Entrevista a William Grill, ilustrador

2



Hace algo más de un año entrevistamos al editor Enrique Redel de la editorial Impedimenta, responsable de la publicación en español de El viaje de Shackleton, el primer libro de William Grill (publicado originalmente por Nobrow). Un título que ha sido traducido a 14 idiomas y que le convirtió en el autor más joven galardonado con la Kate Greenaway Medal, uno de los mayores reconocimientos que un ilustrador puede alcanzar en Reino Unido – y también con el premio New York Times al mejor libro ilustrado de 2014.

Recientemente tuve la oportunidad de charlar con él en la British Library de Londres. Estamos encantadas de compartir con vosotros su primera entrevista en español.

william_grill_0084_rgb


TINA – Me gustaría empezar hablando de tus estudios y de cómo acabaste dedicándote a la ilustración.

WILLIAM – Fui a una escuela de arte porque me gustaba dibujar, pero no fue hasta que pasé un año estudiando allí que decidí especializarme en ilustración, porque pareció ser la disciplina que encajaba mejor conmigo. De hecho estuve a punto de decantarme por la escultura, pero siempre acababa volviendo al dibujo, eso fue lo que acabó de decidirme. Con el dibujo puedes crear piezas tridimensionales, animaciones.. es algo muy amplio que se puede aplicar a muchos campos, algo que te puede proporcionar un trabajo una vez que acabas los estudios, algo con un sentido práctico.

T – Así que digamos que no era algo vocacional que ya tenías en mente, sino que llegaste a la ilustración más o menos por casualidad.
W –
Si, creo que cuando eres pequeño no sabes realmente qué es ser un ilustrador, incluso la mayoría de gente de nuestra edad no sabe muy bien en qué consiste, yo lo descubrí cuando estaba estudiando… Nunca pensé que se podría vivir ilustrando libros.

portada-impedimenta

 

img_6446_1000

Ilustraciones de El viaje de Shackleton

Ilustraciones de El viaje de Shackleton

 

T – He leído que El viaje de Shackleton (publicado en España por la editorial Impedimenta) surgió como un proyecto durante tus estudios.
W –
Si, lo empecé durante las dos últimas semanas de mi tercer año en la universidad y mi tutor me animó a que mandase un ejemplar a una muestra de diseño, aunque por entonces aún no estaba del todo acabado. Sin embargo lo hice, en la exposición lo vio la editorial que acabaría publicándolo en Reino Unido…y así empezó todo.

T – ¿Cómo descubriste la historia de Shackleton, qué te llevó a ilustrarla?
W –
De nuevo surgió un poco por casualidad, mi compañero de piso tenía un libro de fotografías de la expedición que eran muy buenas y eso fue lo que me enganchó. Empecé copiando las fotografías porque me gustaba dibujarlas. Luego comencé a ponerlas en orden y el libro de alguna manera surgió por si solo. Simplemente encajaba.

T – La manera de trabajar con editoriales en España y Reino Unido es bastante diferente, ¿cómo pasó en este caso? ¿El director de arte y los diseñadores de Nobrow influyeron mucho en el resultado final?
W –
No sé cuál es el standard pero en este caso fueron muy abiertos y me dejaron acabar de desarrollar el libro con libertad, tan sólo tuve que enseñarles mi progreso una vez antes de enviar las ilustraciones finales. Pero siempre depende de la editorial, estoy seguro de que en otras se controla más lo que hace el ilustrador.

T – He leído que fuiste a Nuevo Mexico para trabajar en tu nuevo libro, The Wolves of Currumpaw (en español “Los lobos de Currumpaw”).
W –
Fue un proyecto muy emocionante. Ir a un lugar a dibujar no puede compararse con estar enfrente de un ordenador dibujando imágenes que sacas de Google. De hecho siempre pienso que mis bocetos son mejores que las piezas acabadas; no hay nada mejor para trabajar que ir al lugar donde pasó la historia que quieres contar.
Encontré esa historia de nuevo por casualidad, me llamó la atención el lomo del libro y su título, Wild Animals I Have Known, una colección de historias de Ernest Thompson Seton. La primera historia, la que cuento en el libro, se me quedó grabada…Y unos años después de haberla leído la recordé y decidí ilustrarla. Me pareció que merecía mucho la pena ilustrar esta historia escrita hace 200 años por alguien con una sensibilidad diferente a la que tenemos ahora.

wolvesofcurrumpaw_cover

wolvesofcurrumpaw_3

Ilustraciones de The Wolves of Currumpaw

Ilustraciones de The Wolves of Currumpaw

T – Una historia en la que la naturaleza es, como en El viaje de Shackleton, muy importante. Con final trágico, y sin embargo positivo al mismo tiempo.
W –
Me gustan bastante los finales trágicos. Hay bastantes similitudes entre los dos libros; en los que los protagonistas quieren hacer algo y el resultado no es lo que esperaban pero es positivo, porque siguen vivos o vuelven a casa o, en este caso, comienzan a apreciar la naturaleza más de lo que lo hacían.

T – Cuando encuentras una historia que te gusta, ¿cómo es tu proceso de trabajo para ilustrarla?
W –
Es algo que lleva mucho tiempo, la leo una y otra vez hasta que la conozco bien. Busco fuentes visuales, no sólo imágenes, también videos, libros…Después escribo una lista con los momentos clave y a partir de esa lista preparo un storyboard que es el esquema básico del libro. Parece lógico y aburrido, pero para mi es la manera más fácil de hacerlo.

T – ¿Cómo es tu típico día de trabajo? Porque además de libros ilustrados sueles hacer ilustraciones para publicidad.
W –
Si, suelo tener varios proyectos freelance y además doy clases y workshops en colegios, así que mis días son muy diferentes. Intento hacer dibujos a primera hora y luego ya dedicarme a la parte aburrida, como responder emails y esa clase de cosas.

Postales para la cadena de librerías Daunt Books

Postales para la cadena de librerías Daunt Books

T – ¿Qué es la parte que más te gusta de enseñar?¿Crees que te influye de algún modo a nivel creativo?
W –
Suena cursi pero me siento muy afortunado porque fui a una escuela de arte, fue una gran experiencia. Podría haber acabado haciendo algo que no me gustase, y tuve mucha suerte de hacer algo que realmente disfruté. Y pensando en eso, creo que hay gente a la que le gusta mucho dibujar pero necesita más seguridad en sí mismos o un empujón…De hecho algunos de los chavales a los que enseño tienen sólo 15 años menos que yo, así que la diferencia no es tanta. Disfruto mucho animando a gente que es o quiere ser buena dibujando, pero también me hace pensar en mi propio trabajo. Cuando das consejos, como relájate, experimenta, deja que la técnica te guíe…A veces me hace pararme y pensar en lo que yo mismo hago. A veces siento incluso envidia de lo que hacen los niños, porque tienen tanta libertad creativa. Creo que me ayuda de esa manera y que da mucha energía.

T- Tienes un estilo muy característico, que no es sólo estéticamente muy bonito sino que parece muy honesto, muy fresco. ¿Cómo llegaste a ese estilo, ha cambiado mucho tu manera de dibujar en los últimos años?
W –
Probé diferentes estilos de dibujo, especialmente en mi segundo año de estudios. Una de las cosas que nos inculcaban es que era muy importante desarrollar nuestra propia identidad visual. Experimenté con linóleo, tinta, varios tipos de pintura… Pero para mí, lo que mejor encajaba eran los lapices de colores, que eran además la técnica más inmediata para usar en mi cuaderno de dibujo.

img_6452_1000

Ilustraciones de El viaje de Shackleton

Ilustraciones de El viaje de Shackleton

T – Además de la naturaleza y los paisajes, que son una fuente de inspiración obvia en tu trabajo, ¿qué otras cosas crees que te influencian?
W –
La naturaleza principalmente, crecí en una zona rural pasando mucho tiempo fuera, quizás sea eso lo que hace que siempre me sienta atraído por el entorno natural. Además, en casa de mis padres teníamos cosas como telas de otros países, y los estampados textiles siempre me han gustado…Supongo que el cine es otra influencia, veo muchas películas y me gusta acercarme a la ilustración así, con una visión cinematográfica.

T – ¿En qué estás trabajando ahora?
W –
Estoy acabando de ilustrar un nuevo libro, un proyecto colaborativo que en este caso sólo ilustro, el texto no es mío. Es una colección de poemas sobre entornos naturales, sobre montañas, el océano… También estoy colaborando en un libro para Amnistía Internacional, que publicarán para recaudar fondos. Colaboramos varios ilustradores y a cada uno nos asignaron una cita sobre la libertad. Siento que con cada nuevo proyecto aprendo mucho, que estoy aprendiendo todo el tiempo.

boceto-william-grill-6

boceto-william-grill14

Del cuaderno de bocetos de William Grill

Del cuaderno de bocetos de William Grill

T – ¿Y proyectos personales, algo con tu propio texto?
W –
Si, estoy buscando ideas en este momento y estoy debatiéndome entre ir en una dirección completamente diferente o volver a ilustrar una historia basada en hechos reales, como en mis dos libros anteriores. Me tienta mucho hacer algo muy diferente, aunque sé que en algún momento volveré a la no ficción porque es algo que disfruto mucho. Quizás me decante por una historia en un ambiente completamente diferente al que he ilustrado hasta ahora: si el primero se desarrolla en el polo y el segundo en el desierto, el tercero podría tener lugar en la jungla, con una paleta de color completamente diferente. Y tengo algo pensado que encaja con ello. Veremos.

T – ¿Cuál ha sido el mejor consejo que te han dado y el que tú darías a alguien que quiere ser ilustrador?
W –
Mi consejo sería que dibujen todos los días y trabajen muy muy duro. Es el mejor consejo que me dieron y el que yo daría. Creo que cualquiera que quiera avanzar en su profesión debe simplemente dedicarle mucho tiempo, trabajar mucho. Me parece muy obvio, porque si tienes mucho talento pero no trabajas lo suficiente, no va a dar sus frutos. Una persona con menos talento pero con mucha dedicación, creo que acaba superando a alguien que tiene mucha facilidad natural pero que no trabaja suficiente. Para mi lo que más me ayudó es darme cuenta de que mi cuaderno de dibujo debía llevarlo siempre conmigo. La transición de dibujar cuando te sientas a hacerlo con ese objetivo, a que dibujar sea algo en lo que piensas todo el tiempo, tener siempre a mano ese pequeño espacio donde puedes crear estés donde estés. Eso cambió por completo mi percepción e hizo que dibujar se volviese algo completamente ligado a mi día a día. Es un mundo muy competitivo, tanta gente quiere dedicarse a lo mismo que tienes que realmente dedicarte plenamente, querer mucho llegar a trabajar en esto.

sunday-review-online

T – Hace relativamente poco que eres ilustrador. ¿Cómo ves tu profesión, es lo que te esperabas?
W –
No sé si tenía alguna expectativa, definitivamente pienso que mucho tiempo se va en mandar correos electrónicos, organizar eventos…Y eso acaba comiéndose una buena parte del día y tengo que recordar mi propio consejo de dibujar diariamente, porque mi atención se va hacia otros temas.

T – Y acabo pidiéndote que nos recomiendes un libro y una canción.
W –
Como libro escojo Tentativa de agotar un lugar parisino de Georges Perec, es casi un diario en el que describe lo que ve a lo largo de tres días en un café de Paris. Y mi canción dura algo más de una hora, una pieza que se llama Music for 18 Musicians de Steve Reich, un compositor minimalista. Es completamente diferente a cualquier otra cosa que haya escuchado, es especialmente bueno cuando estás trabajando.

William dibujando en Nuevo Mexico

William dibujando en Nuevo Mexico

Más información
Página web de William Grill
Página web de Impedimenta

Share.

2 comentarios

  1. Pingback: Recomendaciones musicales 2016

  2. Pingback: Libros para 2017

Leave A Reply