Anzo, el artista inadvertido

0

Conocí a Anzo y su obra exactamente el día de su muerte. La noticia me provocó indiferencia, ¿quién era este señor? Y me encontré con que era uno de los mejores artistas pop que han existido en España. Desconocido por muchos, valorado por pocos. He de decir que albergué la esperanza de que en este llamado “verano del pop” madrileño hubiese sitio para alguna obra del artista valenciano, pero parece que no ha sido así, y nada me gustaría más que equivocarme.

José Iranzo Almonacid, Pepe Anzo para sus amigos, natural de Utiel, Valencia, murió en 2006 a los 75 años de edad, habiendo sido un artista apreciado por sus compañeros, aunque desconocido a nivel nacional.
Fue miembro fundacional del grupo Estampa Popular de Valencia, junto a otros artistas como Andreu Alfaro, Rafael Solbes o Manolo Valdés. Este grupo marcado por una impronta educacional franquista se centró en la denuncia social a través del arte, aprovechando la ligera apertura del régimen en los años sesenta, cuando España quiso modernizarse y atraer turismo para utilizarlo como motor económico. Estas políticas trajeron consigo un auge del sector servicios, de la industria y de nuevas economías que impactaron mucho al grupo, en general, y a Anzo en particular, que desarrolla parte de su obra en torno a esta temática.
El Equipo Crónica – que sí está presente, por ejemplo, en la exposición Mitos del Pop del Museo Thyssen- nace como una escisión en lenguaje pop del grupo Estampa Popular de Valencia.
Anzo desarrolla también en los años sesenta su trabajo en la corriente pop art, dándole un giro a las influencias norteamericanas que llegaban y añadiendo siempre contenido político o social relacionado con España. También utilizaba diferentes técnicas para enfatizar los temas de su trabajo: la llegada de la industria, la globalización; en definitiva la nueva cultura popular. De hecho, Carmen Pérez, directora del IVC-R y patrona de la Fundación Anzo, afirma sobre sus técnicas: “le interesaba investigar desde campos completamente diferentes a la pintura tradicional. Esto le sitúa en una posición de vanguardia para aquellos años en los que el mundo artístico estaba muy encasillado en las pinturas convencionales. Pocos artistas se atrevían a experimentar con lo que este autor hacía en sus obras”. Anzo además también fue escultor, aunque produjo pocas piezas, pero este hecho subraya la capacidad adaptativa del artista y de cómo le interesaban todos los lenguajes técnicos.

Vida con muñeca, 1965. Óleo sobre tablero

Vida con muñeca, 1965. Óleo sobre tablero

Cumple, por tanto, todos los requisitos para ser un verdadero artista pop, ya que dentro de su lenguaje formal existe un concepto social, una base que quiere transmitir utilizando elementos cotidianos, o que se antojan como futuros elementos cotidianos. Puede que, en ese sentido, Anzo se antepusiera a lo que iba a suceder como dice José María Yturralde: “su obra se adelantó a su tiempo y a sus compañeros de generación”.
Al contrario que sus compañeros del Equipo Crónica, Anzo abandonó de manera natural el figuracionismo pop poco a poco. Comenzó a introducir simetrías en sus obras pop art dando lugar a su segunda etapa artística.
Sobre los años setenta y una vez que la dictadura ha finalizado, Anzo se fija más en la persona en la sociedad, que en la sociedad compuesta por personas, fruto este sentimiento de toda la revolución que se produjo en los medios de comunicación. Esa hipotética libertad que el trabajador poseía mientras continuaba alienado, esa falsa colectividad que las personas parecían experimentar con el consumismo. Se puede afirmar que su obra de este periodo es una crítica al sistema capitalista.

Aislamiento 81-A. 1981. Acero inoxidable. Técnica mixta

Aislamiento 81-A. 1981. Acero inoxidable. Técnica mixta

Anzo, que siempre había luchado contra el régimen franquista, se encontraba ahora con que la democracia que anhelaba y deseaba, no respondía a las necesidades verdaderas de los trabajadores. Su etapa llamada “Aislamientos” habla del hombre descontextualizado, de la industria que aísla al trabajador, de la soledad de la sociedad de consumo; habla de un futuro cercano en el que los hombres se confunden con las máquinas, automatizados en una cadena de montaje como metáfora de la vida. Un estilo que se puede enmarcar dentro del mec art tardío y que tiene en común con el pop art la utilización de imágenes de los mass media y las técnicas gráficas de reproducción, aunque relacionándolas siempre con objetos mecánicos o industriales. Es tal la sensación de aislamiento y soledad, que sobre esta serie Basilio Muro, galerista, comenta que “Anzo pinta el silencio”.
La pintura de Anzo cambió, pero el concepto siguió siendo algo pop, aunque es cierto que el lenguaje ya no lo era en absoluto.
Su evolución plástica derivó ya en los años ochenta y noventa en una geometría lírica que apuntaba maneras desde su etapa pop, formas que recuerdan en muchas ocasiones a maquinarias industriales. El artista se centra más en la técnica que en el concepto, el cual es una constante a lo largo de su carrera. Pero como bien dice la artista Teresa Cebrián “aquello que él llamaba lírico tenía mucho de crítica”. Sobre el lenguaje de la geometría lírica comentaba el artista: “yo creo que la belleza surge del equilibrio entre lo matemático y lo lírico”

"En el jardín Romántico" 1986. Acrílico sobre lienzo.

«En el jardín Romántico» 1986. Acrílico sobre lienzo.

Parece que el problema principal de Anzo fue adelantarse a su tiempo y en palabras de Álex Francés: “muy moderno para su generación y para esta ciudad [Valencia]”.
Con un carrera consolidada, con una línea definida, unas técnicas diferentes y bien realizadas y unas evoluciones artísticas comprensibles y naturales, que respondían a distintas necesidades del artista, sigo encontrando incomprensible que este artista siga siendo tan desconocido.

__________
Más información sobre Anzo: Fundación Anzo
Créditos de las imágenes: Fundación Anzo.

Share.

Comments are closed.

http://www.ahmagazine.es/best-selling-vacuum-cleaner-2021/