Singin’ in the Rain (Gene Kelly y Stanley Donen, 1952)

0

Singin’ in the Rain (Cantando bajo la lluvia) es una película que pertenece al género del musical, que tiene un gran variedad de temas, desde comedias, pasando por musicales románticos, a dramas. Un musical se distingue por el peso que tiene la música en la película, que no es música de ambiente, sino que es una música motivada. Es un género predominantemente estadounidense porque en Estados Unidos hay un modelo teatral previo muy asentado con actores que cantaban y bailaban al mismo tiempo y, por ello, toda una serie de éxitos de Broadway se han convertido en películas, como por ejemplo West Side Story (Robert Wise, 1961), donde se pueden ver todos los elementos que vienen del teatro. La primera película sonora fue The Jazz Singer (El cantor de jazz, Alan Crossland, 1927), que nos muestra que el sonoro ya nace para incorporar el musical. Por tanto, existe un vínculo entre el musical y la aparición del sonoro, que es lo que se ve en Cantando bajo la lluvia.

1

Esta película es como un musical entre bastidores, en el que hay un hilo argumental sólido que enlaza las canciones, que forman parte del mismo relato porque, aunque haya un cambio de registro, sigue habiendo una continuidad en la historia. Se construyó el argumento de manera que se motivara el momento de la canción. Normalmente, el catálogo musical se hacía después de tener el guión, pero en esta película fue al revés, los guionistas tuvieron que escribir el guión adaptándolo a unas canciones que el estudio de la Metro-Goldwyn-Mayer quería reciclar y descubrieron que fueron escritas en el momento en que el cine mudo cedía el paso al sonoro, por lo que decidieron hacer una película que tratara sobre ello.

Sólo una de las canciones fue escrita especialmente para la película: “Make ‘em Laugh”, que es una pieza que añadieron para el actor que interpreta a Cosmo Brown (Donald O’Connor), compañero y amigo inseparable del protagonista. La escena en la que suena esta canción, se ha convertido en un mito en el mundo del cine porque O’Connor actúa como si fuese un dibujo animado, con un lucimiento acrobático escandaloso y, de hecho, cuenta la leyenda que después de esta escena tuvo que ser hospitalizado.

2

En la historia que relata Singin’ in the Rain, Don Lockwood es un actor que junto con Lina Lamont forman la gran pareja del cine mudo. Tras uno de los estrenos, Don conoce a Kathy Selden, una joven actriz de teatro aún desconocida. El sonoro ha irrumpido en la industria cinematográfica y el estudio quiere reconvertir la última película de Lockwood y Lamont en un musical, lo que significa un problema porque la actriz tiene una voz horrible que el público despreciará. Pero Kathy tiene una voz maravillosa y se decide que doblará a Lamont para que la película y la actriz no se hundan en la miseria. Cómo se desenvuelve la historia y cómo acabará cada uno de los personajes es algo que se sabrá a medida que se desarrolla el filme.

3

4

Lo que diferencia a esta película de otros musicales basados en la tradición de Broadway es que tiene escenas en que el cine muestra el cine, nos cuenta cómo se hacen las películas. Es una historia del origen del musical que hace un resumen del propio género, mostrando los inicios del cine sonoro y su desarrollo. Enseña la problemática de la transición del cine mudo al sonoro, ya que en el primero la interpretación se caracterizaba por una gran gestualidad y expresiones faciales muy elocuentes que ayudaban a los espectadores a captar el mensaje y entender mejor la película. Con la aparición del sonoro, los actores tuvieron que adaptarse y abandonar la gestualidad exagerada del teatro, ya que el sonido permitía aportar información nueva para el espectador y ya no era necesaria para entender lo que estaba pasando en la película. Además, muchas de las glamurosas estrellas que los espectadores adoraban, cayeron en desgracia debido a que sus voces no gustaron al público, lo que aparece reflejado en el personaje de Lina Lamont.

Share.

Leave A Reply