Farocki y el cine de ensayo

1

El pasado treinta de julio moría el cineasta Harun Farocki y muchos medios se hicieron eco de la noticia. Evidentemente ha sido un artista importante y único en la historia del cine, pero ¿realmente conocíamos su obra? No está de más hacer un breve repaso por algunas de sus obras clave.

Farocki nació en 1944, en la antigua Checoslovaquia anexionada a Alemania en ese momento. Tal vez nacer en una tierra tan convulsionada por guerras, repartos territoriales y de poder influyese de alguna forma en la producción del artista.
Harun nunca fue un cineasta al uso, nunca hizo películas comerciales, ni con un argumento fácil o previsible. Desde bien pronto encontró su lugar en los cortometrajes, abundantes en su obra.
Su primer cortometraje se emitió en la televisión alemana SFB, en 1966. Una pieza de tan solo tres minutos de duración titulada Zwei Wege que mostraba el recorrido por una pintura al óleo de temática cristiana, y donde reflexionaba sobre el buen camino según las doctrinas cristianas, y el castigo de tomar el mal camino, el infierno. Desde su primer film ya se posicionó en una actitud crítica, pero no invasiva, dejando al espectador decidir, interpretar los hechos. Farocki siempre intentó mostrar, de la mejor manera que él pensaba que podía ser, los hechos que le interesaban y dejaba que el espectador sacase sus propias conclusiones, afirmaba: “en televisión las imágenes siempre estaban basadas en el lenguaje. Siempre había un comentario explicando lo que el espectador debía pensar, sobre lo que significan”.
Fue en 1969 cuando estrenó Fuego inextinguible, un corto que recuerda vagamente en sus primeros minutos a las performances de los 70, que denuncia la crueldad de las armas en la guerra de Vietnam, y además pone de manifiesto la complicidad silenciosa de las fábricas europeas, que engañando a consumidores y trabajadores elaboraban armamento que era utilizado en esta guerra. Invita a la reflexión de espectadores y trabajadores: ¿hasta qué punto estaban involucrados en aquella masacre? ¿hasta qué punto lo estaremos hoy en día en las actuales guerras? Los films de Farocki, tristemente, siguen siendo modelos actuales.

Fuertemente influenciado por la Nouvelle Vague, y por Godard en especial, se preocupaba mucho de los aspectos formales de sus películas aunque después evolucionó hacia un aspecto menos formal y más argumental, como comenta en esta entrevista: “Al principio siempre quería aproximarme al tema de manera cinematográfica para lograr ese aspecto formal interesante. Afortunadamente ya hace diez años o más que ya no aspiro a eso. En el caso de que me interese algo, trato de averiguar la manera de trabajar en ello, de buscar los medios precisos, qué forma darle, en qué idiomas, qué aspectos destacar”.
En Entre dos Guerras, una película de ensayo de 1978 en la que sigue reflexionando sobre la guerra y su sinsentido, se distancia de las producciones que había hecho para televisiones y se centra más en el mensaje y en la forma de comunicarlo. Se refina en el montaje y la claridad de éste. Aunque fue grabado con muy pocos medios y esto implicó que le llevase más de seis años la producción de esta película, estas circunstancias fueron las que le otorgaron un sello personal.

Farocki comenzó a utilizar imágenes ajenas para montar películas de ensayo, con tintes de documental. Es el caso por ejemplo de Trabajadores saliendo de la fábrica, 1995, donde comienza con la grabación de los hermanos Lumière del año 1895, del mismo título que el largo del cineasta. Una comparativa de trabajadores saliendo de fábricas, u oficinas, a lo largo de varios años, utilizando imágenes de archivo. Respecto a la utilización de imágenes de otras personas, aparte de ser una consecuencia del estudio de la obra de otros cineastas, admirados u objeto de curiosidad de Farocki, era una forma de distanciarse del tema, de mirarlo de lejos y entenderlo.
De esta misma obra, Trabajadores saliendo de la fábrica encontramos la instalación, adaptación para el espacio expositivo de la película, en el mismísimo Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.
A lo largo de los años noventa comenzó a incorporar la instalación y el videoarte a su producción, algo que se podía intuir, ya que la televisión y el cine se le quedaron pequeños por su forma de comunicarse con el espectador

En su faceta como videoartista, mostró en España alguna de sus obras más interesantes, como Inmersión en el 2010 en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, una obra donde introduce el 3d como parte del film documental ensayístico y en el que habla de una terapia mediante dispositivos de realidades virtuales, que reciben los soldados estadounidenses que han ido a la guerra de Irak.

Un año más tarde la galería Angels Barcelona exhibía “Inmersión” junto a tres obras más.

Ahora, con su obra sólo nos quedará una de sus grandes aficiones, visionar y revisionarla una y otra vez, y estudiar a un gran maestro del cine y del videoarte.

_____

Más información:

farocki-film.de/

Vídeos de Farocki en Vimeo

Vídeos de Farocki en YouTube

Share.
http://www.ahmagazine.es/best-selling-vacuum-cleaner-2021/