías están apostando por estos artistas y han visto que hay un mercado creciente.

I-¿Por qué hay tan buenos artistas urbanos nacionales y tan pocos coleccionistas en España? ¿A qué se debe este desequilibrio?

S- Hasta que Urvanity no llegó a poner en el punto de mira del mercado a estos artistas había muchos coleccionistas algo escépticos sobre este tipo de arte. A los coleccionistas que buscaban inversiones o movimientos seguros les daba un poco de miedo comprar, hasta que se comenzó a descubrir que había un mercado floreciente en torno a estos artistas, que además están exponiendo en el extranjero y vendiendo todo. Es verdad que hemos necesitado cuatro años para que esto se empiece a ver cada vez más consolidado, pero pienso que estamos en el buen camino.

Sergio Mora. «Monsters in paradise».

I-¿Qué no nos podemos perder en esta cuarta edición?

S- A artistas españoles que están en un momento buenísimo: Javi Calleja, Ana Barriga, Rafa Macarrón, Julio Anaya, Imon Boy, Sawe, Samuel Salcedo, Sabek… ; la galería Le feuvre&Roze de París, que viene con una propuesta muy interesante; el proyecto de Young galleries, que apoya a jóvenes galeristas que llevan menos de dos años, con unas condiciones especiales para entrar en la feria, y que traen proyectos interesantes con artistas potentes…

I-Por último, ¿nos recomiendas una canción, un libro y un artista?

S- Me ha gustado mucho Los asquerosos, lo he leído hace poco y me ha hecho reflexionar sobre lo poco que necesita el ser humano para alcanzar la felicidad
Hay una canción que me gusta mucho que es Sunday, bloody Sunday de U2. Es una canción muy dura por lo que representa, pero me gusta porque inspira lucha, fuerza y ánimo para conseguir un mundo mejor.
Un artista que me parece muy interesante lo que está haciendo, y que creo que va a dar que hablar, es Imon Boy, que está este año en la feria. Yo le pondría el ojo [risas].

Julio Anaya. «Francisco de Goya»

____________________________

Más información:

urvanity-art.com

Share.