Entrevista a David de las Heras, ilustrador

0

David de las Heras es un artista plástico e ilustrador que estudió Bellas Artes en el País Vasco, especializándose en pintura. Durante su trayectoria ha realizado varias exposiciones individuales y colectivas en diferentes ciudades de España y también ha expuesto en Portugal y Alemania. Actualmente realiza su trabajo de ilustrador y pintor en el estudio Domingo en Barcelona y es representado por la agencia Pencil Ilustradores, en España e Hispanoámerica. En esta entrevista, David nos habla de sus inicios como ilustrador, sus planes de futuro y algunos de sus proyectos más personales.

David (a la derecha) en el estudio Domingo

David (a la derecha) en el estudio Domingo

FANI – ¿Cómo comenzaste tu carrera como ilustrador?
DAVID –
Desde pequeño siempre había dibujado y tenía muy claro que quería hacer Bellas Artes. Estuve pintando durante muchos años en un estudio en Bilbao, pero decidí venir a Barcelona porque la ilustración siempre me había interesado y la Escola Massana era la mejor escuela de la que me habían hablado. Cuando empecé a estudiar allí, me di cuenta de que había muchas cosas en la ilustración que desconocía y que en Bellas Artes no había aprendido. Estuvo muy bien conocer a los profesores de allí, como Pep Montserrat, Daniel Sesé, Carlos Cubeiro, o Arnal Ballester, que me enseñaron un mundo desconocido hasta entonces.

F – ¿Qué detalles son para ti diferentes entre la ilustración y las Bellas Artes?
D –
Hay una historia detrás, un recorrido que en cada disciplina es distinto. La diferencia más importante entre la ilustración y la pintura que realizo es que a la hora de empezar una ilustración tengo más en cuenta a quién va dirigida; pues existen unos símbolos, unos lenguajes diferentes a la pintura; una disciplina que la vivo como algo mucho más personal, y que la intento hacer más para mi mismo.

10872092_381535352006092_71159169_n

Mesa de trabajo de David de las Heras

Mesa de trabajo de David de las Heras

F – Eres del País Vasco, pero llevas varios años en Barcelona, ¿cómo valoras el panorama profesional de esta ciudad?
D –
A día de hoy en Barcelona es donde más trabajo he tenido, aunque si volviese al País Vasco creo que también podrían surgir oportunidades, si buscase e hiciese contactos. De todas formas, el panorama es difícil y mi planteamiento de cara al futuro es salir fuera del mercado español, ya que, de alguna manera, la sociedad y la cultura española no han tratado tan bien a la ilustración como en otros países, como en Francia, por ejemplo.

F – ¿Con qué técnicas te sientes más cómodo?
D –
Ahora mismo me siento más cómodo con la pintura al óleo, una técnica más pictórica; pero muchas veces siento que me estoy traicionando un poco, porque siempre he pensado que la ilustración a parte de tener en cuenta el concepto, la idea y hacia quién va dirigida; tiene que tener en cuenta cuál es la mejor manera técnica y formal de resolver ese mensaje; e intento utilizar otras técnicas diferentes al óleo. Me gustaría ser mucho más amplio con las técnicas que utilizo, que sean como una herramienta más para conseguir ilustrar lo que quiero de la mejor manera. A veces utilizo técnicas digitales, ya que no es lo mismo hacer una ilustración que va a ser un cartel de gran formato en la que necesitas unas técnicas mucho más gráficas, que, por ejemplo, hacer una pieza para un libro en la que puedes esmerarte más en los detalles y en la que el óleo te da mayores posibilidades para ello.

Hertog y Nassau

Hertog y Nassau

F – ¿Cómo es tu proceso creativo, tanto a nivel de concepto como técnico?
D –
Normalmente tengo encargos que son muy claros, por ejemplo de libros infantiles para una edad determinada, para los cuales tengo que pensar que va dirigido a niños de esa edad concreta e intento seguir un proceso concreto, creando unos personajes y una historia, enfocándolo como a mí me gustaría que me la contasen. Y después hay otros proyectos, como Mundo Volátil o Hertog y Nassau que son proyectos que contienen algo de ilustración, pero también están más cerca de esa parte más personal de la que hablaba antes, por eso, a la hora de llevarlos a cabo pienso más en encontrarme a mí mismo y disfrutando de las cosas que voy descubriendo en ellos. Por ejemplo, los dibujos de Mundo Volátil son una especie de carpeta en la que voy metiendo dibujos que salen más por intuición, emoción… Es un proyecto abierto en el que sigo trabajando. Y Hertog y Nassau es algo un poco más personal que traje de mi época como pintor, pues tengo un tema recurrente en mi obra como pintor que son los conflictos que se generan a raíz de las fronteras, es decir, cómo afecta a las relaciones humanas el sentimiento de pertenencia a un lugar. Este proyecto surgió porque en Holanda y Bélgica hay dos pueblos, que en realidad es un solo pueblo, uno se llama Hertog y el otro Nassau, y en ese pueblo, en una calle puedes estar en Bélgica y cruzando la calle en Holanda; así, por ejemplo, en un bar de ese pueblo en un lado estás en Holanda, pero si mueves tu silla al otro lado ya estás en otro país, que es Bélgica. Y me parece interesante cómo cada lado afecta de maneras distintas a la vida de las personas, porque por ejemplo en Bélgica cuando tienen que cerrar los bares a las diez, la gente se mueve al otro lado del bar y puede estar abierto porque en Holanda tienen una legislación diferente. Me gustaba ese conflicto, contado un poco en clave de humor en el proyecto.

La curiosidad, ilustración del proyecto personal Mundo Volátil

La curiosidad, proyecto personal

Ilustración de "Cuentacuentos: Antología del relato hispanoamericano"

Ilustración de «Cuentacuentos: Antología del relato hispanoamericano»

F – ¿Cuáles son tus referentes, qué es lo que te inspira?
D –
Los referentes los cojo de muchos sitios, ya sea de otros artistas, escritores, películas… Porque, al fin y al cabo, cuando ilustras o cuando creas ocurre lo que yo llamo “recoger experiencias”, ya que por ejemplo, lees libros que te abren puertas para que tú des tu visión personal de la emoción que has recibido de ese libro concreto, y de la experiencia que te ha dado. Como inspiración en el arte, me gustan mucho las obras de Magritte y de Hopper, porque tienen imágenes que son muy ilustrativas, situaciones en las que puedes ver que hay una historia detrás, sobre todo en el caso de Hopper. Es decir, hay obras que invitan a la lectura prolongada y después hay obras que crean una lectura más inmediata. En cuanto al cine, hace unos años me inspiró Les quatre cents coups (Los 400 golpes, 1959) de Truffaut, porque no conocía su obra y cuando vi esta película me marcó mucho cómo contó la historia del protagonista, me sentí identificado en el hecho de querer esa libertad que de alguna manera buscaba él. También las películas de Fellini, sobre todo Amarcord (1973), por cómo construye sus personajes, con las costumbres que tiene la gente de ese lugar concreto. Creo que en la ilustración me beneficia mucho tener estos referentes.

Autorretrato

Autorretrato

F – ¿Cuáles son los trabajos que consideras más importantes en tu trayectoria?
D –
A nivel pictórico y personal hay dos trabajos que considero muy importantes. Uno de ellos es La metamorfosis del joven Gregory, porque fue un poco como dejar de lado las etiquetas que existen sobre los pintores, de si eres pintor de un estilo o de otro. Yo quería decir con esta obra que soy pintor y hago muchas cosas, ya sea naturalismo, figuración o algo más expresivo… Y precisamente este cuadro hace una especie de burla a esas etiquetas, porque aparece una familia muy conservadora, cuyos personajes son hiperrealistas y figurativos, pero el hijo esta representado de una manera más abstracta. Y al fin y al cabo, toda la obra está hecha con pintura. Pienso que yo soy un poco como ese niño con la cabeza abstracta y volátil, y también soy como esa madre que juzga porque me juzgo a mí mismo; pero al fin y al cabo no somos tanto una cosa u otra, sino que podemos ser un poco de todo. Y el otro trabajo es una obra que se llama Matria que es una bandera con tres colores, que son los colores de los ojos de mi madre. Porque el lugar donde tengo a mi familia es el que yo considero mi hogar. Cuando te hablaba de que me gustaba investigar sobre los conflictos personales a causa de la territorialidad, me gusta pensar que mi bandera o mi hogar es más que una tierra, es una idea más abstracta formada de vínculos familiares.

La metamorfosis del joven Gregory

La metamorfosis del joven Gregory

A nivel profesional, como ilustrador, la primera oportunidad que tuve de hacer un trabajo que se editó fue un cómic infantil que hice para la editorial Thule con unos textos de Arianna Squilloni. Fue como mi carta de presentación y quedé muy contento, porque puse mucho empeño y fue como construir una cosa desde cero y de la cual ahora me puedo sentir orgulloso. Aunque puedo decir que me han salido más oportunidades por las redes sociales que por algún trabajo en concreto, debido a cómo nos anunciamos los artistas en ellas.

Ilustración del libro "Martín, de grumete a capitán"

Ilustración de «Martín, de grumete a capitán»

Ilustración de "Martín, de grumete a capitán

Ilustración de «Martín, de grumete a capitán

F – A propósito de las redes sociales, te quería preguntar ¿qué importancia les das como ilustrador?
D –
Creo que las redes sociales son una herramienta más que hay que utilizar, ya que tenemos la oportunidad de anunciarnos y exponer nuestro trabajo en un medio que es gratuito. Y este primer trabajo que tuve del cómic infantil con la editorial Thule, lo conseguí a través de Facebook porque la escritora, Arianna Squilloni, me contactó al ver mi obra compartida en esta plataforma y me propuso a la editorial. Las redes sociales que más uso son la página de Facebook y un blog en Tumblr; también tengo una cuenta en Flickr y un blog en Blogger, que no utilizo tanto como antes. Tumblr me gusta mucho porque tiene un diseño muy limpio y rápido, y pensé en abrirme una cuenta porque veía imágenes mías que estaban compartidas por la gente en esta plataforma y que se habían compartido a través de mi cuenta de Flickr. En la página de Facebook subo mis procesos, normalmente bocetos previos o trabajos a medias; trabajos acabados; anuncios de exposiciones…

Cosmonauta, ilustración del proyecto personal Mundo Volátil

Cosmonauta, ilustración del proyecto personal Mundo Volátil

F – ¿Planeas próximas exposiciones? ¿Cómo han sido tus experiencias expositivas hasta ahora?
D –
Hace unos días inauguré una exposición en la galería Catascopio, que ha recogido algunas obras de los artistas que hemos participado en una exposición colectiva de la galería online Original, siendo un proyecto colaborativo entre las dos galerías.

Respecto a mis experiencias expositivas, antes de venir a Barcelona, cuando decidí dejar un poco todo este mundo, había tenido bastante reconocimiento, pero de alguna manera había cosas que no me gustaban de ese mundo y del mercado del arte, y decidí refugiarme en la ilustración. Aunque lo echo un poco de menos, porque eran unos retos interesantes. La exposición en Portugal, fue la primera y pensé “He estado estudiando y ahora me toca trabajar”, como si fuera el primer trabajo que tiene uno, y la conseguí porque yo estaba estudiando con una beca Erasmus allí y vieron mi trabajo en la facultad. En Portugal fue parecido a España, porque la galería con la que trabajé no cubría todos los gastos. Tuve una exposición colectiva en La Casa Encendida de Madrid, otra en Bilbao y después de eso decidí venir a Barcelona, donde seguí exponiendo. Por ejemplo, hace dos años expuse en Alemania, fue un verano en el que tuve que tomarme un break en la ilustración y trabajar sólo en la exposición, que conseguí porque me contactaron en las redes sociales y me pagaron el hotel y los envíos; la experiencia no fue tan fructífera a nivel de ventas, pero fue muy satisfactoria en cuanto al reconocimiento.

Me gustaría buscar una agencia en el extranjero, para poder dar a conocer mi trabajo en otros mercados y cubrir un espectro más amplio, pues aunque el trato es muy bueno y cálido en España, creo que hay sectores editoriales, de prensa y demás en el extranjero en que el trato es más profesional, aunque no sea tan cálido. Por ejemplo, hace poco una editorial sin ánimo de lucro de Estados Unidos me pidió los derechos de reproducción de una imagen para una portada de un libro de poesía y ya sólo que una editorial que no va a ganar dinero te pregunte por el precio de los derechos de una imagen tuya, sin pedirte si puedes colaborar gratis, me parece que demuestra que ven a los ilustradores como artistas a los que se les reconoce su trabajo. En cuanto a mis próximos planes, ahora mismo, estoy intentando mover otra exposición en Madrid. Al fin y al cabo, si a nivel económico no consigues salir adelante con la ilustración, siempre hay alguna exposición colectiva en la que puedes vender obra.

Gallina cosmonauta

Gallina cosmonauta

Ilustración de portada para la revista Clift

Ilustración de portada para la revista Clift


Más información
Página web de David de las Heras
Perfil en Facebook

Share.

Comments are closed.

http://www.ahmagazine.es/best-selling-vacuum-cleaner-2021/