La escultura etérea de Manuel Martí Moreno

2

Este joven escultor valenciano está consolidando su posición artística gracias, en parte, al mercado extranjero, en el que está comenzando a ser un referente de la escultura contemporánea, a la vez que sigue definiendo sus líneas de trabajo. Con un estilo muy personal y una técnica que responde a necesidades materiales y expresivas, descubrimos junto a él, y en su propio taller, sus obras e inspiraciones.

Manuel Martí Moreno en su taller

Manuel Marti Moreno en su taller

IRENE- ¿Siempre has tenido claro que orientarías tu carrera hacia la escultura? en tu currículo se puede ver que hiciste el Curso de Aptitud Pedagógica, ¿tal vez te plantees en algún momento una alternativa como docente?
MANUEL- He tenido varios giros vocacionales en mi carrera. Cuando terminé el instituto mi planteamiento era ser publicista o diseñador gráfico, de hecho empecé en la Escuela de Artes y Oficios en Valencia, que por aquel tiempo estaba enfrente del edificio de Bellas Artes. Pasado el primer curso de Artes y Oficios, que no me convenció del todo, me cambié para estudiar Bellas Artes.
En un principio me atrajo la pintura, pero poco a poco la escultura me fue atrapando: el volumen, los materiales… Es a partir de tercero cuando me especialicé exclusivamente en escultura; me interesa mucho la fuerza y las connotaciones del color pero siempre dentro de la escultura.
Cuando terminé la carrera comentamos entre los compañeros lo difícil que era vivir de la escultura y me planteé otras opciones, hice el CAP y comencé el doctorado en Madrid para iniciar una carrera académica, pero debido a una serie de circunstancias tomé la decisión de dejar de lado el ámbito docente y centrarme en la creación. Arriesgué y no me arrepiento en absoluto.
Hubo un momento en que sí me quise dedicar a la docencia, sin embargo ahora mismo lo descarto por completo. Quizás en un futuro me apetezca compartir mis experiencias y mis conocimientos con gente más joven.

I- Tus obras se caracterizan por poseer un aire de fragilidad y los materiales que escoges aumentan esa sensación. Desde la terracota a las tuercas, ¿por qué esos materiales y no otros?
M- Cuando estuve estudiando en Sevilla trabajé la talla en piedra y descubrí que me sentía más identificado cuando modelaba y experimentaba con distintos materiales aplicados sobre moldes que tallando. Me di cuenta de que la talla era una técnica con la que no me identificaba, no era un proceso con el que me sintiera realizado. Sin embargo, cuando investigaba con moldes todo fluía, me identificaba con el proceso. Esa experimentación y búsqueda me llevó después a experimentar, rompiendo y reconstruyendo las terracotas, como ese juego que es la propia vida, construyendo la fragilidad humana. Posteriormente pasé a las tuercas: pequeñas piezas unidas entre sí que construyen una forma mayor e inacabada. La tuerca juega con el espacio, envuelve el vacío; de hecho, se podría decir que en mis obras hay más vacío que materia.
Cuando empecé buscaba un material que me permitiera hacer esculturas consistentes, materializar sensaciones, ideas. El bronce es una opción muy válida, pero cara. Además, para crear me gusta trabajar yo mismo con el material durante el proceso. Las tuercas registran las formas figurativas del molde, es un material resistente, cotidiano, industrial y además económico, eso me permitió comenzar a trabajar independientemente sin recibir encargos, creando libremente.
En el caso de las telas metálicas me gusta darles forma de rostro y trabajar con diferentes materiales, texturas y símbolos en el plano posterior, ya que al poder ver a través de la tela metálica puedo elaborar lo que serían diferentes capas; así pues tenemos el rostro, que es como “la máscara”, que podemos atravesar y visualizar el interior incierto, desconcertante e inquietante que es la mente humana.

Manuel Marti Moreno. Obra en tela metálica AUSENCIA

I- La forma en que integras el espacio en tus obras sitúa muchas veces al espectador en una posición de tener que terminar mentalmente la pieza en su cabeza, ¿por qué te interesa esta acción?
M- Respecto al espacio en mis obras, la propia materia lo condiciona y, a su vez, está supeditada por la intención, por el concepto. Si yo quisiera hacer una forma cerrada completamente, no escogería estos elementos que de por sí ya son muy abiertos. Creo que expresan la conciencia de cómo los humanos estamos formados por multitud de elementos, circunstancias, hechos, vivencias… Por no hablar de moléculas, células que conforman nuestro Ser, todo esto es algo inconcluso, móvil e inestable.
Por otra parte, quiero transmitir esa sensación que tenemos hoy en día de que todo es inconsistente, fugaz y frágil. No hay nada definido ni seguro. Y el hecho de dejar las piezas, digamos “inacabadas” tiene que ver con ese concepto y cómo percibo cómo se siente el ser humano hoy en día en nuestra sociedad. Algo definido, estable, rotundo para mí no existe.

I- En tus esculturas aparecen figuras humanas despojadas de cualquier otro elemento, ¿se trata de un concepto que quieres transmitir, o es algo más formal?
M- Tiene que ver con el concepto de una búsqueda, de interrogarnos sobre nosotros mismos, sobre nuestra existencia. Cuando uno crea se está interrogando a sí mismo, buscando la esencia. Trato de despojar todo lo que nos envuelve para quedarme con la esencia. Quiero “desnudar” a las figuras, no se trata de ropa o de piel quiero dejar expuesto más que el cuerpo, el interior psicológico.
El arte a lo largo del tiempo ha mostrado estos interrogantes, que se han ido modificando debido a los conocimientos adquiridos por la propia conciencia del ser humano. Mientras el hombre exista, el arte seguirá existiendo porque siempre se hará las mismas preguntas fundamentales, tendrá sentimientos, dudas e incertidumbres que se materializarán en diferentes formas, materiales, técnicas…

I- Tus piezas tienen diferentes tamaños: desde treinta y cinco centímetros hasta dos metros, ¿en qué formato te encuentras más cómodo trabajando?
M- No me lo planteo a la hora de trabajar, surge de manera espontánea, a no ser que sea un encargo o una obra para un lugar específico, claro.
Creo que responde un poco a cómo te sientes, si te ves con fuerza, tiendes a expandirte más, y si te sientes pequeño, haces algo más insignificante.
En el caso de las tuercas, cuanto más grande es la escultura y menor la tuerca, mejor registra la forma, así que también intervienen las razones técnicas de la materia.
Primero es la intención, el sentimiento, y después buscas un vehículo, un medio con el que expresarte.
Últimamente estoy trabajando en grandes formatos con las tuercas y me encuentro muy cómodo.

Manuel Marti Moreno. Escultura hecha con tuercas. White angel (5)

I- ¿Estás interesado en la escultura pública, o crees que es una faceta diferente a las que estás trabajando?
M- Estoy empezando a interesarme ahora, a conocerla, a investigar sobre ella. Creo que es un proceso evolutivo y cada vez voy trabajando con piezas más grandes, se expanden, crecen. Aunque creo que la obra pública no es una cuestión de hacer obra grande, hay muchos factores a tener en cuenta cuando uno sitúa una escultura en el espacio público.

I- ¿Cuáles son tus influencias?
M- Siempre me dejo muchos nombres por el camino pero, evidentemente, los grandes padres de la escultura: Rodin y Miguel Ángel. También la escultura griega y egipcia. Más contemporáneo Juan Muñoz, Louise Bourgeois, Jaume Plensa, Xavier Mascaró, Anish Kapoor, Josep María Subirachs, Leiro, Luis Jaime Martínez del Río…

I- ¿Cómo ves el panorama de la escultura en España, a nivel mercado, premios, convocatorias?
M- Realmente no tengo mucho conocimiento, casi todas mis ventas están siendo fuera de España. Aunque los pasados años he ganado algunos concursos de escultura ahora mismo estoy un poco al margen trabajando con galerías y clientes del extranjero. Pienso que la situación en España es mala, no cuento nada nuevo, lo veo todo muy parado y soy afortunado por poder vender fuera.
Que el gobierno haya bajado el IVA para artistas plásticos es una gran ventaja, y si se aplicara a más sectores ayudaría bastante.

I- ¿Crees que es más fácil ser escultor fuera de España?
M- No podemos generalizar, supongo que cada artista es un caso, una situación, pero es cierto que yo actualmente estoy funcionando bastante bien fuera de España, trabajo con dos galerías una alemana y otra francesa, además de clientes de Estados Unidos, Chipre, Inglaterra…

Manuel Marti Moreno. Escultura en terracota.Eros y Tánatos

I- ¿Vendes mediante las galerías? ¿Con qué dificultades te has encontrado a la hora de vender tu obra (razones de peso, transporte…)?
M- Sí, trabajo con una galería de Munich, PonyHof ArtClub, otra en Saint-Tropez, jbpART y colaboro con una asesoría de arte de Madrid que se llama Beyond Arting. También vendo personalmente.
Las dificultades que me he encontrado no las enseñan en la carrera, las aprendes a base de experiencia y errores. Desde cómo hacer una caja resistente, donde encargarla, materiales de embalaje, encontrar una empresa que transporte correctamente la obra, que sea económica, documentación necesaria, etc.

>I- Teniendo mercado fuera de España, ¿es internet una herramienta indispensable?, ¿y las redes sociales?
M- Confieso que todo lo que estoy haciendo es vía internet.
En su momento encontré un blog de arte contemporáneo en donde se muestran obras de pintura, escultura, etc. Yo no tenía mucha experiencia en internet, pero me puse en contacto con el autor de este blog, le mandé algunas fotos de mis obras, y las publicó. Eso provocó un movimiento brutal. Mi web Comenzó a tener visitas de Brasil, de Hungría, Estados Unidos, Alemania… Las imágenes de mis obras se viralizaron y se expandieron por la red. A raíz de esto una televisión alemana contactó conmigo para hacerme una entrevista y esa entrevista se ha emitido en multitud de países, se tradujo al inglés, alemán, árabe e hindi. A veces me escribe gente de la otra parte del mundo y me dice “te hemos visto en la tele en una entrevista”.
Si me preguntas cómo lo he hecho, no lo sé, pero lo cierto es que he tenido la suerte de haber aprovechado el potencial de la red. Se lo digo a otros artistas: hay que aprovechar internet, es un escaparate mundial.

Taller de Manuel Marti Moreno

Taller del artista, en Valencia

I- ¿Sobre qué conceptos y materiales te apetece trabajar en el futuro?
M- Me apetece cambiar de escala y buscar otros caminos. Tengo más ideas en mente, aunque no puedo concretar, me gusta ir cambiando, experimentar con otros materiales, no me gusta estancarme.
Sobre los conceptos, me interesa plasmar la realidad que nos ha tocado vivir, nuestra existencia humana, la conciencia de nuestro tiempo, es el único motivo que me inspira para crear. Puede cambiar el material con el que vaya a trabajar, pero no cambia el concepto.

___
Web de Manuel Martí Moreno: martimoreno.com
Créditos de las imágenes: cortesía de Manuel Martí Moreno

Share.

2 comentarios

  1. Pingback: Recomendaciones musicales (Parte I)

  2. Tu forma de explicar cada cosa en cada parrafo es bastante amena y facil
    de entender, sigue escribiendo así!.