Visitando London Book Fair

0

La semana pasada tenía lugar London Book Fair, un punto de encuentro donde editoriales internacionales analizan el sector, las nuevas tendencias en el mercado editorial y, sobre todo, se aprovecha para comprar y vender derechos de libros – en la mayoría de los casos, a la caza de un bestseller.

Y es que la feria del libro de Londres no está centrada en la figura de los escritores, ilustradores o lectores, no se encuentra en ella el espacio que, por ejemplo, los autores pueden encontrar en la Fería del libro de Bologna. Aunque este año como novedad, se ofrecía a ilustradores tener un espacio de cuatro metros cuadrados – una mesa pequeña y dos sillas – para mostrar sus trabajos, por el módico precio (nótese la ironía) de £595 por tres días (lo equivalente a unos 750 euros).

Sin embargo, seas un autor, alguien trabajando en el sector editorial o simplemente un lector curioso, no deja de ser interesante ir para poder ver los stands editoriales, las novedades con las que nos encontraremos en los próximos meses o asistir a algunas de las mesas redondas que se organizan esos días sobre diferentes temas, desde la evolución del libro digital a la importancia de la traducción o el libro ilustrado.

 

Vendo derechos, compro derechos

Vendo derechos, compro derechos

 

lbf3

 

Una de las charlas a las que asistí presentaba el informe Global Ebook Report 2016, en el que se analiza la evolución international del mercado del libro digital. Javier Celaya, socio fundador de Dos-doce, fue el encargado de presentar – de una forma muy amena – la situación actual en España y Latinoamérica. Entre otros, destacó que el libro digital en nuestro país ha subido un 14% a pesar de la crisis y que uno de cada cuatro libros digitales son autopublicados. Y como siempre, hubo críticas hacia Amazon y cómo está utilizando el gran porcentaje de ventas que maneja para intentar influir (o imponer) los precios de los libros a las editoriales.

No muy lejos de allí, Tom Bonnick, editor de Nosy Crow, comentaba a un nutrido grupo de aspirantes a escritores cómo era importante que conociesen a su lector, «al mercado», para saber a qué tipo de editorial debían enviar su trabajo (la suya publica libro infantil). También aconsejaba que es mejor no enviar álbumes ilustrados completos (texto e imagen de diferentes autores), sino dejar que sea el editor o director de arte de la editorial quien decida qué tipo de ilustración encaja mejor con la historia. Para los ilustradores el consejo era claro: Mejor trabajar con un agente, al menos en el caso de Reino Unido. Y es que de todos los libros de su catálogo, que no son pocos, sólo unos 30 autores trabajan como freelances sin representación, con el resto contactan a través de agencias de ilustración.

londonbookfair2

 

En una edición marcada por el aniversario de la muerte de Shakespeare (hace 400 años, como Cervantes) y críticas a los grandes recortes en las bibliotecas en Reino Unido que ha causado que muchas tengan que cerrar, también hubo ocasión para dar premios y celebrar el trabajo de organizaciones como First Story, que organiza talleres con escritores en colegios. O de otorgar los London Book Fair International Excellence Awards a las editoriales Actes Sud (Francia), Readings (Australia), Words Without Borders (EEUU) y Jieli Publishing House (China).

El próximo año London Book Fair volverá a abrir sus puertas del 14 al 16 de marzo, con Polonia como país invitado. Quizás entonces ya sabremos si algunos de los libros que la semana pasada se consideran posibles bestsellers han llegado a serlo.

Share.

Comments are closed.

http://www.ahmagazine.es/best-selling-vacuum-cleaner-2021/